Páginas vistas en total

lunes, 12 de marzo de 2018

The Make-Up : el retorno de una ecléctica leyenda


Cuando reflexionamos sobre la presencia de la mujer dentro de la música, ella se encuentra focalizada como musa de inspiración o quizá capturada en las vocales bajo una imagen falocéntrica frente al micrófono; sin embargo su participación como parte crucial en la interpretación queda reducida hasta el olvido. A pesar de ello, hoy hacemos el esfuerzo por rescatar a quienes su capacidad la colocó con sus dedos sobre las cuatro cuerdas, llegando de manera inmediata el nombre de Tina Weymouth de Talking Heads, Kim Deal de Pixies, Kim Gordon de Sonic Youth, D'arcy Wretzky de Smashing Pumpkins, Paz Lenchantin de A Perfect Circle, Amy Tung-Barrysmith de Year of the Cobra o Lisa Alley de The Well.

El retorno de la leyenda post-punk The Make-Up a los escenarios que los llevará a presentarse en el Foro Indie Rocks de la Ciudad de México en el marco del concepto del Festival Hipnosis, nos ofrece el pretexto perfecto para escribir sobre Michelle Mae, bajista de la mítica banda americana reconocida en el mundo por ser la creadora del género "gospel yeh-yeh", aquella ecléctica mezcla entre garage psicodélico, R&B y soul music heredero de los cánticos cristianos gospel con líricas político-sociales.


The Make-Up se formó en la capital norteamericana en 1995 con la intención de hacer música penetrante basada en la versión ácida del pop rock sesentero de guitarras fuzz e hipnotizantes teclados que sirvieran de plataforma para un discurso contra el capitalismo, la burguesía y el machismo, es decir, aquellos clichés del rock establecido en los medios. Fue así que coincidieron el carismático vocalista Ian Svenonius, la bajista Michelle Mae, el guitarrista-tecladista James Canty y el baterista Steve Gamboa en un curioso combo musical lleno de eclecticismo y energía pura.

El debut discográfico de la banda fue Destination: Love -Live! at Cold Rice, un disco que tributaba aquellos discos de los años sesentas con supuestas grabaciones en vivo y que realmente eran materiales de estudio con gritos superpuestos para recrear la sensación de ver al grupo sobre el escenario. El rostro de Michelle Mae mira de manera enigmática mientras el espectador cae rendido frente su belleza, hermosa imagen decorada bajo la estética psicodélica que sirve de hipnótica portada. Sin embrago, el éxito del disco deriva de su estilo musical que bebe directamente del funk gospel de James Brown, la energía garage que creó la banda post-punk británica The Prisoners con su psicodelia revival de origen mod indudable y el ritmo frenético de Gang of Four con todo y el espectacular despliegue sobre el escenario de Jon King.


Pero cuando escribimos sobre The Make-Up es obligatorio de hacerlo sobre sus explosivas presentaciones en vivo, obvia razón por la cual el álbum debut de la banda trató de recrearlo en el estudio. Las bases rítmicas creada por Mae y Canty servía de excelente escenografía para las locuras de Svenonius, quien al igual que un pastor cristiano o bautista, lograba crear un ambiente de exaltación y pasión junto con el público con la intención de provocar su catarsis. Para completar dicha puesta en escena, el grupo se enfundaba en vistosos uniformes y trajes con la intención de crear una identidad única e integración, concepto totalmente acorde con la idea religiosa-musical de su credo estético.

Durante de sus cinco años de carrera, el grupo norteamericano fue ajustando su sonido a diversos estilos y tendencias. Sound verite de 1997 pasea entre el reggae, el dub y el funk con la idea de construir bases cíclicas e hipnóticas para permitir el discurso de Svenonius; In mass mind de 1998 escuchamos una tendencia más rítmica lleno de rock pop, funk-soul y hasta momentos new wave donde el teclado se vuelve fundamental; y en Save yourself de 1999 tenemos mayor experimentación gracias a su tendencia más mística y lisérgica, lo que obligó al grupo reclutar a Alex Minoff como guitarrista de soporte para sus presentaciones.


Si queremos darnos una idea de la capacidad interpretativa de The Make-Up, pongamos atención al tema que cierra el Save yourself. Tras varios años de demostrarnos de su poder compositivo, la banda se decide por realizar un cover al mítico tema de "Hey Joe", una canción clásica interpretada por grupos icono como The Jimi Hendrix Experince, The Byrds, Deep Purple o Patti Smith. La versión del cuarteto de Washington mantiene las figuras hechas por Hendrix pero desarrolla las líricas a través de una súplica hecha por la vocalista invitada Heather Worley donde implora que el asesino no huya a México, pero al no lograrlo trata de convencerlo de regresar a Estados Unidos por medio de una llamada telefónica. Tras la melodía por todos conocidos, el grupo transforma radicalmente el ritmo en un frenética lluvia de guitarras ahogadas en fuzz con el que logra construir un ácido frenesí multicolor. Los ocho minutos de "Hey Joe" de The Make-Up son explosivos, una espiral que va de la petición al ruego hasta lograr la desesperación vocal que conlleva la transformación de la música en trueno y distorsión.


Tras la desintegración de la banda, se publicó de manera póstuma en 2006 el disco en vivo (en esta ocasión realmente grabado sobre los escenarios) titulado Untouchable sound, lo que supuso el regreso del grupo tras 15 años de separación, aunque ya habían tenido algunos conciertos en 2012. México tendrá la oportunidad de vivir directamente las frenéticas presentaciones de The Make-Up gracias a la revista Indie Rocks! y la promotora de eventos Major Tom. La cita será el próximo 21 de marzo de 2018 a las nueve de la noche en el Foro Indie Rocks! de la Colonia Roma. Seguramente tendremos una loca noche de sonidos hipnóticos llenos de intensidad y energía, lo que nos dará la oportunidad de saber de manera directa por qué The Make Up son toda una institución del post-puk e influencia para gente como Yeah Yeah Yeahs o Interpol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario