Páginas vistas en total

sábado, 10 de marzo de 2018

The Well : cuando el sonido gravita en un cementerio de planetas


Si existe una banda que sabe mezclar la obscuridad de los primeros momentos del doom con el salvajismo del rock ácido y distorsionado es The Well. Bajo un áurea de misterio y agresividad, el trío originario de Austin nos ofrece un sonido hipnótico que entra a las neuronas para jamás salir de ellas. Ha pasado el tiempo desde que publicaron su último material, pero es el momento exacto para desmenuzarlo sin la premura del instante fugaz ocurrida en la primera vez que bajamos la aguja sobre sus surcos.

Si el debut Samsara presentado en septiembre de 2014 había sido un preludio alucinante que prometía a una banda con futuro dentro del hard rock vintage por medio de su densidad y su magia, el Pagan science de octubre de 2016 terminó por establecer sin lugar a dudas a The Well como una de las bandas más importantes del género junto a gente del nivel de Salem's Pot o Uncle Acid and the deadbeats


¿Qué es lo que provoca este gusto por el power trío texano? Bien podría ser aquel tufo tóxico que su música levanta, o quizá sus oníricas armonías vocales que arrancan pesadillas, o a lo mejor la furia que por momentos nos hacen bailar frente a la hoguera ritual en honor a los olvidados demonios llenos de rencor y venganza. Las razones sobran, pero será mejor saborear cada una de las características que conforman a The Well para lograr descifrar su embrujo.

Y aun si estos fueran pocos motivos para llamar nuestra atención, Pagan science nos arranca la mirada gracias a la etérea ilustración realizada por Adam Hunter Caldwell. Sin embargo, el embeleso se logra cuando el riff asesino de "Black eyed gods" se escucha por las bocinas hasta saturar el espectro auditivo. La guitarra de Ian Graham se debate entre la aspereza de una distorsión cruda y los lisérgicos juegos que sólo un pedal wah podría lograr. Mientras el ritmo hipnótico es mantenido por las percusiones de Jason Sullivan, la gravedad del bajo Rickenbacker de Lisa Alley nos sumerge en los abismos mientras nos enamora con su imagen.  


El segundo disco de los norteamericanos añade a las lúgubres líricas del Samsara algunos toques introspectivos como en "I don't bellieve" o hasta de crítica socio-política como en "One nation", pero aun así se mantienen las intrigantes historias a partir de personajes concretos que llamaron la atención de su primer material como la gitana benevolente de "A pilgrimage" con aquel sabor a hard blues misterioso o Eddy, el viejo loco de "Drugs from the Banks" con su innegable deuda a Black Sabbath.

El tema que bien podría funcionar como puente entre ambos álbumes es "Skybound" gracias a su figura y tiempo cercanos a Lucifer Sam, aunque logrando un estilo propio por medio de los fuertes cambios de velocidad que la transforman en una melodía doom bastante densa. La contradicción sonora del tercer track del Pagan science es quizá la que coincide con el propio nombre del material y la que al final lograr despertar el interés por el resto del material. Las voces fantasmales de Ian y Lisa nos remiten a lúgubres parajes cósmicos a pesar del ritmo venenoso que nos obliga a mover los pies, pero en el momento en que el ambiente se torna abismal, la pesadumbre recae en los hombros hasta perdernos en la obscuridad total y los instrumentos se funden en un onírico viaje del que será difícil escapar.


"El sol ya se ha ido, el tiempo es para otro elegido, el hierofante sonríe y escupe desde su trono. Si yo debiera regresar, ¿sería llevado o permanecería observando como me quemo? Rompo la atmósfera y sólo queda mi aliento y silencio. Todo lo que quería está lejos de mí ahora. La velocidad hace cambios en este cementerio de planetas, pero mi barco conoce el camino mientras caigo en mis sueños. Me dirijo hacia el cielo, la Tierra está girando, las alas extendidas y las estrellas se queman por mí ¿Hace cuánto tiempo ha reinado este tirano sangrando para sus propios fines? Encadenado y volando, regresaré para vengarme. Me arrastro entre las rocas y escalo ahora por la espiral. Un nuevo sol se levantará y con nuestro poder la piedra está en su lugar. Escucho a los guardias llegar como el amanecer cuando rompe al cielo y nuestras cadenas..."


Lo que se escucha en el Pagan science no está lejos de lo que puede hacer The Well sobre el escenario, y ésto lo podemos constatar en la grabación captada por la estación de radio KUTX 98.9 de Austin. En estos momentos, la banda texana sigue en promoción del material y no se vislumbra todavía una nueva grabación para este año, por lo que nos tendremos que conformar con repasar sus dos álbumes y esperar que el power trio regrese a los estudios a crear otra maravilla como las que han logrado hasta hoy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario