Páginas vistas en total

martes, 12 de septiembre de 2017

Kal-El : fuzz noruego y arena cósmica


La magia y el misterio de una noche estrellada cae con todo su peso sobre las arenas del desierto. Un asteroide choca con la tierra y su impacto deja vibrando al planeta entero. Pero este evento no sólo ocurre en la Tierra, bien puede tratarse de algún lugar lejano en aquella galaxia olvidada al otro lado del universo como puede ser en alguna realidad alterna donde seres con extraordinarias capacidades viajan de estrella en estrella en búsqueda del lugar ideal para establecerse. 

Si tecleamos Kal-El para encontrar información en las salvajes aguas de Internet, los resultados nos llevaría hacia aquel personaje que sería enviado a la Tierra antes de que su planeta llamado Krypton fuera destruido. Pero hoy no escribiremos sobre Superman y las historietas de DC Comics, si no de una banda originaria de Stavanger, Noruega formada en 2012 que se distingue por hacer stoner de corte desértico y utilizar la ciencia ficción para sus líricas.


Kal-El está conformado por Stale Rodvelt "Cpt Ulven" en las vocales, Elizabeth Anette Thompsen "Liz" en el bajo, Rolf Thore Eilertsen "Roffe" en las guitarras y Bjorn Stornes "Bjudas" en la batería. Aunque nos llegue hasta este momento su nombre como estrella fugaz sobre el firmamento, el grupo tiene como antecedente discográfico dos materiales: Pakal de diciembre de 2013 y Echosphere de agosto de 2015, ambos lanzados de manera independiente con los que alcanzaron reconocimiento en su país natal. 

Con el lanzamiento de un EP llamado Cosmic void a finales de 2015, el cuarteto noruego comenzó a ganar reconocimiento gracias al cover que realizaron al clásico de los míticos Kyuss "Green machine". Sin embargo, es ahora en agosto de 2017 que lanzan su tercer álbum completo bajo el nombre de Astrodoomeda a través de la disquera italiana Argonauta Records. Para este material dejan a un lado el sabor a grunge de su primer disco y el stoner metal del segundo para ofrecernos una placa llena de rock desértico al más puro estilo de la escena de Palm Desert al grado de emular a los ya citados Kyuss  así como a Unida, Slo Burn y Nébula.


Sin embargo, Astrodoomeda no se queda en una simple copia al sonido californiano de la última década del siglo pasado, sino que retoman algunos elementos del estilo clásico de Ozzy Osbourne durante su transición de Black Sabbath a su etapa solista para mezclarlo con ciertos detalles proto-doom setenteros y el stoner más denso de la escuela de Sleep. Aún con este potente sonido que por momentos se arrastra por los suelos y en otros vuela a grandes velocidades por los astros, la banda no pierde su estilo lírico al mantener sus letras inspiradas en la imaginación cósmica de gente como H.G. Wells, Robert E. Howard, Isaac Asimov, Orson Wells, Roger Vadim y George Lucas. 

El sabor que nos deja al escuchar los ocho temas del Astrodoomeda es de nostalgia por aquellas viejas películas sobre invasiones estelares y viajes espaciales mientras el sonido crudo se escapa por las bocinas hasta dejar arena regada por el suelo. Por momentos nos recuerda la propuesta sonora de los americanos Freedom Hawk con algunos fragmentos sonoros idénticos al genial Gravity works de  los mexicanos Vinnum Sabbathi, un extraño híbrido entre el stoner clásico y el príncipe de las tinieblas a través de un viaje onírico por el cosmos como si fuera un pasajero en Star Trek, un encuentro entre el stoner de la costa oeste de Clutch y Monster Magnet con la mística del desierto en manos de Nebula. 


A pesar de las innegables referencias líricas y sonoras, Kal-El construye su nicho a base de buenos riffs atascados de fuzz y melodías fuertes que juegan con los tiempos para desafiar a aquellos que gustan etiquetar con los géneros, como si su cohete se atascara por instantes en un cinturón de asteroides. El disco arranca con el tema que le da nombre, track de épicas proporciones que nos sumerge en una densa atmósfera hasta dejarnos flotando en la nada. Tras los nueve hipnóticos minutos de inicio, fácilmente podríamos encasillar al Astrodoomeda en un disco aletargado de guitarras rasposas, pero temas como "Atmosphere" y "Code of the ancient" rompen con el prejuicio. Mientras "Luna" se incrusta en el Ozzy ochentero y "Stralight shade" nos arrastra a una instrumental odisea llena de vacío y sonidos que incrementan poco a poco hasta la estridencia. Finalmente, el álbum cierra con aquel cover a Kyuss que ya conocíamos del Cosmic void.

Para poder ejemplificar lo que nos ofrece Kal-El en este disco, tomamos como referencia su primer single. "Spacecraft" fue presentado en diciembre de 2016 como adelanto del disco gracias a su fuerza e intensidad melódica. En tan sólo tres minutos podemos escuchar la energía que es capaz de hacer el cuarteto noruego. Mientras Cpt Ulven nos ofrece colores cercanos al eterno Ozzy, el bajo de Liz y la guitarra de Roffe se funden para construir un impenetrable muro sonoro que muestra algunas grietas sólo por los incesables golpes de los tambores de Bjudas. Acordes secos que no frenan ni por un segundo hasta su desintegración, dejando a su fugaz paso un zumbido en los tímpanos sin forma de eliminarlo. 


Para acompañar el lanzamiento de "Spacecraft" como primera probada al tercer disco de Kal-El, la banda noruega publicó un trabajo visual realizado por Svein Molaug por medio de Megabite Productions. En sus imágenes podemos observar al cuarteto explotando sobre un pequeño escenario, una pequeña muestra de lo que son capaces de hacer en directo sin más medios que el alto volumen de los amplificadores y su capacidad interpretativa, más allá de toda la imaginación sci-fi que los envuelve y las grandes leyendas cósmicas de larga duración.


Kal-El grabó en julio el video para "Code of the ancient", así que muy pronto podremos verlo a través de YouTube, pero por el momento volvemos a disfrutar de la explosividad contenida en "Spacecraft". La banda se está presentado el Astrodoomeda en Noruega, teniendo como padrino de lujo a Brant Bjork quien se encuentra de gira por Europa. El stoner ha renacido en el viejo continente y Escandinavia se ha convertido en su nueva Meca, así que poco a poco los ojos del universo están mirando hacia aquel rincón del planeta gracias al trabajo de grupos de gran calidad sonora como Kal-El, que sin duda alguna, cruzarán las fronteras para conquistar nuevas galaxias...


No hay comentarios:

Publicar un comentario