Páginas vistas en total

viernes, 13 de enero de 2017

Fuzz Evil : rock desértico que quema al Sol


El árido desierto de Arizona se muestra ante nosotros con toda su majestuosidad, imponente territorio lleno de magia y misterio. Entre los secos matorrales podemos distinguir a una extraña criatura que infecta el deseo hasta mostrar sus malvadas intenciones. Las ásperas arenas se filtran por las bocinas hasta llegar a nuestros tímidos tímpanos develando así al demonio que intenta atraparnos con el poder de la distorsión que sacude a la propia tierra... aquí está para todos ustedes, Fuzz Evil.

En 2014 se formó un escandaloso trío en Sierra Vista, pequeño lugar cercano a la frontera que divide a México y Estados Unidos. Nuestro radar detectó al grupo gracias a la publicación de su homónimo disco debut lanzado en septiembre de 2016 por medio de la pequeña disquera Battleground Records. Al indagar un poco sobre ellos descubrimos un sencillo presentado en octubre de 2014 en compañia del dúo Chiefs y un single que salió a la luz en julio de 2015, así que ésto era un indicio de una banda con la ansiedad de compartir su proyecto.


Fuzz Evil nació de la inquietud de los hermanos Rudell de crear una banda basada en el poderoso efecto fuzz, aquella saturación sonora que hace vibrar lo emitido por los amplificadores hasta lograr una distorsión rasposa y áspera como si cada acorde se desgarrara en nuestros oídos. Wayne en la guitarra y Joseph en el bajo se unieron con el baterista Marlin Tuttle para construir un power trío que lograra explotar las bocinas por medio de su gusto por el stoner y el desert rock.

El disco debut de estos chicos de Arizona nos muestra una colección de seis crudos temas que van desde el más sincero tributo a bandas como Queens of the Stone Age, Truckfighters y Fuzz hasta los viajes lisérgicos bajo la escuela de Black Mountain donde los jammings nos dejan abandonados en el desierto a la mitad de una estrellada noche, sin contar la participación especial de Arthur Shay de la legenda desértica Unida. Si somos seguidores del género, con seguridad quedaremos prendidos de los cuarenta minutos que nos ofrece Fuzz Evil, pero si acaso somos de aquellos enamorados exigentes y ocasionales de las melodías pegajosas y los quebradizos ritmos, la banda nos ofrece varias canciones bajo dicha estética.


Precisamente es en este tenor que escogemos a "Killing the sun" como muestra de este álbum, venenoso tema que muerde como un monstruo de Gila para intoxicarnos y matarnos con su arenoso sonido. Un riff hipnótico nos golpea sin previo aviso para dejarnos desnudos ante la distorsión de los instrumentos bajo el calor asfixiante del desierto, galope eléctrico que no frena hasta levantar el vuelo y chocar contra el cosmos. Tal y como si fuéramos serpientes reptantes, la vibración instrumental recorre nuestro cuerpo para hacernos descubrir la potencia sonora que Fuzz Evil guarda en su interior, ruido intencionado que rompe con el silencio y satura al aburrido espectro que la música comercial ofrece, golpe directo al vacío a punta de guitarrazos pedregosos e hirientes.

La banda decidió lanzar a un mes de la publicación de este álbum un lyric-video de "Killing the sun" a través de su canal de YouTube, trabajo visual que fue editado por el propio bajista Joseph Rudell de la animación From destination Earth realizada por Sutherland Productions en 1956. Mientras podemos seguir las letras de la canción, tenemos la oportunidad de disfrutar de unos pequeños marcianos paseando por el sistema solar hasta llegar a nuestro planeta.

"Soportando el calor, estamos esquivando al Sol. Estamos quemando la escena y huyendo de ella. Cortamos la arena del desierto con los dientes y nuestro puño va mano a mano. Los ojos rojos desde lo borroso, estamos tomando nuestro tiempo para regresar a la sal de nuestro principio. No tenemos tiempo para llorar nuestra muerte, somos buitres volando sobre tu cabeza. Esto no significa comenzar una guerra, hemos visto nuestro día en el Sol y estamos listos. Estamos matando al Sol, lo pondremos en llamas hasta su caída..."


Sin embargo, las cosas han cambiado para Fuzz Evil. A pesar de estar girando por toda la costa oeste norteamericana a bordo de una camioneta alternando con bandas como Mountain Tamer, Slow Season, Mondo Drag, Lo-Pan, The Atomic Bitchwax, Ape Machine, Fu Manchu y Electric Citizen, los hermanos Rudell han cambiado de baterista, siendo en estos momentos Orgo Matínez quien se hace a cargo de los tambores del grupo. Sin lugar a dudas, la endemoniada distorsión tendrá que reconstruirse, pero su primer disco nos da muestras de los caminos que puede tomar una banda joven como ésta, misma que jamás abandonará la bandera del rock desértico y que, quizá, sólo se alimente de otros géneros y propuestas sonoras para complementar el espectacular combo que han logrado construir hasta el día de hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario