Páginas vistas en total

miércoles, 8 de junio de 2016

Wucan : la magia de un verdadero rock vintage


Desde hace varios años, Alemania nos ha regalado verdaderas joyas vintage que se han convertido en un deleite para los nostálgicos enamorados por los sonidos retros originarios de los años sesentas y setentas. Wedge, Kadavar, Mountain Witch, Heat o Wolvespirit son algunas de las bandas germanas que nos han hecho regresar la mirada al pasado para recordar aquel momento en que los grupos fusionaban el blues, el folk, y el jazz con el rock a punta de guitarrazos y buenos ganchos melódicos. En esta ocasión, la búsqueda por grupos de sabores retros nos llevó al feliz encuentro de una banda que suma en su sonido todo el collage sonoro de aquella época de fusión y ebullición: Wucan.

Desde Dresde, Sajonia surge esta agrupación que suma en sus sonidos el folk psicodélico, el naciente rock progresivo sesentero, el krautrock setentero y el hard rock que sirvió de semilla para el heavy metal. Jethro Tull, Uriah Heep, Black Sabbath y Deep Purple... con todas estas influencias, lo menos que se podría esperar es un magnífico disco lleno de momentos mágicos, poderosos e impresionantes; sin embargo, ¿Wucan cumple con estas expectativas tan altas?


En el año de 2013, los germanos nos regalaron dos atisbos de lo que se traían entre manos, dos singles grabados de manera austera y esfuerzo propio que lograron llamar la atención y les abrió las puertas en su país. Dicho par de canciones fueron grabadas nuevamente para formar parte del EP titulado Vikarma, el cual fue publicado en noviembre de 2014. En esta placa podemos escuchar un progreso musical y conceptual de la banda, una guía que orientó a los sajones en su camino por encontrar una definición propia más allá del simple tilde de "banda vintage".

Finalmente, para septiembre de 2015 Wucan nos presentó su primer álbum completo bajo el nombre de Sow the wind, el cual cuenta con la grabación y mezcla de Richard Behrens (bajista de la genial banda retro Heat), además del soporte en la promoción y distribución de MIG Records (Made in Germany Music). Seis cósmicos temas empaquetados bajo la inspiración del arte abstracto de Rufus Segar y contenidos en 40 minutos de guitarras directas y cortantes, ritmos hipnóticos y adictivos, instantes nacidos del jamming y la introspección, flautas mágicas y una hermosa mujer tomando el control de todo el viaje.


La imagen más clara de Wucan está en su vocalista Francis Tobolsky, quien no basta con llenarnos los oídos con su potencia vocal (misma que nos recuerda en algunos momentos a Elin Larsson de Blues Pills) y de llenarnos las pupilas con su belleza... ella toca la guitarra (como lo hace Rosalie Cunningham de los británicos Purson), nos toma de la mano para llevarnos hacia ácidos viajes por medio de un theremín (así como lo hace Mathiew Devillers de los fabulosos Cheap Wine desde Francia), y por si fuera poco, su aliento toma posesión de la flauta transversal para llevarnos a universos paralelos lejos de nuestra realidad banal (en franco recuerdo a la espectacular Alia O'Brien y a todo lo que hace al frente de los canadienses Blood Ceremony).

Acompañando a Francis encontramos en la guitarra eléctrica a Tim George, un joven de larga cabellera lacia que resbala sus dedos sobre las seis cuerdas para crear tormentas de figuras y rasgueos cortantes. A su costado podemos ver al barbado Patrik Droege entonando su Fender Precision con insistente ritmo y profundidad sonora. Sin embargo, las dificultades de la banda han estado en mantener a un baterista de manera permanente. Para la grabación y parte de la promoción del Sow the wind, Wucan contó con la participación temporal del rizado Leo Vaessen, quien se distingue por sus frenéticas figuras y golpes tribales que redondearon el sonido del grupo.


Para demostrar todo lo que podemos encontrar en este maravilloso tesoro, tomaremos como muestra el track 5 de este cofre llamado Sow the wind. " King Korea" encapsula en sus siete minutos los divergentes caminos del álbum, permitiéndonos dar una idea clara de sus alcances. Según por boca de la propia Francis Tobolsky, esta pieza está inspirada en la poco conocida "No, no, no" de Deep Purple, canción incluida en el Fireball de 1971; aunque sus tambores tribales recuerdan más a "Chasing shadows" del Deep Purple de 1969 con la voz de Nick Evans y la lúgubre batería de Ian Paice.

"King Korea" presenta una larga introducción de sabores asiáticos, místicos y misteriosos muy al estilo de Jex Thoth que poco a poco va abriendo paso a los diferentes instrumentos, los cuales nuevamente guardan silencio para que Francis Tobolsky murmulle algunas frases sobre un mágico palacio en el cielo. Sin ningún aviso, la voz de la rubia cantante lanza un gemido y el ritmo cambia hacia una salvaje melodía de guitarra entrecortada y bajo de insistente figura. Tim George encuentra el suficiente espacio para mostrarnos su gran imaginación con la guitarra aprovechando el término de cada frase. Los tambores tribales se escuchan nuevamente y Francis nos regala un solo de flauta que inevitablemente nos hace recordar al legendario Ian Anderson de Jethro Tull y a la musa Alia O'Brien de Blood Ceremony. Ya hacia el final, los acordes construyen una atmósfera densa muy al estilo de Black Sabbath y el primer doom, donde los teclados hechos por el músico invitado Konni nos teletransportan a los principios de la década de los años setentas. Tras su eco, un ligero rasgueo de guitarra en franco recuerdo de rock progresivo de origenes folk nos sirve de fondo musical para que Francis cierre la historia del rey de oriente y su relación con la naturaleza.

"King Korea" de Wucan, desde la plataforma de Spotify:
https://open.spotify.com/track/5juhtWYud48uMswMtKBOwM


Bien podríamos decir que esta oda de siete minutos podríamos dividirla en tres movimientos: a) la lenta introducción de notas orientales e introspectivas, b) el rock vintage de tambores tribales, guitarras desenfrenadas y una flauta mágica, y c) un breve pasaje folk de guitarra aletargada. Sin embargo, para esta época del internet, posmodernidad e inmediatez, para utilizar "King Korea" como sencillo,  se decidió editarla para convertirla en video promocional, convirtiendo esta versión en un single de tan solo cuatro minutos donde se utiliza un pequeño fragmento del primer movimiento y todo el segundo.

El video fue presentado también en septiembre de 2015 a través del canal de YouTube de MIG Music, mismo que fue realizado por Paul Schlesier y Pallid Eyes Film. En palabras de Francis Tobolsky, en sus imágenes podemos ver un tributo a aquellos viejos programas setenteros de televisión donde las bandas tocaban en vivo. Esta idea surgió después de ver la interpretación de "The Wizard" con Uriah Heep en Beat Club, por lo que se buscó reproducir a manera de homenaje lo que se hacía también en el reconocido Rockpalast, sin ajuste y sin imágenes arregladas con Photoshop.


Como era de esperarse, el baterista Leo Vaessen abandono a Wucan en enero de 2016 para dedicarse al cien por ciento a su proyecto principal, The White Dukes, un power trio de Berlín que ha alternado con gente como Spiders, Siena Root y Travelin Jack y que está por publicar su álbum debut bajo el título tentativo de Say it out loud.  Ahora la responsabilidad de las baquetas recae en un chico de nombre Phil, quien tratará de llenar el vacío dejado por Leo.

Wucan se encuentra en reconstrucción apenas iniciado el vuelo, pero lejos de frenar el ascenso de los sajones, la banda busca nuevos espacios para seguir presentado esta genialidad llamada Sow the wind; un disco que requiere darle varias vueltas para desmenuzarlo y descubrir lo que tiene en sus seis escasos pero vastos temas. Desde ahora, nuestro radar estará sobre esta gran promesa alemana.


1 comentario: