Páginas vistas en total

miércoles, 5 de abril de 2017

Demon Head : el regreso de los dragones analógicos


Luego de dominar distintas tierras, es necesario establecerse para realizar nuevos descubrimientos, pero quizá la seguridad y el confort de lo alcanzado se pueden convertir en un lastre, un grillete que frena el avance y la aventura. El conquistador, el guerrero  y el artista llegan al límite de lo conocido hasta que pierden su empuje por no arriesgar lo obtenido, pero aquellos que siguen su andanza, se convierten en soñadores que dan un salto hacia el abismo en un ejercicio de búsqueda, locura y plena libertad. 

Tras presentar en mayo de 2015 su crudo álbum debut Ride the  wilderness (reseña-review), la banda originaria de Conpenhagen Demon Head comenzó a trabajar en nuevas ideas con la intención de crear un nuevo disco, un material que recogiera las experiencias del grupo sobre los escenarios de Escandinavia y terminara por definir sus conceptos sonoros. Fue así que trasladaron una vieja consola Neotek hasta una casa de campo en Heather Hills (su cuartel de operaciones al norte de la gran isla de Zelanda, en Dinamarca) para experimentar con sus posibilidades técnicas y poner en práctica algunos trucos obtenidos en antiguas revistas, en olvidadas entrevistas y uno que otro chisme de pasillo y recomendación hecha por bandas, técnicos de estudio y amigos.


Tras diversas pruebas de sonido y juegos acústicos, la banda se encerró durante 10 días del duro invierno nórdico para grabar varios temas en cintas magnéticas de carrete abierto. Ya con el material terminado, se envió a mezcla y masterización con Lasse de los Ballade Studios, un productor muy cercano a la escena del metal y el hardcore que terminó colocándole su sello personal a lo pensado originalmente por Demon Head. 

Así es como se publicará el próximo 7 de abril el segundo disco de la banda bajo el título de Thunder on the fields, nombre que busca hacer un ambivalente juego conceptual: el relámpago que amenaza en el horizonte y la promesa que ilumina sobre el obscuro ambiente. Sin ser un álbum conceptual, este disco habla sobre diversas escenas o sentencias de obscuras épocas pasadas que fueron reflexionadas entre sueños y pesadillas hasta que encontraron un significado lírico o sentimental. Acorde a este misterioso ambiente, un fotografía de un cabra fuera de foco tomada por un miembro de la banda terminó convirtiéndose en la imagen ideal para la portada del disco con la intención de generar esa incertidumbre que se escucha bajo su idea sonora.


Luego de escuchar "Gallow´s omen" y "Hic svnt dracones", los dos sencillos que han sido lanzados durante los primeros meses de 2017 como presentación al Thunder on the fields, podemos encontrar una serie de letras misteriosas y profanas que versan sobre el amor pasional, la lucha por la libertad, el presentimiento, las creencias y el miedo a la muerte dentro de un denso y distorsionado marco sonoro que recuerda al hard rock y al primer doom setentero de Black Sabbath, Pentagram y Witchfinder General, mezclado con el sonido análogo de Uncle Acid and the deadbeats y la agresividad del punk y el NWOBHM.

Este concepto sonoro ya había sido alcanzado por Demon Head en su primer disco, pero para este nuevo material la banda se metió casi por completo en la parte técnica de la grabación con la intención de mantener el sonido natural del grupo que se perdió en Ride the  wilderness: la batería de Jeppe Wittus se escucha con mayor presencia gracias al gran trabajo acústico sin retoque digital, el bajo de Mikkel Fuglsang logra tener cuerpo al centro de la mezcla final mientras las guitarras  de Thor Gjerluff Nielsen y Birk Gjerlufsen Nielsen mantienen su distorsión sin arañar las bocinas como ocurrió en la entrega anterior, y por si fuera poco, la peculiar voz de Marcus Ferreira Larsen fue grabada con aquella vieja técnica de doblaje al estilo de Ozzy Osbourne, pero con su cercano color al Danzig de su época con Misfits y sus primeros discos como solista, logra crear una tétrica entonación ideal para la mórbida neblina que envuelve al disco.


Para darnos una idea más cercana a lo que se escuchará en Thunder on the fields, tomamos como punto de partida a "Hic svnt dracones", tema que recuerda la vieja inscripción que se colocaba en los mapas y las cartas territoriales para hacer referencia a los misterios que rodeaban los lugares inexplorados o desconocidos según el imaginario medieval que rezaba aquí hay dragones. Las guitarras entran directas con un rasgueo que hechiza al incauto con su agresividad, ritmo adictivo que atrapa la atención hasta hacernos caer en sus redes. Una vez embelesados con la melodía, el tema gira 180 grados para convertirse un aletargado arrullo que nos envuelve lentamente hasta sumergirnos en un abismo llenos de temores, pesadillas y secretos que logra ser iluminado por la fuerza eléctrica de una densa tormenta de acordes desgarradores que cae del cielo en un intento por hacernos despertar del sopor y la ensoñación.


A finales de febrero de 2017, Demon Head lanzó el video promocional de "Hic svnt dracones" en su canal de videos de You Tube, un trabajo visual que inicia con manto de la noche y el tenue brillo de la luna. Como si de un grupo forajido de motociclistas se tratara, la banda se lanza a la aventura para descubrir los caminos perdidos, mientras observamos la vida del grupo entre el cuarto de ensayo y las presentaciones. Un extraño personaje con una enorme máscara de ave sobre su cabeza nos hace recordar a la mascota de los ingleses Admiral Sir Cloudesley Shovell, pero para el caso de los daneses todo queda en un extraño simbolismo de misterio y libertad.


Mientras esperamos unas cuantas horas para devorar entero el Thunder on the fields, desmenuzamos las dos probadas adelantadas hasta saborear el denso sonido que ha alcanzado Demon Head a fuerza de buscar y no darse por vencidos ante los elogios de su placa anterior. Sin embargo, ellos mismos han adelantado que no todavía no están plenamente satisfechos, así que saldrán de gira por las tierras nórdicas, Europa central, Inglaterra e Irlanda para terminar de construir su ruido propio, y más pronto de lo que podamos imagina, componer los nuevos temas que formarían parte de su siguiente material...


No hay comentarios:

Publicar un comentario