Páginas vistas en total

lunes, 2 de octubre de 2017

Jungle City: descubriendo otro tesoro australiano


Los profundos océanos del hard rock guardan en sus abismos una gran cantidad de secretos que son difíciles de encontrar. Las aguas se revuelven y de vez en cuando salen a flota hasta que las mareas los hacen cruzar continentes como si se trataran de una botella con un mensaje en su interior. Cruzando el Pacífico, a las ásperas arenas de Earthquaker ha llegado un espécimen australiano que guarda en su interior los más diversos estilos sonoros en una fusión deliciosa de blues electrificado, pop psicodélico, proto-doom y hasta instantes glam para crear una personalidad propia. Para todos ustedes, les presentamos a Jungle City.

A mediados de 2011 en la enorme ciudad de Adelaida, tres chicos de largas cabelleras se juntaron para crear una banda que lograra fusionar el gusto musical de cada uno de sus integrantes y así se lograra crear un estilo muy definido y propio al mismo tiempo. Enamorados de Led Zeppelin, Black Sabbath, T. Rex y The Stooges, el power trio fue componiendo sus primeras canciones hasta que en junio de 2012 lograron publicar su álbum debut. Sin embargo, el nombre de la banda quedó restringido al sur del continente australiano gracias a un primer material directo pero plano para sus intenciones sonoras.


Decididos a conquistar su país, Jungle City se concentró a darle mayor versatilidad a su sonido hasta conformar lo que sería el segundo disco de la banda, mismo que sería publicado en mayo de 2014. Dicho material dejó el rock simple y sin contemplaciones de su debut para darle juego al funk con instantes punk. Brendon Wilson en la guitarra y voces, Kaileb Rothwell en el bajo y Luke Wilson en la batería comenzaron a tener reconocimiento en Australia, pero ahora sería el momento del verdadero crecimiento.

En junio de 2016, el trío austral presentó un adelanto a lo que sería su tercer material. Lanzada como single, "All I need" sirve de puente perfecto entre los disco anteriores y lo que incluiría su próxima placa. Escondido entre su glam ochentero y su funk rock se puede saborear una pequeña probada de hard blues, ya sea en la estructura de su línea melódica así como en la parte de su solo de guitarra. Sería en octubre del mismo año que vería la luz III, nombrado numéricamente igual y como lo hizo Led Zeppelin en sus primeros discos.


Para esta ocasión, Jungle City lanzaría toda la carne al asador para ofrecernos un material realmente multifacético que fácilmente llega al gusto del oído y de las neuronas. La banda nos ofrece temas que mezclan el boogie de T. Rex con el proto-doom de Black Sabbath como es el caso de la inicial "Stoney love" o "Mind eraser" gracias a su crudo e infeccioso ritmo con la voz de Brendon Wilson que recuerda los colores del mítico Marc Bolan, pero al mismo tiempo podemos escuchar pasajes clavados en el blues eléctrico de finales de los años sesentas como en la maravillosa "Cannibal" o en la misteriosa y sensual "Ghost". La flexibilidad de III queda demostrada con el desbocado hard rock de "I won't bother" que recuerda un poco al primer Crobot o con las obscuras "I want you" y "Sun god", canciones que muestran la amplia paleta de posibilidades sonora de Jungle City que van desde el jamming session de un aceitado power trío (como lo logrado por Wolfmother en su primer álbum) hasta el juego psicodélico del blues cósmico o el stoner más onírico de la última década del siglo pasado. 

Quizá el tema más infeccioso y agresivo del disco es "Sexwitch", una canción que fue lanzada como sencillo en enero de 2017 y que ha servido de punta de lanza en la promoción de la tercera producción de Jungle City. Por medio de su rock hiriente armado con un riff cortante, en cuatro minutos tenemos a una banda totalmente opuesta a sus referencias pasadas. Su figura es heredera del viejo NWOBHM de finales de los ochentas, pero su estribillo está clavado en el primer doom gracias a sus notas descendentes y su mórbida lírica. Al llegar a su puente, todo el ambiente lúgubre se transforma en un viaje ácido que nos hace caer en un abismo lisérgico, entre magia negra y lujuria que nos obliga a bailar desnudos alrededor de una hoguera a la mitad de la noche. 


Para acompañar el lanzamiento de "Sexwitch" como single, Jungle City publicó en su canal de videos de YouTube un trabajo visual dirigido por Mickey Mason donde se nos muestra una historia que por momentos raya en la burla y en el sarcasmo. Inspirado en las viejas películas de bajo presupuesto conocidas como "serie B", el videoclip narra lo que le ocurre a los tres integrantes de la banda al llamar a las fuerzas malignas a través de antiguos rituales de magia negra. Entre túnicas, pentagramas y fotografías de algunos muertos famosos, el demonio hace su acto de aparición aunque los resultados que el grupo espera tras la sesión espiritista no es el deseado...


En estos momentos Jungle City se encuentra girando por su país con la intención de hacer crecer su reputación, pero el poder de las redes sociales dentro del gran océano que es Internet, la banda ha logrado llegar hasta nuestros tímpanos para freírlos al calor de infernales riffs sin compasión. Sin temor a equivocarnos, este power trio tiene todo para convertirse en una de las mejores bandas australianas si mantienen lo logrado en su último material gracias a componer temas de rock directo y salvaje...


No hay comentarios:

Publicar un comentario