Páginas vistas en total

lunes, 23 de mayo de 2016

Galactic Superlords : sin un lugar dónde esconderse

En alguna ocasión anterior habíamos escrito sobre los cambios en las corrientes que forman parte de la ola vintage que ha inundado Europa desde hace ya varios años. La nueva línea que ha marcado este rock de recuperación es aquel que funde en sus sonidos el hard rock setentero y el heavy metal ochentero, ambos momentos musicales unidos por las "twins guitars" que hacen vibrar el suelo con sus mágicos riffs y duelos llenos de virtuosismo. El recuerdo de los maestros llega a nosotros: por un lado a Thin Lizzy, Scorpions y UFO, por el otro a Iron Maiden y Judas Priest.

A través de algunos videos difundidos por medio de YouTube, nos llegó la noticia al otro lado del Atlántico de la existencia de una banda ubicada dentro de esta marea llamada Galactic Superlords; grupo de Colonia, Alemania que había cruzado el viejo continente en una vagoneta para participar en uno de los escenarios alternos que formaron parte del Sonic Blast Moledo, evento realizado en Portugal a mediados de agosto de 2015. Para imaginarnos el tipo de festival en el que los germanos formaron parte, entre las bandas del cartel estuvieron The Vintage Caravan, My Sleeping Karma, Greenleaf, The Black Wizards y Pentagram.


Al rascar un poco más en las infinitas arenas de Internet, descubrimos que Galactic Superlords acababa de publicar un EP homónimo en las mismas fechas que realizaron su viaje a Portugal y otro EP titulado Eagle presentado en enero de 2015. Con los ocho temas presentados (uno de ellos es repetido en los dos discos), pudimos formarnos una idea clara de lo que es esta banda: un acelerado combo heavy que retorna a las raíces del hard rock lleno de guitarras eléctricas y poderosos ritmos de bajos llenos de potencia y tambores hirientes. Por si fuera poco, las vocales estaban repartidas entre uno de los guitarristas y una chica, elemento que definitivamente nos hizo abrir más los oídos a esta propuesta.

Tras una larga amistad, estos cinco chicos decidieron en el verano de 2014 hacer una banda donde tocaran aquella música que era su pasión: Carsten Krohn en la batería, Danis Sennekamp en la guitarra y voz, Christian Lantin en el bajo, Alex Miller en la guitarra y Katharina Heldt en la voz. Este es un grupo que en tan poco tiempo ha pasado del cuarto de ensayos a tocar como abridores de gente como Vidunder, Valley of the Sun, Phiasco, Hypnos o The Golden Grass.


De sus dos pequeñas producciones, rescatamos su primer sencillo promocional llamado "Nowhere to hide", una clara muestra de su sonido basado en guitarras gemelas, ritmo sin freno, salvaje y energético que inevitablemente logra hacernos mover la patita. Golpes seguros de tarola y platillo, guitarras afiladas como cuchillos que marcan los tiempos, un bajo insistente que no para de dar la nota y una poderosa voz femenina que canta sobre los horrores de la guerra.

"Estamos huyendo a las montañas, pero no hay razón para caer y no hay miedo a morir. El fin está cerca, así que será mejor proteger nuestro reino. No tendrá caso guardar el dinero si la obscuridad llega y se adueña de todo... Recordemos los nombres de los hermanos caídos, aquellos que tiñeron de rojo los ríos con su vida. Será mejor luchar y abrir los candados que cierran las tumbas. Tu ejército de la muerte no tendrá un lugar dónde esconderse".


En julio de 2015, Galactic Superlords publicó en su canal de YouTube el video que acompañaba el lanzamiento de su segundo EP. "Nowhere to hide" nos muestra a la banda tocando bajo una estética de imagen televisiva de los años ochentas, mismas que se mezclan con algunos extractos relampagueantes y llenos de color de las películas de finales de los años cuarenta y principio de los cincuentas The Rocket Man, donde se observa al personaje de Jeff King / Commando Cody volando gracias a sus cohetes propulsores sobre ciudades bombardeadas y tratando de salvar al mundo con su pistola de rayos gamma.


Sin embargo, Galactic Superlords no se queda únicamente con el recuerdo del ya viejo New Wave of British Heavy Metal (NWOBHM), ya que su segundo EP nos regala instantes stoner ("Coyote" y "Wrath of the golden knight") y momentos épicos de hard rock rozando el primer doom al estilo de Black Sabbath ("Eagle"). Con estas líneas musicales planteadas, podemos asegurar que la banda puede ampliar su abanico de posibilidades para afirmarse dentro del público enamorado de estos ritmos y construir así un espléndido disco completo que les asegure reflectores, festivales y fanáticos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario