Páginas vistas en total

lunes, 15 de mayo de 2017

Heavy Stone : ¿a qué suena el hard rock hebreo?


En muy pocas ocasiones nos llegan a este lado del océano Atlántico noticias sobre la música que se hace en el lejano oriente, lugar azotado por la guerra y las diferencias religiosas. Desde que escribimos sobre el hard blues de colores funky del maravillo Diamonds in the sand de Electric Zoo (reseña-review), no habíamos tenido la suerte de escuchar algo nuevo nacido en tierras hebreas que fuera de los intereses de Earthquaker. Sin embargo, hoy la suerte nos ha llevado afortunadamente hasta las salvajes aguas de Heavy Stone y su crudo álbum "Black magic".

Tres chicos de la ciudad de Tel Aviv decidieron en 2014 crear una banda que rescatara el hard rock como se hacía a principios de los setentas donde los power-trio distorsionaban su sonido en base al alto volumen y sus líricas narraban sobre ocultismo y cosas malignas en oposición a la visión hippie que dominaba en dicho momento. Fue así que el guitarrista Ehud Danan, el bajista Aviran Haviv y el baterista Dan Deutsch crearon a Heavy Stone, un pesado grupo que con facilidad entra en la marea obscura de sonidos vintage que ha inundado al mundo desde hace varios años.


La banda lanzó en un demo en junio de 2015 titulado Heavy Stone EP, material de tres temas que nos muestran el poder del grupo a través de la session jam que un buen power trio debe dominar. Esta pequeña muestra de los hebreos es apenas una probada a su gran calidad en la ejecución de sus instrumentos, pero ésto apenas sería el primer paso para lo que alcanzarían con el Black magic, su álbum debut publicado en febrero de 2017 que fue grabado y mezclado por Tom Elbaz.

La primera gran diferencia entre ambos materiales es que el EP de 2015 es instrumental, que aunque en Black magic dos de sus ocho tracks tienen la misma condición, el primer disco formal de Heavy Stone muestra una evolución conceptual dentro del sonido de la banda como en su capacidad lírica dentro de los cánones del heavy rock vintage. El grupo incluye a su estilo heredero de las viejas glorias setenteras un poco de improvisación como en la psicodelia ácida, la obscuridad del proto-doom y algo de la distorsión que encontró el rock desértico de los noventas.


El resultado final que alcanza Black magic es el de un disco equilibrado conformado por temas poderosos de riffs fuertes y melodías concretas que fueron alcanzadas tras varias horas de jamming. Desde la doomy "My world" con sus pesadas y clásicas figuras hasta la épica "Orca" con su aletargada melodía que asemeja a un barco varado azotado por las inclementes olas del mar, y sin olvidar la entrecortada y rebuscada "Need my love", el disco logra poco a poco envolvernos en su densa niebla cargada de electricidad  que encuentra por momentos orgasmos explosivos dignos de recordar por mucho tiempo.

El primer sencillo que se desprende de este disco es "Evil silence", tema con un riff de acordes secos que ofrece una base suficientemente robusta para sostener una voz cruda que se lamenta desde un muro sonoro muy difícil de atravesar. Como era de esperar, la distorsión de la melodía abre paso a un solo de guitarra que permite escuchar la calidad interpretativa del power-trio; pero de manera sorpresiva, al alcanzar su puente, la canción se vuelve misteriosa gracias a las percusiones que golpean para anunciar el sacrificio ritual que estamos por presenciar. Los coros comienzan a escucharse al fondo del escándalo hasta que los espíritus convocados en este aquelarre salen a nuestro encuentro, momento de éxtasis que demuestra el poder de la magia negra y las fuerzas de la obscuridad.

Apenas hace unas semanas, Heavy Stone presentó el video promocional para "Evil silence", trabajo visual realizado por Amalia Banai y el propio Dan Deutsch (baterista de la banda) donde podemos observar una curiosa historia. El automóvil del grupo se ha descompuesto a la mitad del camino, así que el trío sigue su trayecto a pie hasta que un misterioso sendero los lleva a una casa a la mitad del bosque. Los muchachos son recibidos por tres hermosas mujeres que los invitan a un lugar lleno de obscuros objetos que delatan las negras intenciones de las anfitrionas. Las copas han sido llenadas con una extraña bebida, pero tras un brindis y una voz que exclama "lo único que quiero conocer es tu mente", todo se convierte en una fiesta llena de excesos y perdición. La fogata ritual reúne a las tres brujas en un aquelarre hasta que al amanecer sólo queden los cuerpos de los incrédulos jóvenes abandonados en la intemperie...


El álbum debut de Heavy Stone es un tesoro escondido que requiere ser desenterrado y descifrado con calma para disfrutar sus turbulentas aguas. Por si fuera poca la calidad de su interior, el disco nos ofrece una espectacular portada hecha por el ilustrador David Paul Seymour, de quien ya hemos destacado su trabajo anteriormente (The Vintage Caravan, Beelzefuzz y Bad Acid) donde un barco pirata navega a través de un océano furioso. Black magic tiene todo para convertirse en uno de los discos favoritos de quienes adoramos el rock con reminiscencias a los nacientes heavy metal y doom setenteros, pero lo que más vale la pena de este álbum es su capacidad de añadir otros sonidos para ofrecer un sonido fresco hasta alcanzar la sorpresa...



No hay comentarios:

Publicar un comentario