Páginas vistas en total

lunes, 8 de mayo de 2017

1000mods : explotando tímpanos de nuevo


Precaución: la repetida exposición a los altos niveles de sonido (mayores a los 80 decibeles) puede causar daños parciales o permanentes de la audición...  Con esta leyenda en su portada recibimos el tercer disco de los griegos 1000mods, banda por demás establecida en la escena independiente de su país y que desde hace algunos años han buscado su internacionalización a punta de poderosos temas dignos de esta advertencia.

Si lo alcanzado por la banda originaria de Chiliomodi fuera poco con su genial Vultures de 2014 (reseña-review), lo hecho en Repeated exposure to... vale la pena resaltarlo y aplaudirlo. El álbum anterior de 1000mods es una joya stoner muy cercana a ser un clásico de lo que conocemos como rock desértico, pero para este nuevo material que fue publicado en septiembre de 2016  por medio de Ouga Booga & The Mighty Oug Recordings, la banda quiso aventurarse a expandir su estilo al alimentarlo con el hard rock de los setentas y el sonido grunge y heavy de los noventas, obteniendo finalmente un disco enriquecido con mayores posibilidades rítmicas que se pueden encontrar en cada uno de sus temas.


Siguiendo la forma de trabajo con la que hicieron Vultures, 1000mods grabaron por sí mismos este disco en mancuerna con el ingeniero de sonido George Leodis; pero en esta ocasión tuvieron la oportunidad de mandar las cintas para su masterización con Brad Boatright, aquel que trabajó el mítico Dopesmoker de Sleep para su re-edición en 2012. Desde el primer acorde, Repeated exposure to... explota las bocinas a través de un ruido eléctrico con alto voltaje que muestra las diversas opciones que tiene el concepto "stoner" en la actualidad gracias a sus fusiones con otros géneros como el metal, el doom, el grunge, la psicodelia y el propio desert rock.

Lejos de ser un disco compuesto bajo una misma temática como el anterior, Repeated exposure to... es una colección de ocho temas condensados en más de cincuenta minutos atascados de distorsión que, como ellos mismos lo dicen, "suena como debería de escucharse el moderno heavy rock". Más allá de las etiquetas, las guitarras de Giannis y George logran cruzar aquel límite de 80 decibeles que recomiendan los amplificadores de bulbos que ellos mismos utilizaron, Labros golpea sin piedad los tambores como lo ha demostrado desde que se formó la banda en el ya lejando 2006, y Dani guía con su peculiar voz a este barco sobre la fuerte marea de sonido que tiene su base en los tonos abismales y especialmente graves del bajo que sigue tocando al estilo de Tatsu Mikami de los legendarios Church of Misery.


La primera muestra visual del tercer disco de 1000mods es "Electric carve", tema infeccioso que acusa la arenosa esencia sonora de la banda. Un remate de batería sirve de entrada para un riff energético y adictivo que inmediatamente es seguido por el ritmo cortante de la guitarra y del bajo para saturar las bocinas de distorsión y poder. Aprovechando algunas grietas dentro del imponente muro de sonido que construye al tema, la cruda voz de Dani se desliza para mostrarnos la madurez que ha alcanzado, pero al llegar al estribillo, escuchamos con gusto como ha mantenido los gritos que sólo sus desgarradas cuerdas vocales pueden alcanzar. Si nosotros buscáramos puntos de encuentro con lo hecho por otras bandas, logramos escuchar la intensidad desbocada que lograron los alemanes Hyne en su MMXV, la distorsión destructiva de los primeros discos de Truckfighters y la intensión melódica tras el estruendo que caracterizó el Sonic debris de los portugueses Miss Lava; sin embargo, lo construido por 1000mods es una consecuencia de lo hecho desde sus inicios y que hoy han terminado de afinar.

En el trabajo visual realizado por Themistocles Lambridis a través de Jagged Melon Productions, podemos observar a 1000mods rodeados de sus amplificadores en distintas locaciones al aire libre, desde las pedregosas playas bañadas por el salvaje océano hasta las cumbres nevadas de las altas montañas. Surfistas, patinadores y snowboarders muestran su destreza mientras los griegos explotan las bocinas, aunque ni por un sólo segundo podemos observar sus rostros.


Desde la publicación del Repeated exposure to... 1000mods no ha parado de tocar ni un solo día por toda Europa con la intención de que su nombre sea reconocido dentro del heavy rock de este siglo, algo que podría lograr fácilmente con sus producciones discográficas, pero que seguramente consolidarán con sus presentaciones en vivo. El sonido de la banda sobre el escenario es muy cercano al encapsulado dentro de sus placas, así que si sus discos los convencen, en directo te llenarán el cuerpo de electroshocks. Sin embargo, 1000mods aun no tocan de este lado del Atlántico, así que mientras se animan a cruzar el gran charco, disfrutemos del espectacular escándalo con el que están conquistando al mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario