Páginas vistas en total

miércoles, 18 de abril de 2018

Birth of Joy : cuando el alma se libera en un fuerte y pesado sonido


Escarbando en las diversas propuestas que la inmensa veta de rock en los Países Bajos ofrece, nos encontramos con quizá una de las mejores, ya sea por su carrera discográfica establecida o ya sea por su gran calidad interpretativa sobre el escenario. Bajo el nombre Birth of Joy tenemos a un poderoso power trio que explota sonoramente bajo un amplia panorama de ritmos, manteniendo su enfoque sobre los antiguos estilos eléctricos del siglo pasado pero con un sonido fresco e infeccioso imposible de ignorar.

La historia de Birth of Joy comienza en el año de 2005 cuando sus tres integrantes estudiaban música en Herman Brood Academy de la ciudad neerlandesa de Utrecht, aunque cada uno de ellos provenía de otras regiones de los Países Bajos: Amsterdam, Enschede y Leiden. En dicho lugar comenzaron a conformar su estilo clavado en el rock psicodélico sesentero con algunos toques de progresivo, garage y hard blues. Tras varios años de ensayo, en 2009 realizaron la grabación de su álbum debut de manera totalmente independiente con la intención de ganarse un nombre dentro de la escena de su país.


Con el paso de los años, Birth of Joy se convirtió en una banda habitual en el circuito de festivales europeos por medio de sus energéticas presentación y una serie de álbumes de gran manufactura y mucha imaginación compositiva. La disquera Suburban Records fichó a la banda en 2012 e inmediatamente re-edito su debut Makes things happen y presentó su continuación titulada Life in Babalou, sin embargo, la banda comenzó a tener su reputación de manera formal con la publicación de su tercer disco Prisoner. La química del power trío mostrada sobre el escenario fue capturada en 2015 a través de un CD doble llamado Live at Ubu, disco grabado durante sus presentaciones en Rennes, Francia. Sin embargo, no tuvimos muchas noticias de Birth of Joy en este lado del Atlántico sino hasta la publicación en 2016 de su cuarto disco titulado Get well y los videos promocionales que se desprendieron de él como "You got me howling" y "Hands down.

El grupo neerlandés se distingue por los penetrantes teclados con fuerte influencia del viejo rock ácido en manos de Gertjan Gutman, quien tiene un gusto mediado entre el estilo progresivo Pink Floyd y Emerson, Lake & Palmer y la psicodelia clásica de The Doors. Sobre esta base, la banda añade una frenética guitarra atascada de múltiples efectos sonoros comandada por Kevin Stunnenberg, quien también se encarga de las voces. Para integrar este cósmico bólido en su cósmico y onírico viaje, la batería Bob Hogenelst nos ofrece la precisión y la energía precisas para lograrlo. 


En febrero de 2018 fue presentado a través de la disquera Glitterhouse Records el quinto disco de estudio de Birth of Joy llamado Hyper focus, un álbum grabado y mezclado en el estudio The Void por Pieter G. Kloos, reconocido productor técnico que ha trabajado con The Devil's Blood, Motorpsycho y Gingerpig. Para esta ocasión, la banda neerlandesa nos ofrece un bombardeo psicodélico que va desde la violencia sonora de los norteamericanos MC5 hasta las múltiples posibilidades melódicas de los australianos King Gizzard and the Lizard Wizard, pasando por el hard blues etéreo de los primeros discos de Deep Purple y la energía del rock puro como Wolfmother lo concibió en su alabado debut.

Hyper focus es un lisérgico viaje que nos lleva por los pasajes distorsionados de nuestro inconsciente, un acercamiento directo a la comunicación establecida entre las neurona por medio de sinápsis, un flujo alcaloide corriendo a toda velocidad por las venas. El disco arranca con omnisciente teclado que nos prepara para el despegue sónico contenido en un chicloso tema llamado "Join the game" que sirve de prueba fiel de la técnica de la banda en cada uno de sus instrumentos. Sin embargo, el disco es un amplio abanico de posibilidades que bien nos puede llevar por canciones frenéticas como la entrecortada canción que le da nombre al disco y "You are many" con su estruendo creado por su tormenta de notas; como también podemos escuchar cosas más suaves como la ligera "Forenoon" con su sentimiento de innegable blues eléctrico. 


Por si fuera poco, Hyper focus confiesa dos de sus influencias más fuertes. En un primer momento, según los oídos educados en la vieja escuela del primer rock progresivo británico, podemos identificar la deuda directa a los teclados de Emerson Lake & Palmer, ya sea en la tenebrosa "Riff raff" con su toque obscuro que recuerda al clásico "Knife-edge" o en los hipnóticos sonidos de "Witches hammer" y sus múltiples posibilidades armónicas que sólo pudo imaginar el gran Keith Emerson. En segundo lugar podemos detectar un gusto por los sonidos latinos que bien podemos escuchar en el embeleso de trompeta que adornan a "Poor Duffy" y en el riff clavado en el primer Santana de su época Woodstock y percusiones tribales que identifican a "Sypdorkat" (aunque requiere mención especial los etéreos acordes de su introducción que nos llevan a recordar "In the light" de Led Zeppelin).

Para encapsular en una sola dosis el maremoto propuesto por Birth of Joy en su Hyper focus, escogemos su single promocional "Let it slide". Una guitarra asesina se intercala con unos teclados penetrantes para construir al unísono una melodía que penetra los poros de la piel hasta intoxicarla mientras una batería ensaya diversos remates para que finalmente marque un ritmo que jamás soltará en el resto del track. Persecución sonora que demuestra el virtuosismo de cada miembro de la banda, pero que al mismo tiempo nos libera de todas las cadenas mientras nos eleva hacia la estratósfera para hacernos chocar contra las estrellas del manto nocturno.


"Deseas creer que todo es bueno, pero estás de rodillas incapaz de moverte. Es momento de levantarse, despegar del polvo. Ahora sígueme y aprende a cómo confiar. Libera tu mente, déjala deslizarse, yo seré tu guía. Golpea la máquina, revuelve sus partes. Toma lo que necesites, consigue lo que has perdido. Cuando las cosas se ponen difíciles nunca te eches para atrás. ¿Cuándo verás que es momento de moverse? Ruidoso y pesado..."


El video promocional de "Let ir slide" realizado por Madelief van de Beek y Studio Brainbow nos muestran la vida de Birth of Joy sobre los escenarios, desde los camerinos hasta su explosión frente al público. La mejor carta de presentación del trío neerlandés es ésta, así que sólo permitamos que los insistentes acordes nos tomen de la mano para llevarnos al cosmos y la energía nos sature en una espiral que crece sin control hasta explotar en un millón de fragmentos sonoros por el universo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario