Páginas vistas en total

viernes, 26 de mayo de 2017

Stonerror : entre autos, Polonia y stoner


Eleanor corre furiosamente por las calles Long Beach, Califonia en una persecución que muestra la potencia del Ford Mustang Sportsroof y la pericia de su conductor. Gracias a ésto, ella tiene el honor de ser el primer automóvil que aparece en los créditos de una película: Gone in 60 seconds. Este filme se ha convertido en todo un clásico del cine de acción gracias a que muchas de sus escenas muestran accidentes reales, uno de los cuales provocó que se frenara la grabación al resultar seriamente lesionado el protagonista, escritor y director H.P. "Tony" Halieki tras impactar su coche en un poste de teléfonos a más de 90 millas por hora.

En forma de tributo, la banda polaca Stonerror publicó en enero de 2017 un videoclip con diversos momentos de Gone in 60 seconds para acompañar visualmente al primer sencillo de su álbum debut, tema que es inspirado en dicha película. Es así como Earthquaker ha tenido la suerte de escuchar a este grupo clavado en el stoner según la escena de Palm Desert de gente como Kyuss, Fu Manchu, Nebula y Queens of the Stone Age. Autos, stoner y Polonia son una combinación que gana la atención y, obviamente, algunas líneas en este espacio virtual.


Stonerror se formó en Cracovia en el año 2015 por la unión de cuatros músicos muy cercanos a la escena local alternativa: Jarolaw Daniel en la guitarra, Jacek Malczewski en el baj, Lukasz Mazur en las vocales y Maciej Olownia en la bateria. A través de su gusto por el viejo rock desértico que se gestó en Norteaméica durante la última década del siglo pasado, la banda comenzó a componer temas propios bajo un estilo que han llamado "psychedelic stonerpunk" donde se puede distinguir las arenosas guitarras llenas de fuzz, la agresividad de la batería que insistentemente golpea y la gravedad del  bajo que hace vibrar la tierra a nuestro pies.

Inspirados en la mitología y el antiguo testamento así como en películas y libros clásicos, este cuarteto polaco creo un buen puñado de canciones que comenzó a compartir en marzo de 2016 a través de un EP llamado Rattlesnake moan que hasta incluye un cover a "Tomorrow never knows" de The Beatles. Sin embargo, no fue sino hasta su álbum debut publicado en febrero de 2017 que Stonerror logró establecer su sonido para crear un material redondo y bien armado gracias al trabajo de producción técnica y mezcla realizadas por Maciej Cieslak, un ícono dentro de la escena alternativa de Polonia.


Los ocho temas que conforman Stonerror son un paseo por los desiertos norteamericanos hacia el final del siglo pasado cuando las bandas mezclaron los ritmos repetitivos e insistentes del punk, la acidez sonora de la psicodelia y los riffs hipnóticos del hard rock de los años setentas. Así es como podemos escuchar desde melodías rasposas sobre velocidades sostenidas ("Red tank" y "Misbegotten"), ritmos entrecortados con juegos de percusiones tribales ("The wolf"), aletargados espejismos donde se siente el peso del sol sobre el escucha ("Los hermanos" y "Sierra Morena") y hasta viajes auditivos a través de las dañadas neuronas ("The ride" y "Blues for the red sea").

Con tan sólo dos minutos y 16 segundos, la infección que logra "Misbegotten" nos hace entender porqué fue el tema seleccionado para ser el primer single del disco. Las cuerdas comienzan a vibrar y de manera inmediata nos ponemos en marcha sobre un V8 que cruza el desierto, pero cuando las líricas son recitadas, simplemente somos teletransportados a otra realidad. Melodía cruda que no frena un solo segundo para crear una tensión que logre recrear una persecución, una loca carrera por los caminos arenosos y olvidados que deja a su paso aquel olor a gasolina quemada. Salvaje figura que sin piedad nos golpea al rostro hasta dejarnos vapuleados en el suelo sin respiración.

La llave da vuelta sobre el tablero hasta que el motor arranca para permitir que el bólido inicie su loca carrera por el desierto antes de que los neumáticos se derritan en el asfalto. Kilómetros devorados mientras el recto camino deja atrás el monótono paisaje de arena y arbustos secos. Engranes y gasolina que sirven de vehículo para un escape mental entre el humo de hierba quemada y el abrasador astro solar. No hay oportunidad para regresar la vista en el retrovisor, no hay opción para arrepentimiento, no hay otra salida a este desafío a muerte...

"Bueno, algo está podrido en mi mente. La muerte lentamente me adormece. Amor mal nacido... ella me parecía sorda, muda y ciega como si fuera tan sólo un cadáver vacío para ser barrido. Tú dices que el mundo está a nuestros pies. Dame una espada para abrirlo... ¿por qué no comenzamos por mis venas? Clamor y furia, el sinsentido y una tumba poco profunda. La vida es tan sólo una historia estúpida. No hay juez ni jurado, no hay recompensa para el valiente, no hay piedad ni fianza..."
Stonerror se encuentra en estos momentos promocionando su disco con Cieslak como mpusico invitado en cualquier lugar que les ofrezca la oportunidad, logrando así que su sonido madure gracias a la intensidad interpretativa y a la exigencia del público. Polonia tiene una banda de stoner desértico y ella es Stonerror, así que no se sorprendan que muy pronto su nombre comience a escucharse dentro de una de las mejores propuestas de este género en toda Europa. Escuchen sus treinta y cuatro minutos confirmen esta sentencia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario