Páginas vistas en total

viernes, 17 de marzo de 2017

Mother Mooch : lo que nos puede ofrecer Irlanda


Una sensual chica de torno desnudo y grandes cuernos de carnero en su cabeza levanta las manos hacia un espectral cráneo. La atmósfera se vuelve turbia y una densa neblina se posa sobre las flores y los huesos que acompañan a la impactante dama hasta que la imagen se vuelve confusa; pero quizá en su misterio radica su fuerza, misma que nos hace olvidar cualquier cosa a nuestro alrededor.

Toda esta serie de imágenes y mágicos elementos forman parte de la ilustración realizada por Emmett Mulligan que sirve de portada para el álbum debut de la banda irlandesa Mother Mooch, dibujo que logra condensar diversos íconos que distinguen los tres conceptos musicales que guían al grupo: el hard rock setentero nacido de la acidez psicodélica y la obscuridad proto-doom, la inspiración melódica del stoner desértico y la fuerza interpretativa del grunge noventero.   


Mother Mooch se conformó en 2010 en la ciudad de Dublín a través de la unión de los guitarristas Sid Daly y Eric Farrel con la cantante Chlöe Ni Dhúada, quienes con el paso del tiempo han construido un estilo musical propio a través de sus diversas y contradictorias influencias musicales. En ese momento, el baterista Mateusz Gwizdowski y el bajista Colm Culhane completaron la alineación; sin embargo, como ocurre con todas las bandas en sus inicios, los diversos intereses musicales y el difícil camino que debe realizar cualquier grupo para establecer su sonido y darlo a conocer con el público, llevó a que ambos músicos abandonaran a Mother Mooch. Fue así como llegó Danni Nolan a los tambores en 2013 para quedarse de manera definitiva, pero la posición de bajista desde entonces ha cambiado constantemente.

La banda tuvo la oportunidad de ser el grupo abridor para la presentación del ex-bajista de Kyuss y Queens of the Stone Age Nick Oliveri, lo que posteriormete les permitió entrar a grabar en los Ashtown Studios de la mano de Darren O'Reilly para grabar su primer EP bajo el nombre de Preludes. Dicho material grabado por John O'Donoghue en el bajo y conformado por tres temas se publicó en marzo de 2015 logró tener una repercusión gracias dos factores: la publicación de un video promocional para el tema "L.H.O.O.Q." y la inclusión de "Into the water" en el recopilatorio The enchanter's ball que realizó la reconocida página electrónica Doomed and Stoned.
Con la atención puesta en la banda, Mother Mooch regresó a los estudios de grabación para registrar lo que sería su álbum debut, pero en esta ocasión sería en los Red Lake Sound Studios con Gary Duncan en los controles técnicos y Barry Hayden en las cuatro cuerdas. Una vez terminado el material, el disco fue publicado en noviembre de 2015 con el título de Nocturnes, con la fabulosa ilustración de Emmett Mulligan y el diseño de Olga Milejska para Red Squirrel Design.

Nocturnes sorprende al que se adentra en sus surcos porque es un disco ecléctico que tema a tema varía hasta dejarnos extraviados, pero lejos de que sea esto un problema o una falta de sentido en el concepto de Mother Mooch, abre las posibilidades sonoras para una banda que inicia y reta a los escuchas a los juegos de sus mareas sin que por un momento se pierda la atención en el material. Es de esta manera que en un mismo lugar podemos ver confluir las dos escenas de la costa oeste norteamericana que revolucionaron el rock en los años noventas: el grunge de Seattle y el stoner de Palm Desert.


Los tres temas de Preludes fueron incluidos en Nocturnes, así que decidimos escoger una de ellas como punto de encuentro en ambos discos. Los dos minutos y medio de "L.H.O.O.Q." son una acelerada muestra de lo que son capaces de hacer Mother Mooch: una melodía arenosa sobre un guitarra ahogada en un eléctrico wah, una línea de bajo que repta sobre la base del tema, una batería que corta los tiempos de manera adictiva con sus platillos hi-hat y una voz que nos enamora con su estribillo adictivo mientras que su color mezcla los tonos de Harriet Bevan de la banda inglesa Black Moth y la icónica PJ Harvey.


"¿Tienes algún plan para moverte?¿Algún pensamiento sobre cómo te demostrarás a tí mismo tu inocencia? Sólo yo sé lo que estás perdiendo al creer que la vida te elige, pues éso sería lo mejor que pudieras tener. Será mejor que lo dejes de pensar como si tuvieras a la Mona Lisa en tu cabeza. Llámame a pesar de  esa ilusión, de tu abuso nocturno sobre ti mismo mientras tienes el pasado en tus manos. Ella no es una reina ocultando un engaño, pues ella ni siquiera te encuentra divertido...en su interior sólo piensa: ¿tendrá a alguna chica?"

"L.H.O.O.Q." sirvió de promoción para el EP Preludes a través de la publicación de su video, un trabajo visual que fue hecho por Kieran Quigley Productions donde podemos observar a Mother Mooch sobre el escenario del pequeño pub The Thomas House. La banda desciende sobre unas escaleras que nos llevan al lugar mientras una guitarra SG con calcomanías de Black Sabbath  y Led Zeppelin conectada a un amplificador Orange se hace escuchar con la fuerza de unos brazos tatuados. El bello rostro de Chlöe Ni Dhúada se acerca al micrófono para hacernos levantar la mano cornuta, tomarnos una buena cerveza y caer rendidos a los pies de la acelerada melodía. Chamarras de cuero y playeras negras, barbas crecidas y largas cabelleras, obscuridad y reflectores sobre la banda tocando frente a su público.


Irlanda nos ha regalado una nueva esmeralda que deberemos seguir de manera muy cercana, una banda que tiene la posibilidad en sus manos de crecer y ser reconocida más allá de la isla. Con un nuevo cambio en su alineación, Mother Mooch busca finalmente establecerse con León O'Griofa en el bajo para crear nueva música que en un futuro conforme su siguiente disco. Este quinteto ya no es un secreto guardado, así que ahora ellos tienen la posibilidad de seguir creando nuevas cosas con ese estilo propio que ha sorprendido a más de uno y que hace despertar el deseo por algo más...


No hay comentarios:

Publicar un comentario