Páginas vistas en total

lunes, 29 de mayo de 2017

Denizen : los secretos que guardan las turbulentas aguas


La vista como invitación al pecado, tentación que no se puede rechazar gracias a la belleza de la imagen y el ofrecimiento de alcanzar el placer. La portada de un disco puede ser utilizada como un anzuelo que enganche y atrape al desprevenido naufrago que está en espera de nueva música que lo pueda salvar de su desesperada situación. Ahogado en múltiples opciones, el experimentado marino se lanza a la aventura sin saber lo que le espera. Sin embargo, la apuesta es arriesgada y todo queda reducido a la suerte...

La ilustración de una hermosa sirena que invita a un hombre a sumergirse con ella en las aguas turbulentas del océano sirve de carta de presentación para el segundo disco de los franceses Denizen, banda de atascados pasajes que se acercó al reconocido dibujante Brice Cossu para que les realizara esta impresionante portada que atrapa y que, afortunadamente, nos ofrece un poderoso tesoro sonoro en su interior.


Denizen se formó en el año 2003 en el pequeño pueblo costero de Sète, muy cercano a Montpellier, Francia. Con la intención de crear una banda que sonara poderosa y energética, cuatro chicos se juntaron para construir un sonido propio basado en el stoner de la costa este de Estados Unidos al estilo de grupos como Clutch y Monster Magnet, aderezado con el grunge más crudo de Soundgarden y hasta el hard rock clásico de Cream y Led Zeppelin.

Los tarolazos secos de Andreas Goumy, los riffs venenosos del zurdísimo Ludovic Barbiero en la guitarra eléctrica, el estruendoso soporte de tonos graves del bajo hecho por Colin Trognée y la rasposa voz a punto de quebrarse de Fabien Aletto. Cuatro elementos fundamentales para crear un monstruo abismal que nos devora de un solo bocado luego de atravesar cada neurona del cerebro con su escándalo y golpear con todo su poder cada célula del cuerpo.


Luego de un éxito local con su álbum debut Whipering wild stories publicado en abril de 2011, la banda terminó de madurar su estilo hasta que en abril de 2015 presentaron su segundo disco llamado Troubled waters a través de Argonauta Records y Stone Stallion Rex. Grabado durante 2014, el material fue masterizado por Nick  Zampello y Rob Gonnella para obtener una colección de diez crudos temas que fácilmente rompen los tímpanos con sus insistentes y distorsionadas figuras.

Este segundo material de los franceses es una granada de fragmentación que explota en mil pedazos y se incrusta sin posible salvación. Desde el primer acorde, Troubled waters agita el ambiente sonoro hasta la saturación aunque no todo queda reducido a ruido y distorsión, pues Denizen logra crear melodías adictivas sobre su energética propuesta con un gran trabajo de estudio que logra darle su propio espacio a cada instrumento. Desde el muro de sonido que construyen "Teddie bear" y "Whoresmoker" hasta las entrecortadas figuras de "King of horses" y "Moonwalk moon", el disco no frena ni por un segundo en su intento por sacudir la tierra a punta de acordes fuertes y voces que se desgarran a cada frase; cosa que no ocurre ni siquiera con su acústica y bluesera "Time to leave" de maravilloso slide.


Hemos escogido "Enter truckman" como el tema ideal para describir al Troubled waters y al estilo de Denizen, pues desde sus primeros segundos quedamos atrapados en sus pantanosas notas. El bajo y la batería se entrelazan en un genial juego que sirve de base para el tema, soporte ideal para una guitarra distorsionada de acordes resbalados y un grito que ruge hasta acabarse las cuerdas vocales. Inesperadamente, Fabien Aletto nos receta una serie de frases sobre un ritmo agresivo muy a la Rage Against the Machine que termina explotando en remates de batería que recuerdan los épicos golpes de Don Brewer con Grand Funk Railroad cuando hacían su versión a "Inside looking out". La guitarra de Barbiero se parte en dos cuando llega a su solo y en cada bocina podemos escuchar figuras distintas. Realmente, esta canción es el clímax del disco!!!


Desde la publicación del disco, Denizen se ha dedicado a presentarlo en cuanto lugar se puede, teniendo la oportunidad de compartir escenario con sus compatriotas de Doctor Doom y con los ingleses de Beardmore; logrando así cruzar las fronteras y salir de su natal Francia. Sin embargo, la banda ha sufrido cambios en su alineación, pues desde octubre de 2016 entró el guitarrista de Black Witches Yann Chinette en sustitución de Barbeiro, llevando a Denizen a una reconstrucción en su sonido.

Por lo pronto, el terremoto que cimbró los océanos ha sido recordado por aquel marino olvidado a su suerte. Mientras la sirena siga cantando, guardamos la esperanza de que muy pronto emerja una nueva criatura que sacie nuestros deseos por escuchar la fuerza que esconden los océanos. Gracias a la suerte por hacernos llegar este mensaje dentro de una botella, pero ahora nos toca devolverla al mar para pedir a Denizen que nos comparta más de su poder...


No hay comentarios:

Publicar un comentario