Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2016

Winter Moon : demonios, invierno y alcohol


La hermosa luna de invierno se ha posado sobre el manto obscuro. La helada noche ha sido iluminada para regresar a la memoria un canto sobre el ser y los demonios que se guardan en su interior. Quizá algunos sorbos de lo que contiene aquella botella de licor sirva para completar lo que el gélido ambiente ha logrado hasta este momento, para reflexionar lo que han sido los últimos días, pera observar cómo se escapa el alma entre las manos. A lo lejos se escuchan los lobos aullar, aviso de que el inevitable cambio de estación ha sucedido. El frío se cuela por la ventana y sólo queda levantar la copa para brindar por todo lo que se oculta dentro de sí mismo...

La nostalgia nos ha golpeado al rostro en estos días y nuevamente volteamos hacia atrás para rescatar del olvido a una banda que navega sobre las dulces aguas del blues, el rock pop y la psicodelia en su versión más ligera. Desde Melbourne, Australia recordamos a Winter Moon, agrupación enamorada de Janis Joplin cuando formaba parte de The Big Brother & the Holding Company, Jimi Hendrix, Led Zeppelin y más recientemente The White Stripes y The Black Keys. Sin embargo, cuando escuchamos su propuesta todo nos lleva a compararlos con lo que han hecho los Blues Pills, los españoles The Mothercrow, los noruegos Pristine, los alemanes Wucan o sus propios compatriotas Devil Electric.


Todo comenzó como un proyecto acústico conformado por la cantante Milly Moon y el rucio guitarrista Jake Winter, quienes al juntar sus apellidos dieron nombre al grupo. Las necesidades que fueron creando sus composiciones llevaron a la pareja a sumar integrantes hasta conformar una banda eléctrica con mucha energía, un quinteto que buscaba expandir los límites de su propio concepto.

Para lograr un sonido que fusionara los efectos lisérgicos del Jefferson Airplane en su época con Grace Slick, los momentos pop del Fleetwood Mac de la época del Rumours y la intensidad del hard blues vintage de la última década, Milly y Jake reclutaron a la corista y flautista Chloe Schenell, el bajista Muzz Whitson y el baterista Andrej Morgan con quienes entraron a los Pughouse Studios para grabar un single que incluiría dos temas: "Me and the devil" y "Black heart". Dicho material sería grabado y mezclado por Michael Badger, vocalista de la banda psicodélica The Demon Parade quien ha trabajado también en el estudio con King Gizzard and The Lizard Wizard.


Dicho sencillo fue publicado de manera independiente en agosto de 2013, material que serviría a Winter Moon de plataforma para darse a conocer. Sus dos temas formarían parte de manera posterior en el primer EP de la banda titulado Lucid dreaming, disco editado en septiembre de 2014. Para ese momento, el grupo ya había sufrido algunos cambios en su alineación: la salida de Muzz, Chloe y Andrej para ser sustituidos por Phoebe Neilson, Zoe Fox y Gareth Scott de manera respectiva, además de la inclusión del tecladista Graeme Bell.

Para esta remembranza recuperamos "Me and the devil", tema hipnótico gracias a su penetrante figura de bajo que repta por el suelo como si la serpiente de la tentación quisiera mordernos por los tobillos. Una voz femenina nos relata sobre los pecados que ha cometido mientras un coro juega con el eco como si se tratara de la conciencia resonando en el interior del ser, recriminaciones que no encuentran ni redención ni perdón. La guitarra rompe el ritmo con su cuchilla eléctrica, pero una vez que toma el control, satura el espectro sonoro con todo con el poder del fuzz. La melodía llega a su clímax al abofetearnos un solo de guitarra ahogado en wah y un bajo que no cesa de bajar las notas por el mástil. El sabor del viejo blues se detecta en el sentimiento de la lírica y la ansiedad que transpira en su interpretación, aunque el poder de la moderna electricidad logra explotar las neuronas entre distorsión y volumen.

A la mitad del camino entre el lanzamiento como sencillo de "Me and the devil" y la publicación del primer EP de la banda, Winter Moon presentó el video para dicho tema. A través del canal de YouTube del guitarrista Jake Winter, a partir de febrero de 2014 pudimos observar el primer trabajo visual del grupo el cual nos muestra aquella extraña relación entre el ser humano y su dependencia por el alcohol. Teniendo como personaje principal a la propia Milly Moon, podemos ver a una mujer que tan sólo despierta de la borrachera anterior para comenzar una nueva. Música, baile y personas alrededor del regalo más precioso que nos ofreció Baco. La ansiedad corre por las venas hasta que el deseo cae en las redes de la tentación etílica. El amanecer ha llegado nuevamente y la botella otra vez ha vencido a la sobriedad, el vicio ha tomado el control de la situación y la soledad se convierte en la única compañía...


Los cambios han seguido modificando la estructura de Winter Moon: ahora los coros están a cargo de Tessa Smith, el bajo por Lora Thompson y la batería por Lyle Jenkin. La banda presentó en octubre de 2016 Hearts and hands, su segundo EP de su discografía y el primero con la nueva alineación. Mientras terminamos de digerir los nuevos senderos que han decidido recorrer los australianos, la añoranza nos lleva de regreso a aquel momento en que la fuerza del blues electrificado inspiró a una pareja de Melbourne que buscaba un sonido propio a través de las viejas raíces del rock pop. ¡Que choquen las copas! Brindemos por nuestros demonios internos y permitamos que todo lo que se esconde por fin salga al frío de la realidad...


No hay comentarios:

Publicar un comentario