Páginas vistas en total

miércoles, 23 de mayo de 2018

Green Desert Water : la revancha del áspero sonido asturiano


Cuando pasan muchos años para que una banda de gran calidad interpretativa e incendiarios temas propios pueda grabar su primer disco causa un poco de temor por parte de sus seguidores, pero si dicho material es publicado por una disquera internacional, provoca quizá dudas sobre el resultado final. Las expectativas creadas alrededor de la banda asturiana Green Desert Water en su país fueron muy grandes, pero al final del día el resultado no decepciona a nadie; y mejor aún, ha servido de carta de presentación para el resto del mundo. Así que bajamos la aguja sobre el vinilo y permitimos que la música hable por sí misma...

Green Desert Water es un power-trio originario de Oviedo, al norte de España. Su historia se remonta al año 2010 cuando se conformó para crear una banda que rescatara el heavy rock clásico por medio de un hard blues potente, algunos elemento de aquel stoner recuperado en el nuevo siglo y un poco de psicodelia dura que en dicho momento estaba invadiendo al país ibérico. Aquellos primeros esfuerzos se vieron reflejados en su homónimo EP debut de noviembre de 2012, un material que en realidad era un disco de larga duración conformado por seis extensos temas basados en blues eléctrico y suaves melodías oníricas y lisérgicas.


Tras la publicación de su primer disco, la banda se estableció su alineación a partir de la guitarra y vocales de Kike Sanchís, el bajo eléctrico de Juan Arias García y la batería de Javi González, quienes desde 2013 han buscado crear un sonido propio por medio de composiciones ingeniosas y una alta capacidad interpretativa heredera del viejo hard blues electrificado de Jimi Hendrix, Blue Cheer y Led Zeppelin

El trío asturiano se encerró en el Ovni Studio bajo las órdenes de Pablo Martínez Pérez para grabar su siguiente material discográfico, mismo que sería bautizado con el nombre de Solar Plexus, una nueva colección de seis temas trabajados de manera detallada donde la distorsión, el fuzz y el alto volumen se convertiría en su común denominador. El resultado final de este álbum construido tras casi seis años de arduo trabajo y tablas ganadas sobre los escenarios está en un placa maciza hecha a base de temas de gran hechura compositiva, gran imaginación en su interpretación y un gran sonido que golpea los tímpanos del escucha desde su primer segundo pero que permite la apreciación y deleite de cada instrumento. 


En febrero de 2017 fue anunciado que Solar Plexus sería publicado por la reconocida disquera norteamericana Small Stone Records, algo que podría resultar extraño para quienes tan sólo conocían el primer trabajo de Green Desert Water; pero todas las dudas fueron despejadas al escuchar el hard psych contenido en "Open your wings", tema inicial del nuevo material que demuestra el sonido directo del grupo sin perder aquel sabor vintage de hard blues lleno de intensidad y sentimiento derivado del largo trabajo de improvisaciones y jams que poco a poco van construyendo un sonido propio. Tras un breve respiro, un riff adictivo da pie para un track llamado "Chaman" que juega con diversos estilos para terminar en un rock directo que bebe del pop, el funk y el heavy blues bajo la inspiración sonora de aquel Lenny Kravitz del Mama said o Are you gonna go my way; aunque en su puente central escuchamos unas figuras aceleradas que recuerdan a Black Sabbath cuando metía la velocidad a sus obscuras melodías de sus primeras épocas. 

Las seis canciones que ofrece Green Desert Water desde abril de 2018 cuando salió su Solar Plexus permiten disfrutar a una banda bien aceitada que le han sentado de manera excelente los años, pues la placa puede ofrecernos desde ritmos aletargados llenos de rencor mezclados con el sopor melancólico del blues más abismal como en "Souls of the woodland" hasta figuras lisérgicas en tiempos sostenidos inspirados en las múltiples mutaciones del stoner y el hard rock vintage como en el cósmico tema que cierra el álbum y le da nombre. Tras escuchar los más de cuarenta minutos del Solar Plexus, el balance final es que el trío asturiano ha alcanzado su madurez sonora y ha logrado encapsularla en un material poderoso, conciso y lleno de posibilidades melódicas que logran crear un viaje al escucha sin aburrirlo o perderlo en algún instante del paseo.


Green Desert Water ha escogido a "The deepest sea" como su primer sencillo promocional, ya sea por ser el tema más corto del material o ya sea por su infecciosa línea melódica creada a partir de un bajo ahogado en fuzz, los acordes de una guitarra criminal y una batería que no para ni un segundo de golpear los tambores. "The deepest sea" es el track en donde de manera más clara podemos escuchar el encuentro entre el blues eléctrico que sirve de fundamento sonoro de la banda y la fuerza áspera del stoner y el hard psych que logra el despegue definitivo del concepto. Velocidad sostenida para un ácida canción de figura insistente que sacude la tierra mientras al mismo tiempo arranca los pies del suelo para sumergirnos en un fuerte paseo por las neuronas ausentes y extraviadas.


Entre paisajes multicolor y fractales que retan a la imaginación, tres sombras se arman con sus instrumentos para desgarrar los amplificadores. Luces y explosiones se entremezclan con mantos nocturnos y lavas ardientes para reflejarse en las pupilas de quien ose clavarse en las aguas profundas de un océano lisérgico lleno de sonido e imágenes. La aguja corre por los surcos mientras introduce la tóxica sustancia para crear un fuerte encuentro entre audio y visión, una excursión por el interior de una mente alterada, un sueño pesado que trasgrede los límites propios para deambular por lo desconocido.

Solar Plexus está sonando y no ha decepcionado a quien recorre sus pasillos sonoros. Sus tiempos y sus figuras construyen imaginarios dignos de descubrir de manera detenida con la intención de saborear sus múltiples opciones y admirar su capacidad interpretativa como aquella lograda por los clásicos power-trios de décadas pasadas. Así recibimos las ondas contenidas en el más reciente material discográfico de Green Desert Water, pero ahora tendremos que permitir su maduración para valorar si nos encontramos entre uno de los mejores discos hechos en España durante la última década...


No hay comentarios:

Publicar un comentario