Páginas vistas en total

sábado, 17 de marzo de 2018

Willow Child : el ascenso del hard rock vintage bávaro


El salto de una banda de covers hacia un grupo de composiciones propias es quizá el movimiento más difícil, probablemente sea el paso temerario donde se quedan muchos al grado de poner en riesgo su continuidad. La historia del rock nos ha mostrado que las todas las leyendas comenzaron sus carreras haciendo versiones de sus ídolos, pero todos los elementos nos indican que el día de hoy estamos ante el nacimiento de una agrupación que dará mucho de qué hablar: Willow Child.

Entre 2014 y 2015 hubo una banda surgida en la ciudad universitaria de Erlangen (a unos cuantos kilómetros de Núremberg, Alemania) la cual se dedicaba a tocar temas clásicos de Led Zeppelin, Deep Purple y The Doors bajo el nombre de Trip Down Memory Lane. Tras dos años de tocar en bares y fiestas locales, el grupo se decidió a componer canciones propias hasta crear un estilo definido que necesariamente tendrían que ser registradas en un material discográfico.


Originalmente conformados por la vocalista/guitarrista Eva Kohl, el bajista Javier Zulauf, el tecladista/guitarrista Jonas Hartmann y el baterista David Kohl, durante el proceso de composición de temas propios llevó a la banda a cambiar de nombre, transformándose a partir de ese momento en Willow Child. Con nueva identidad y un sonido definido, el grupo se encerró en el estudio Red Audio bajo las órdenes técnicas de Alexander Schmidt para grabar un EP que irónicamente llamarían igual a como fue la primera personalidad de la banda: Trip down memory lane.

Publicado de manera independiente en febrero de 2017, el arranque musical de Willow Child nos ofrece seis temas bajo la estética vintage alemana de teclado viejos, intensidad interpretativa y la fuerza vocal centrada en una bella mujer; lo que nos trae al recuerdo de bandas como Wucan y Wolvespirit. Sin embargo, este pequeño material tiene los elementos suficientes para construir un estilo distintivo que lo identificara y le permitiera convertirse en plataforma para una carrera ascendente.


Guitarras limpias sobre etéreas atmósferas de teclados recrean sonidos vintage que permiten relatar místicas historias, temas que juegan con la intensidad para atrapar la atención y ofrecer una propuesta interesante. La áspera voz de Eva Kohl se eleva con fuerza para mostrarnos su potencia mientra la suave elegancia de los acompañamientos musicales demuestran la capacidad interpretativa de la banda. La intensidad de la melodía en la que se soporta "Red wood" sacude la tierra en sus cimientos, mientras la infección rítmica invade al cuerpo a través de la adictiva "Holy town", aunque el EP nos ofrece más posibilidades sonoras como la tersa "Your shadows" o la energía bien encapsulada que se escucha en "Hale Rose".


Quizá el tema que más refleja el estilo confeccionado por Willow Child es "Lady in the sea", canción donde el bajo nos regala una mágica interpretación llena de notas sin quedarse en un simple base de acompañamiento mientras la guitarra se ahoga en la acidez de un efecto wah que nos regresa a la música hecha hace cincuenta años. Mientras escuchamos el lamento de la sirena, poco a poco caemos rendidos ante sus encantos hasta que finalmente somos devorados por las profundidades del océano de manera sencilla y sin esfuerzos.


Conforme a las necesidades de recrear en directo lo alcanzado en los estudios de grabación, Willow reclutó a finales de octubre a Flo Ryan como guitarrista principal; lo que permitió a Hartmann concentrarse en los teclados. Con esta nueva alineación, la banda ingresó en enero de 2018 al reconocido Big Snuff Studio de Berlín para registrar lo que será su álbum debut con el reconocido productor Richard Behrens, quien fuera hace un tiempo bajista de reconocidos grupos como Heat y Samsara Blues Experiment. El material llevará por nombre "Paradise & Nadir", contará con el arte  visual del ilustrador australiano Harley and J, estará conformado por ocho temas  y tendrá como fecha para su lanzamiento oficial el  próximo 11 de mayo de 2018.


Por si fuera poco, hace unos días fue anunciado en la página de Facebook de la banda su inclusión dentro de la disquera austriaca StoneFree Records, de la cual forman parte otros grupos de gran calidad como Lizardmen, The Heavy Minds y Limestone Whale. Con este soporte, Willow Child tiene en sus manos un futuro prometedor dentro del panorama musical en el viejo continente, lugar donde existe el gusto y las plataformas necesarias para desarrollar los sonidos vintage hacia diversos senderos y estilos; por lo que no sería una sorpresa comenzar a ver constantes referencias y recomendaciones de la banda de Baviera de aquí en adelante...


No hay comentarios:

Publicar un comentario