Páginas vistas en total

viernes, 20 de julio de 2018

Stonefield : entre hermanas, Australia y el espacio exterior


A mediados de 2017, los exóticos australianos de King Gizzard and the Lizard Wizzard giraron por la costa este norteamericana; pero más allá de su multifacético sonido, el grupo decidió tener como banda de soporte a unas compatriotas suyas. Honrando dicho merecimiento, Stonefield derrochó sobre los escenarios un cocktail lisérgico del cual se degustaba por igual space, heavy rock vintage y psicodelia pesada. Aprovechando ese viaje a California, las chicas grabaron su tercer álbum de estudio y hoy tenemos la oportunidad de desmenuzarlo para descubrir las maravillas que en él se resguardan.

Stonefield se conformó en el Australia rural, en un pequeño poblado llamado Macedon Ranges en el estado de Victoria, muy cerca de la zona conurbada de Melbourne. La unión de las hermanas Findlay en 2010 las llevó a crear una banda inspirada en el viejo rock psicodélico de finales de los años sesentas que dió origen al movimiento space y específicamente al krautrock, lo que las llevó a publicar su debut en 2013 y el As above, so below en 2016, material este último que las catapultó al reconocimiento en su país.


Con la intención de internacionalizarse, Stonefield se fue de gira a California y entró en abril de 2017 a los Ultrasounds Studios, lugar comandado por Sthepen McBean, guitarrista y vocalista de Black Mountain. Un año después fue publicado a través de la disquera Flightless su Far from Earth, un disco que sabe aprovechar las capacidades de cada integrante a través de temas intensos que por momentos terminan siendo atmosféricos. Mientras mantiene el ritmo en la batería, Amy recita líricas sobre remotos sitios fuera del sistema solar. Los teclados de Sarah nos elevan hasta lugares desconocidos, pero las líneas de bajo de Holly nos recuerdan nuestro origen en los cimientos del suelo terrestre. Sin embargo, es la guitarra áspera de Hannah la que termina tomándonos de la mano para comenzar la odisea espacial y dejarnos olvidados entre galaxias y agujeros negros.

Pero a pesar de lo que podríamos esperar, Far from Earth es un disco ambivalente y hasta contradictorio. Por un lado podemos escuchas suaves melodías que denotan largos trayectos siderales como en "In the eve", hipnóticos ritmos donde los juegos corales nos sumergen en lisérgicos sueños como en "Together" o hasta el ambiente místico con la que inicia "Broken stone"; pero por otros momentos podemos escuchar temas de intensidad y ruido estridente como en la abridora "Desilution", los juegos electrónicos de "Visions" o la hiriente "In my head" con los diversos cambios melódicos por instantes estridentes que nos obligan a recordar a los suecos de Salem's Pot y hasta los nebulosos sonidos de las españolas Kabbalah.


El tema que identifica el sonido del Far from Earth es precisamente el que le da nombre al álbum. A partir de un riff directo de guitarra entrecortada que se transforma en una misteriosa figura a la cual se suman el resto de los instrumentos para ofrecernos una atmósfera galáctica como se entendía a principios de los años setentas. Mientras la linea del bajo permanece inmutable, los platillos de la batería se abren impacientes ante la sublime melodía de las voces femeninas que poco a poco nos sumergen en su mundo onírico de vuelo y cero gravedad. Mención aparte merece el puente musical basado en la profundidad de los teclados que terminan envolviendo todo a su alrededor, confesando la mano de Sthepen McBean como responsable técnico del material discográfico.

"Podemos encontrar la forma de vivir en el espacio exterior. Llévame de viaje dejando todo atrás. Nosotros corremos lejos de la Tierra y del Sol, me paro por detrás y nos abandonamos a la obscuridad. Viviendo al límite, me tenso con arrepentimiento. Agárrate a mis brazos y guíame sólo lo necesario. Nosotros corremos lejos de la Tierra y del Sol, cayendo con un corazón que no se irá por la obscuridad..."

Stonefield lanzó como single "Far from Earth" junto con un video promocional, un trabajo realizado por Ben Jones donde podemos observar a las chicas australianas entre sombras e imágenes de cohetes espaciales, planetas y lanzamientos. Bajo una estética psicodélica, la banda nos envuelve en su atmosférica melodía para dejarnos ante la disyuntiva de la luz y la obscuridad. Un viaje visual con sabor vintage que nos muestra el poder de una guitarra Gibson SG y su enfrentamiento con los etéreos teclados Roland, una prueba icónica de cuatro talentosas mujeres que saben construir escenarios sonoros sobre espacios desconocidos, lugares remotos y sitios mágicos.


Far from Earth es un material sublime que sabe mezclar los juegos vocales con los entornos misteriosos creados por los teclados y las figuras corrosivas de una guitarra desgarradora. Sin embargo, Stonefield no es una banda creada en el estudio, y más allá de lo alcanzado con su última grabación, la banda tiene toda la calidad necesaria para llevar a los escenarios los diez temas que lo conforman. Existen pocos grupos conformados por puras mujeres, quizá escasos los integrados por puras hermanas, pero Stonefield es el único grupo que conjunta lo anterior y tienen la capacidad de crear un excelente hard rock vintage bajo una estética cósmica y pasajes lisérgicos que logre tomarnos de la mano para servirnos de guía por un fuerte viaje por el espacio exterior y nos muestre la maravilla de la suspensión de la gravedad y la hermosa vista más allá de nuestro hogar...



No hay comentarios:

Publicar un comentario