Páginas vistas en total

sábado, 10 de febrero de 2018

Wedge : la hostia consagrada del hard psych


Hace algunos años se gestó una tendencia global que llevó a muchas a bandas a componer bajo la estética revival, tomando como principal inspiración aquellos sonidos gestados a finales de los sesentas y principios de los setentas. Alemania no quedó exenta de este movimiento, ofreciéndonos en su momento a excelentes grupos como Kadavar, Heat, Wucan, Mountain Witch o Wegde. Precisamente esta última agrupación acaba de publicar su segundo disco, por lo que ahora es momento de analizarlo y saber si con él lograrán establecerse como referencia obligatoria del hard rock vintage alemán.

Una impactante ilustración nos muestra una mujer lamiendo una plumilla (púa, nib, pick), logrando de manera inmediata atrapar nuestra atención. Esta es la portada del Killing tongue, segundo álbum de Wedge, banda originaria de Berlín con formada por el vocalista/guitarrista Kyryk Drewinski, el bajista/tecladista David Götz y el baterista Holger Grosser. Más de tres años tuvieron que pasar para tener nueva música del power trio y así conocer cuál sería el sendero que le diera continuidad a lo propuesto en su primera obra. Pulsemos el botón de play o bajemos la aguja sobre el vinilo para descubrir lo que esconde su chistera.


A diferencia de su arrebatado y desenfrenado álbum debut que también fue publicado por la disquera Heavy Psych Sounds Records (reseña-review), Wedge ofrece en Killing tongue un material más pensado sin perder aquel sonido directo que logró posicionarlos como una de las  promesas más importantes del revival alemán. Si en aquel primer disco tuvimos algunos chispazos de teclado, para esta ocasión toma un papel más protagonista, lo que permite a la banda a desarrollar nuevos estilos más allá del hard rock clásico de los viejos power-trios. 

A pesar de que la potencia del fuzz y la distorsión baja, Wedge ofrece una colección de melodías concretas que vagan entre hard psych que fundamenta su sonido como en la abridora "Nuthin" o en la agresiva "High head woman" y el rock progresivo de tintes misteriosos como en la onírica "Quarter to dawn" o el occult rock de la reptante "Who am I". El track que le da nombre al disco destaca por su larga introducción que termina creando un riff cortante para crear un contraste con temas más obscuros como "Alibi" o la rocknrolera "Push air" con sus extraños toques funky que se transforman en salvajes instantes bluseros. 


Killing tongue logra romper el molde creado por la propia banda en su álbum debut, aunque bien puede decepcionar a quienes se enamoraron de aquel estilo salvaje que recordaba por momentos a clásicos grupos como Cream o Grand Funk Railroad. Sin embargo, este segundo material ofrece una paleta de sonidos muy variada que bien podría ser un puente hacia nuevas posibilidades para el trío. Lo que si es un hecho es que Killing tongue pierde unidad por apostar a la explosión de opciones, a la libertad compositiva y la experimentación.

Precisamente para encontrar un puente de comunicación entre ambos discos, Wedge escogió "Lucid" como su primer single. El bajo arranca con un riff asesino que es seguido con una guitarra áspera ahogada en pedal wah muy semejante al estilo de aquel debut de 2014. La entrecortada figura de la estrofa sobre un estilo arenoso permite a Kyryk escupir una lírica ácida que hacia su parte media se transforma en una ensoñación psicodélica donde el teclado se transforma en el líder, sin embargo, hacia el final la guitarra vuelve a tomar el control con enloquecido solo, quizá uno de los pocos en todo el álbum.


Una pequeña reunión entre amigos y alcohol se transforma en una onírica aventura que permite a una bella joven tener a Wedge sobre el escenario para ella sola y recibir del sacerdote musical la hostia musical sacramentada, pero todo termina en una persecución donde no se sabrá quién sueña a quien... A través de este pequeña idea escrita por el propio Kyryk Drewinski, Wedge publicó un bien realizado video promocional para "Lucid" en su canal de YouTube a mediados de diciembre de 2017, sirviendo este trabajo visual como primer acercamiento al Killing tongue donde podemos percibir el colorido concepto del álbum y su idea eucarística sobre comunión y música.


Desde este momento ya se encuentra disponible Killing tongue, un material que debe ser digerido con calma si se desea asimilar los cambios musicales que contiene y disfrutar todo lo que se esconde dentro de sus 40 minutos de duración. Asimismo, Wedge ya tiene planeada una gira por Europa para promover el disco, por lo que deberemos esperar para saber cómo se escuchará en disco en directo y tendremos que implorar por una oportunidad para escucharlos en este lado del Atlántico...



No hay comentarios:

Publicar un comentario