Páginas vistas en total

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Spacegoat : el largo camino a la superstición


Una espesa niebla plateada se postra se eleva hasta ocultar todo a la vista. La subida hacia aquella cima se hace más pesada, aunque a lo lejos se alcanzar a ver las estrellas. Algunos han trazado el camino, pero quizá ese no sea el correcto, quizá no sea el que deseas recorrer. Los pasos se hacen más lentos en este pantano de ignorancia, descalzos en una tierra que no quiere descansar. No existe otra opción, es necesario continuar hasta hasta llegar a cumplir aquel deseo, ese anhelo, este sueño que ha marcado el destino...

Hubo alguna vez una banda de Monterey que hizo mucho ruido gracias a un demo EP, un grupo que tocaba un áspero rock obscuro con el hipnótico canto de un sirena, un cuarteto que tocó en diversos festivales para despertar el deseo por conseguir algo de ellos en las manos. Los años han pasado hasta casi diluirse su recuerdo, pero su esfuerzo está por rendir frutos y ahora es el momento para desenterrarlos de la memoria y escucharlos una vez más. Nuevamente entre nosotros, Spacegoat.


En el lejano 2009, los hermanos Ríos comenzaron a improvisar algunas cosas: algunos riffs de guitarra por parte de Miguel, algunas melodías y voces por parte de Gina. Pero no fue hasta que construyeron algunos temas completos, la pareja decidió conformar una banda para darles cuerpo y alma. Primero llegó Rey Fraga en la batería y, tras algunos cambios, llegó Rigo Vigil en el bajo.

Con una idea clara a través de aquel hard rock setentero de bandas como Black Sabbath, Led Zeppelin, Cream o Flower Travelin' Band, el grupo fue definiendo un sonido propio donde también se pudiera saborear un poco de stoner, psicodelia y hasta aquel inicial doom. Por ello, no sería extraño que cuando buscaban el nombre para su proyecto, la banda encontró en "scapegoat" (chivo expiatorio) un concepto esotérico cercano a sus líricas, pero al jugar con la palabra y aquella dosis de acidez en su música, todo terminó en Spacegoat.


Con nombre, concepto musical y temas bajo el brazo, Spacegoat se metió entre enero y abril de 2011 a los Sfin-G Studios de su natal Monterrey para grabar un EP que sirviera de demo, una forma de promoción para conseguir eventos y ¿por qué no?, un contrato para grabar su álbum debut. Este material fue grabado por el propio Miguel Ríos y cuenta con el trabajo de Jorge Jaime como ingeniero de sonido y mezcla. Sin embargo, el resultado final fue presentado hasta diciembre de 2012, una colección de cinco temas con producción independiente, sonido concreto y líricas llenas de magia y obscuridad.

El año de 2013 sirvió para presentaciones sin fin a lado de gente como Caníbales, 3 Wheeler Band, The Risin´Sun y The Wizard. La promoción del material se hizo hasta que, a base de picar piedra, Spacegoat comenzó ha ser identificado. Siendo en su momento una de las pocas bandas de tener un sonido retro de occult rock con una mujer al frente en México, las miradas voltearon y los oídos prestaron atención a su propuesta sonora. Gracias a ello comenzaron a caer en 2014 las primeras oportunidades para tocar en importantes festivales del género como: Rock Fest de Irapuato, la primera edición del Avandadoom, la visita del colectivo Lxs Grises a Monterrey, el extraño Jergas Fest que se realiza en un foro abierto del pueblo fantasma de Real de Catorce y el tristemente célebre Hell & Heaven (aquel que fue cancelado por supuestas faltas de seguridad y que terminó pospuesto meses después a la fecha original).


Sin embargo, para lograr entender lo que estaba logrando en ese momento Spacegoat es necesario regresar a aquel material grabado por la propia banda, escucharlo detenidamente y desmenuzarlo para saborear cada uno de los elementos que lo conforman y para conocer los motivos por los cuales ha despertado el deseo del público mexicano y extranjero por escuchar lo que sería su primer disco. Entramos a la página de Bandcamp del grupo, pulsamos el botón de play e inmediatamente escuchamos un distorsionado riff de guitarra y ritmo aletargado muy a la Iommi. El resto de los instrumentos se suman a la ceremonia de "Silver swamo", pero en una distracción, la melodía cambia su estructura y todo se acelera, una loca carrera inicia y caemos sin control en un profundo abismo.

Desde la neblina del tema, la voz de una hechicera (quizá una bruja) nos hace imaginarnos un ambiente hostil que intenta detener los pasos de quien desea escapar de la ignorancia, el dolor y la obscuridad. Su canto nos muestra los horrores que tan sólo observan las estrellas. Se nubla la vista y el cuerpo se niega ha seguir andando, pero una guitarra eléctrica nos toma de mano y nos hace escapar de esta pesadilla.

"Silver swamp" de Spacegoat, desde su página de Bandcamp:
https://spacegoatmx.bandcamp.com/


Esta danza de melancolía y esfuerzo nos muestra de lo que es Spacegoat: un culto al riff pesado y himno al mundo surrealista. La música nos arranca los pies del suelo y en su viaje nos muestra un universo en conflicto que puede ser conquistado con esfuerzo y convicción. Las letras buscan hablar de difícil mundo cotidiano por medio imágenes psicotrópicas dotan de duda y misterio hasta perder al incauto escucha en un laberinto encantado.


Tras una larga espera, una sorpresa fue develada en julio de 2015 a través del perfil de Facebook del grupo: la portada del álbum debut  de Spacegoat estaba terminada. Lejos de que la banda hubiera desaparecido en su intento por dejar huella en su lucha contra el tiempo, ésta se aferraba a su deseo por dejar plasmada su obra. El trabajo fue realizado por el artista Vance Kelly quien ha plasmado sus ilustraciones en los disco de gente como The Graviators, Down, Black Capricorn y The Sword, además de carteles para conciertos de Graveyard, Pentagram, Kadavar, Wolfmother, Mothership, Unida, A Perfect Circle, Slayer y High on Fire.


Bajo el título de Superstition nuestras ilusiones quedaban depositadas. Sin embargo, lejos de que el disco saliera pronto, todo fue incertidumbre y silencio hasta que a principios de 2016 Spacegoat solicitaba un favor a sus fans: una donación, un apoyo, una "cooperacha" por medio de indiegoo para obtener ingresos con lo cuales grabar el disco. El objetivo fue alcanzado y en abril de 2016 la banda ya estaba en los estudios de grabación, por lo que ahora sí era inminente tener el ansiado material entre los tímpanos. Aun así, la espera continua y sólo queda aferrarse a la paciencia, que al igual como el propio grupo lo hecho, quienes deseamos escuchar a Spacegoat con su mejor material (el cual ha madurado con el paso del tiempo) tendremos la fuerza para esperar algunos segundos más...


No hay comentarios:

Publicar un comentario