Páginas vistas en total

lunes, 2 de mayo de 2016

The Sheepdogs : la vieja escuela del country rock


Hace unos meses escribíamos sobre Saskatoon, un lugar en Canadá que ha puesto en algunas ocasiones su granito de arena en la playa de la música. Al buscar información sobre Reignwolf (reseña - review), encontramos algunas cosas sobre ese helado sitio, pero para el día de hoy, dos de aquellos datos podemos unirlos a través de un fabuloso grupo: The Sheepdogs.

En ese momento habíamos mencionado que la cantante folk Joni Mitchell había dado sus primeros pasos en el mundo de la música en Saskatoon, pequeño lugar que sirve de capital de la provincia canadiense de Saskatchewan y que es conocido por su importante universidad. Tres jóvenes coincidieron en sus pasillos, un trío de chicos que les unía su pasión por el rock campirano, el folk y la buena música que mezclaba las raíces tradicionales y el uso de las guitarras eléctricas. Bajo el nombre de The Breaks, estos muchachos empezaron a componer algunas canciones, las cuales terminaron siendo grabadas en un EP financiado por ellos mismos en 2006.


Ryan Gullen en el bajo, Sam Corbett en la batería y el australiano Ewan Currie en la guitarra eléctrica y vocales fueron los miembros de ese intento musical. Fue durante el verano de ese mismo 2006 cuando se encontraron durante una reunión con Leot Hanson, quien tocaba en su guitarra acústica canciones de Black Keys y Kings of Leon. Convencidos de su talento, lo invitaron a unirse a su proyecto, naciendo de esta manera The Sheepdogs.

Cuenta la leyenda que el nombre del grupo nace de una anécdota que vivió Ewan durante su infancia. Cuando era niño, la mamá de Ewan lo dejó algunos minutos jugando frente de la casa; pero cuando salió por él, tuvo la sorpresa de no encontrarlo ahí. Desesperadamente trató de localizarlo hasta que lo halló en un parque cercano jugando tranquilamente con un amigable y enorme perro ovejero. Además del amor que siente por esta raza, Ewan Currie ha declarado en distintas entrevistas que con estos perros siente un sentimiento especial de protección.


Con recursos propios, The Sheepdogs publicó sus primeros tres discos: Trying to grow de abril de 2007, The Sheepdogs' big stand de abril de 2008 y Learn & burn de agosto de 2010. Gracias a este último título, la banda comenzó a llamar la atención del público canadiense, logrando tocar por todo el país y colocando varias de sus pistas en las diferentes estaciones de radio. Sin embargo, sería en especial una de las canciones del disco la que lograría despuntar del resto hasta convertirse en un verdadero éxito local: "I don't know".


Viendo el logro que estaban teniendo con este sencillo, la banda decidió lanzar un video promocional del mismo en septiembre de 2010, el cual fue dirigido por Frank Guidoccio. En sus imágenes podemos ver a la banda tocando junto con algunos cortes de una vieja película donde se observan a unos chicos en una aventura motorizada que viven luego de robar un automóvil y ser perseguidos en la carretera por un policía.


"I don't know" es una rola de melodía directa que combina una guitarra acústica y una eléctrica de suave sonido. Sin embargo, este riff nace directamente de "Fucking with my head (Mountain Dew Rock)" de Beck, canción que forma parte del clásico Mellow gold de 1994. Currie y Hanson se combinan a la perfección para crear un hermoso sonido campirano que inmediatamente enamora, hace mover el pie a su ritmo y termina haciéndonos cantar a coro. Las escalas pentatónicas que forman parte del solo son de aquellas que nos permiten seguirlas mentalmente y la lírica es tan pegajosa que fácilmente logra que cualquiera la cante.

Aunque en sus orígenes The Sheepdogs tenían una fuerte influencia por bandas como The Black Keys de sus primeros discos o Kings of Leon del Aha shake heartbreak, la banda fue girando hacia un sonido más fundamental, más vaquero y hasta pantanoso. Fácilmente podemos escuchar trazos de gente como Crosby Still & Nash, Creedence Clearwater Revival, The Byrds, The Allman Brothers Band y hasta Led Zeppelin. Un tufo a folk y country se puede respirar en "I don't know", mismo que nos puede recordar los finales de los años sesentas y la búsqueda por recuperar lo tradicional, lo natural y lo propio.


Las cosas cambiaron para The Sheepdogs cuando decidieron participar en el concurso "Choose the cover", evento organizado por la afamada revista Rolling Stone. De entre quince bandas seleccionadas, los canadienses resultaron ser los ganadores y tuvieron la oportunidad de aparecer en la portada de agosto de 2011. A la par de  la competición, ejecutivos de Atlantic Records se acercaron al grupo para firmarlos, así que en coincidencia con la portada de la revista, publicaron un EP titulado Five easy pieces.

Para este disco, presentaron cuatro canciones nuevas y regrabaron "I don't know", con la intención de que sirviera de promoción para la banda en los Estados Unidos. Para que The Sheepdoggs entrara con el pie derecho en el mercado norteamericano, se escogió la nueva versión de su éxito para lanzarlo como sencillo, publicando además un nuevo video, el cual fue dirigido por Davin Black y nos presenta a la banda tocando al aire libre mientras se mezclan algunos clips sueltos del Festival de Woodstock de 1969. Flores, naturaleza, hippies y rock mientras la música nos sirve de telón de fondo para el recuerdo y la añoranza de aquellos días de esperanza, amor y paz.


La versión de "I don't know" incluída en el Five easy pieces nos permite escuchar a cada instrumento con mayor presencia, pero la mayor diferencia que tiene con la versión original del Learn & burn se encuentra en la voz de Ewan Currie y un nuevo solo de guitarra de Leot Hanson. Fuerza, claridad e intensidad para una lírica que ruega por ayuda, un canto que busca unir las voces es un solo clamor, una melodía que desea cambiar al mundo.


Gracias al éxito de la canción, The Sheepdogs fueron nominados en varias categorías de los Juno Awards de 2012, evento donde la Academia Canadiense de las Artes y las Ciencias reconoce a lo mejor de los trabajos artísticos dentro de todos los géneros musicales en Canadá. Ahí la banda ganó el premio al mejor single del año, así como el mejor álbum de rock y el mejor nuevo grupo.

Estos reconocimientos llevaron a la banda a presentarse por toda Norteamérica y parte de los Estados Unidos, teniendo además la oportunidad de abrirle a John Fogerty (ex-cantante de Creedence Clearwater Revival) en sus presentaciones en Australia. Por si ésto fuera poco, Patrick Carney (baterista de The Black Keys) decidió grabar y producir el siguiente disco del grupo, cumpliendo así uno de los sueños de los integrantes de The Sheepdogs de convivir con uno de sus ídolos y por trabajar musicalmente con él.

The Sheepdogs con Patrick Carney

The Sheepdogs han mantenido su ruta en ascenso gracias a su trabajo y a su calidad musical, sin embargo, todo tiene un costo y una consecuencia. En julio de 2014, un cansado Leot Hanson abandonó al grupo para dedicarse a un negocio personal en su natal Saskatoon. Lejos de desintegrar a la banda, Ewan Currie reclutó a su hermano Shamus en los teclados y a Rusty Matyas en la guitarra eléctrica. Hoy se encuentran promocionando su último disco, el cual tiene el irónico nombre de Future nostalgia, placa donde buscan regresar a sus orígenes campiranos que fueron relegados por el rock garage y bluesero del disco anterior en manos de Patrick Carney.

En lo que podemos desmenuzar los 18 temas que conforman su última producción, nosotros regresamos la mirada hacia aquel tema de melodía llegadora, coros obligados y maravillosos solos de guitarra que nos llevan al recuerdo de una época de experimentación, búsqueda y libertad. ¿The Sheepdogs es una banda de un one-hit-wonder? Realmente no lo sabemos, pero de lo que podemos estar seguros es que "I don't know" es sin duda su mejor composición gracias a su sencillez y estribillo lleno de anhelo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario