Páginas vistas en total

lunes, 26 de febrero de 2018

Osezno : cuando un mamífero devora las neuronas


Una bestia carnívora azota el sureste de la península española, un mamífero de mandíbula poderosa y garras penetrantes que rompen hasta alcanzar la consciencia. Su contundente sonido quiebra el silencio mientras su voz denuncia lo podrido de un mundo enfermo y ensimismado. Las fauces de este animal agresivo muestran una puerta hacia un universo inconforme que busca romper las cadenas impuestas por el individuo, una invitación a salir de aquella esencia aletargada que frena al hombre.

Hace unos meses llegó al buzón de mensajes de Earthquaker un dosier con la información de una banda española y su deseo de ser reseñado por este espacio virtual de letras y ruido. Al pulsar el botón de reproducción un sismo sacudió los tímpanos que en un primer momento no fue sencillo de asimilar, pero al tomar un respiro y permitir la maduración del material en las neuronas, las vibraciones auditivas fluyeron sobre las sinapsis hasta alojar su ritmo y su mensaje en el interior. Observamos el nombre que reza sobre la tapa y leemos Osezno, apodo perfecto para un ser en pleno ascenso que ruge con furia y sin temor.


Osezno se formó en 2015 con gente radicada entre Alicante y Murcia, que al paso de los años se estableció con una alineación conformada por Abel Riquelme en las guitaras, Darío Marroquí en el bajo, Grego Ruiz en las vocales y Víctor Sala en la batería; cuatro tipos unidos bajo el concepto de Rockn' Core, una extraña mezcla entre heavy metal y hard core que por momentos bebe del stoner más crudo y el groove metal más arriesgado cercano a la tendencia del southern. 

Su álbum debut ha sido publicado en octubre de 2017, el cual cuenta con la grabación y mezcla de Juan Ballester realizada en Delta Estudio. El disco titulado de manera homónima es un conjunto de temas salvajes que rugen a la menor provocación, lo que genera que su producción esté centrada en la peculiar voz de Grego y le reste profundidad a las líneas de bajo y la guitarra pierda aspereza. Sin embargo, Osezno es una muestra de lo que tiene la banda escondido bajo la manga: canciones violentas de mensajes claros que aprovechan su fuerza natural para devorar a quien ose colocarse sobre su senda.


El primer disco de Osezno vaga entre el hard core brutal y directo de "Despierta" y la experimentación del metal alternativo de "Esencia" con su misticismo implícito o la suave tensión de "Vigilia". Con un espectro sonoro tan grande, la banda transpira su influencia directa de bandas tan diversas entre sí como Pantera, Clutch, High on Fire o Down, pero al final del día se puede detectar un estilo propio en formación. Las líricas juegan con la introspección de manera directa hasta encontrar la incongruencia del ser humano entre sus acciones y sus pensamientos, lo que nos hace valorar impresionantes temas como "Balas (de fuego y sal)" o "Sólo una vez". La metalera "La otra opción" confiesa la esencia del grupo a través de su estribillo voy a escupirle al sol mi reflexión, pero su rabia heredera del Hamlet de los noventas nos hace encontrar a una banda que recupera los viejos sonidos de fuerza contundente del siglo pasado para crear una catapulta que lance letras en castellano como dardos envenenados.


Uno de los singles que se han presentado para el debut es "Quién", primer tema del disco que asemeja a una cubetada de agua helada, un golpe seco al rostro que sacude a través de su riff adictivo que atrapa de manera definitiva. La desgarrada voz de Grego reflexiona sobre las tentaciones del ser humano, reduciendo todas las opciones al dolor y la desesperación. La guitarra cortante encuentra su contrapunto con el estruendo de la batería y la insistencia del bajo, una combinación ideal que permite a las líricas ser escuchadas. En tan solo 3 minutos y medio podemos saber lo que ofrece Osezno en su primer disco, pero al mismo tiempo nos permite imaginar hacia dónde puede dirigir sus pasos el omnívoro sonoro en un futuro próximo.


Con un trabajo visual realizado por Iván Riquelme, Osezno apoyó el lanzamiento de "Quién" como sencillo. En dicho video podemos observar a la banda española precisamente en el lugar donde grabó su disco, lo que nos permite imaginar cómo fueron las sesiones de estudio. El fondo blanco contrasta con las playeras negras, los instrumentos en primer plano muestran la intensidad interpretativa y las fauces de la bestia nos tragan de una sola mordida.


Osezno está en plena fase de consolidación en su país y una prueba de ello es la re-edición de su debut que realizará la disquera RockEstatal Records. La banda está girando en pequeños lugares de la geografía española, lo que los llevará a enfrentar su material con el público y a encaminar sus pasos hacia su siguiente meta; por lo pronto su propuesta ya suena al otro lado del océano Atlántico donde esperamos más noticias sobre ellos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario