Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2018

Graveyard : limpiando la sangre del pasado


Cuando se anunció por las diversas redes sobre la desintegración de Graveyard, el mundo de hard rock vintage se desmoronó, pues una de sus pilares fundamentales dejaba de existir. La referencia obligada del sonido sueco revival terminaba su existencia por una diferencia irreconciliable entre sus fundadores, por lo que la única opción en dicho momento era el silencio absoluto. Sin embargo, a principios de 2017 se publicó la noticia que informaba el regreso del coloso mediante algunos cambios en su alineación.

Las correrías que conformaron el Innocence & decadence presentado en 2015 denotaban las prisas por alcanzar un sonido propio mientras el hard blues se escapaba como arena entre las manos. La áspera voz de Joakim Nilsson lanzaba palabras como las órdenes de un capitán pirata que intenta mantener su barco a flote en medio de la tormenta. Los redobles de Axel Sjöberg buscaban seguir el paso del viejo marinero, pero todo terminó en la borda tras una época de encono y falta de conciliación que pudiera llevar a la embarcación a buen puerto.


Al final del día, la icónica banda sueca se reconstruyó al recibir a Oskar Bergenheim como nuevo encargado del tiempo mientras Sjöberg se refugió con John Hoyles, otro exiliado igual que él quien formó parte de Witchcraft para crear un extraño híbrido de rock n´roll y diversión llamado Big Kizz. Sin embargo, la mutación de Graveyard logró reafirmar el estilo definido del grupo tras 10 años de carrera, pero los llevó a replantear algunos conceptos líricos y darle mayor intensidad a su sonido patentado por Nilsson junto el bajista Truls Mörck y el guitarrista Jonathan Larocca-Ramm.

Fue así que el cuarteto reformado se metió a los estudios Park ubicados en Estocolmo entre diciembre de 2017 y febrero de 2018 bajo las órdenes de Chips Kiesbye para grabar su quinto disco de estudio, mismo que sería publicado hasta mayo bajo el nombre de Peace, referencia obligada al nuevo estado mental de Joakin Nilsson tras la separación. Este material sería terminado de grabar en los míticos estudios Music-a-matic para ser mezclado por Stefan Boman, quien ha trabajado con The Hellacopters y Dozer, lo que se vería reflejado en el resultado final. 


La banda de Gotemburgo nos ofrece en este nuevo disco un sonido más fuerte donde el trabajo de estudio logra contener como si estuviera encapsulado, como si fuera una explosión interna que se limita a quebrar la mente pero no se ven sus estragos en el exterior. Si lo quisiéramos psicoanalizar, Peace es una especie de catarsis que comprueba la furia y el deseo de un grupo por seguir vivo a pesar de las contrariedades. Acordes secos basados en líneas melódicas sencillas que logran su fuerza a partir de la intensidad y el volumen, ritmos agresivos basados en una o dos notas que alcanzan su clímax por medio de la inconfundible voz del líder y los riffs de guitarra que rompen lo que podría sonar monótono.

El indomable arranque del disco que se escucha en "It ain't  over yet" nos recuerda la intensidad del Innocence & decadence con la intensión de hacernos entender que Graveyard está de regreso.  Los cambios melódicos de "Cold love" intentan regresar hacia algunos panoramas saboreados en Lights out, aquel disco de 2012 que terminó por definir un estilo propio del grupo y establecerlos como la banda más importante de su natal Suecia (reseña-review). Sin embargo, Peace se distingue por los diversos arranques de rabia contenidos que bien podemos escuchar en temas como "Walk on", "Low"y "A sign of peace"; pero alcanzan su suave equilibrio con los respiros y remansos que se escuchan en "Del manic" y "See the day", éste último tema que es extrañamente cantado por el bajista Mörck  junto con el tema "Bird of paradise" con la intención de otorgarle variedad al estilo de la banda.


Si buscáramos un rasgo que identificara al reformado Graveyard, los dos sencillos promocionales de Peace nos ofrecen algunas pistas. Por medio de acordes sostenidos que luego son revestidos con redobles de batería, guitarras intensas y tenues teclados, "Please don't" nos muestra la cara violenta de la banda basada en insistencia, coraje y fuerza. El círculo melódico soportado en dos simples notas que escuchamos en el siguiente single del disco titulado "The fox", logra sumergirnos en esa misma atmósfera pero lo hace a través de la cadencia de su ritmo que nos remite al más fiel sonido de la banda: acordes directos, guitarras de notas sostenidas que denotan sufrimiento, un bajo profundo que amplifica la intensidad del tema, una batería que busca hacerse presente tras el muro eléctrico y la rasposa voz de Joakim recita una melancólica lírica sobre melancolía, muerte y el deseo por limpiar el pasado y encontrar un nuevo comienzo sin una excusa de por medio.


Para acompañar la publicación de Peace, Graveyard presentó el video de "The fox" a través del canal de YouTube de su disquera Nuclear Blast. En el trabajo visual realizado por David Kristersson y Anna Ljungkvist podemos observar a la banda tocando el tema en una casa sin muebles donde solo los amplificadores y los instrumentos acompañan a los integrantes del grupo en cada uno de los espacios que la conforman. Suaves imágenes que utilizan las sombras propias del inmueble y la luz que ingresa por las ventanas para mostrarnos únicamente el poder la música más allá de cualquier historia que nos distraiga. 

Graveyard ha resucitado y nuevamente deambula entre nosotros. Ha recuperado su esencia pero al mismo tiempo tiene nuevas cosas qué ofrecer. Peace es un disco ambivalente que requiere ser digerido de manera lenta y consciente, sin prisas ni prejuicios. Mientras éso sucede, la banda de Gotemburgo se prepara para presentar el álbum sobre los escenarios, lo que será una buena prueba para el grupo transportar aquel sonido retenido pero fuerte logrado en el estudio hacia los diversos espacios foráneos. El tiempo madurará al disco, pero por lo pronto podemos decir que Graveyard ha creado una colección de temas que los vuelve a colocar dentro de la palestra y ahora sólo nos queda disfrutar nuevamente de su propuesta...


No hay comentarios:

Publicar un comentario