Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

Vokonis : un lamento desde el fondo del océano


De los restos que quedaron de la banda de stoner y doom melódico Creedsmen Arise que sólo pudo publicar en agosto de 2015 un excelente EP llamado Temple, sus integrantes crearon en pocos meses después a un monstruo abismal de furia incontenible a la que llamaron Vokonis, grupo que poco a poco ha ido acaparando los reflectores europeos de lo que llamamos stoner metal y ha ganado espacio en los blogs y páginas electrónicas especializadas en el género. 

Vokonis salió a flote de las obscuras aguas para ver por primera vez la luz en octubre de 2015. Nacida en la estratégica ciudad de Borås, Suecia, la banda se conformó por Simon Ohlsson en la guitarra y vocales, Emil Larsson en la batería y Jonte Johansson en el bajo, quienes se dieron a la tarea de crear un estridente sonido que atascara las bocinas de furia, aunque la velocidad de avance del mismo fuera lento para despertar una sensación de pesadez, letargo y sufrimiento.


Inspirados en bandas importantes como Mastodont, High on Fire, Baroness y Kylesa, Vokonis se inserta directamente en el stoner metal sin olvidar su pasado doom, atascando a su densa embarcación hasta quedar varada en un tufo obscuro que por momentos nubla todo a nuestro alrededor bajo una atmósfera espesa impenetrable. Si logramos escapar de los colosales acordes de su propuesta que caen como pesadas lozas sobre los hombros, tenemos la oportunidad de distinguir los densos riffs que construyen melodías hipnóticas y permiten que los tres instrumentos exploren diversos senderos sin perder la brújula.

Bajo este estilo, el trío sueco publicó en abril de 2016 su álbum debut llamado Olde one ascending, seis abrumadores y largos temas que logran construir un ambiente frío y áspero ideal para la líricas desarrollas por la banda alrededor de elementos míticos y apocalípticos. En algunas de las grietas del material se pueden distinguir algunos elementos herederos a Black Sabbath y Saint Vitus, pero disco realmente es un muro sonoro inquebrantable que se levanta ante nosotros para aplastarnos sin piedad alguna.


Para dar su siguiente paso hacia adelante, Vokonis se metió a grabar al estudio Underjord en noviembre de 2016 bajo a las órdenes de Joona Hassinen para crear su segundo disco, mismo que sería publicado en junio de 2017 a través de la disquera Ripple Music. Con el nombre de The sunken Djinn y una maravillosa ilustración realizada por Tessa Najjar que sirve de portada, tenemos un trabajo más concentrado en el sonido de la banda, que de por sí fue demasiado cuidado en Olde one ascending, para esta ocasión se tuvo especial atención en ofrecer una sensación orgánica o integrada de los instrumentos sin perder su mágica individualidad. Algunos acusan a este material como monótono o repetitivo, sin embargo bien podríamos excusar a los suecos de alcanzar su estilo propio.

De principio a fin, The sunken Djinn se escucha cómo una tormenta deja caer su poder eléctrico sobre nosotros. Los truenos retumban por los abismos abandonados mientras todo queda iluminado tan sólo por algunos segundos. Bien podemos escuchar un doom subido de volumen en "The coldest night" y "Rapturous" como podemos escuchar la fuerza del stoner metal en su máxima expresión en "Blood vortex", pasando por la colosal explosión que es "Architec of despair" con sus juegos pentatónicos del riff que se escucha al término de cada línea lírica o la atmosférica sombra que se posa sobre nosotros en "Calling from the core" que transforma las voces armónicas en un rugido difícil de callar.


Sin embargo, el mejor tema del disco es la que da su nombre y que había sido lanzada como sencillo en una publicación de 7" en mayo de 2017 con un demoniaco y fosforecente personaje en la portada realizada por Kyrre Bjuling. "The sunken Djinn" es un tema áspero que se caracteriza por sus acordes toscos y distorsionados que llevan a la herencia de Tony Iommi hasta la estratósfera. La figura entrocortada sirve de telón de fondo para una voz fuerte que termina chocando contra la muralla sonora, un lamento ahogado en lo más profundo de los océanos que fluye desesperado hasta la superficie. El sabor obscuro del track es innevitable, pero cuando llega a su cenit, la guitarra explota mientras el resto de los instrumentos mantienen la melodía al más puro estilo de Black Sabbath, pero al llegar a su puente, "The sunken Djinn" se acerca peligrosamente a las aguas del metal progresivo hasta que todo vuele ser orientado a los pantanosos dominios de la banda. En casi siete minutos que sirven de entrada al segundo disco de Vokonis, la banda nos advierte de los lúgubres terrenos que pisarán canción a canción, así que sin sorpresas nos adentramos a sus senderos...


A forma de promoción para el tema y el propio álbum The sunken Djinn, se lanzó a través del canal de YouTube de la banda su video, un trabajo realizado por Marcus Jehrlander realizado directamente en el estudio donde Vokonis grabó el disco. Con la intención de mostrarnos precísmanete esa idea de integridad en el sonido, las imágenes nos muestran al grupo tocando en un mismo espacio y en un mismo momento. Mientras se agita un atrapasueños con la vibración provocado por el ruido, los amplificadores Orange y los gabinetes Ampeg y Marshall truenan con toda su capacidad ante la mirada fija de las figuras monolíticas que adornan el lugar. Bajo la luz tenue, Vokonis deja escapar su lacónico himno en búsqueda de almas perdidas que se encuentren en escándalo una pequeña grieta donde esconderse...


Vokonis está llevando su abismal estilo a los escenarios, teniendo la oportunidad de alternar con gente sueca tan distinta en su estilo como el vintage rock de Topplock, el sludge/doom de Domkraft o el doom clavado y ocultista de Alastor; además de que se presentarán en agosto en el Krökbacken Festival junto con Spelljammer, Trobled Horse y Demon Head. Ahora queda en nosotros la decisión de entrar al estridente océano de Vokonis, quienes más allá de su cortina sonora que puede espantar a más de uno, nos ofrecen un universo lleno de líricas míticas que evalúan los sentimientos y nos permiten arrancar de raíz nuestros pensamientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario