Páginas vistas en total

miércoles, 25 de mayo de 2016

Demon Eye : un llamado desde la obscuridad


La luz comienza a desaparecer. El manto de la noche se posa sobre la faz de la tierra para llenarla de obscuridad y misterio, paso a paso, momento a momento. Una espesa neblina comienza a cubrir al bosque que habita en las montañas. La mente comienza a crear demonios, miedos y seres sobrenaturales para que estos habiten las sombras que la noche ha traído consigo. La imaginación y el temor comienzan a tomar el control, hasta que finalmente, la desesperación invade sin remedio al cuerpo indefenso y temeroso del hombre, aquel ser que ha sido devorado por la imponente ausencia de la luz...

Imágenes como ésta son las que nos regala Demon Eye en la totalidad de su Tempora infernalia, segundo disco de la banda de North Carolina, Estados Unidos que se ha convertido en un complemento para lo logrado con Leave the light. Si en el álbum debut todo estaba inspirado en cosas fantásticas retomadas de la literatura de H.P. Lovecraft y de las películas de terror serie "B" de los años 70 donde se podían observar el ocultismo y la magia negra, para esta nueva producción los horrores tendría como único origen al propio ser humano.


Retomando el sonido "maligno" de bandas clásicas como Black Sabbath, Pentagram, Pagar Altar y Witchfinder General, Demon Eye nos lleva de paseo por los lúgubres senderos de las montañas norteamericanas para hablar de aquella obscuridad que el hombre ha creado a su alrededor, de sus propios miedos y de cómo el mundo toma venganza tras un largo proceso de muerte y destrucción. Estos son los tiempos infernales que la humanidad vive gracias a sus propias acciones.

Con esta línea melódica bien definida, la banda de Raleigh nos regala 10 canciones publicadas en mayo de 2015 a través de la disquera holandesa Soulseller Records bajo el ojo técnico del productor Alex Maiolo y la masterización de Pete Weiss con la intención de mantener el mismo estilo sonoro obtenido en la placa anterior. Es así como podemos escuchar un doom primigenio como el confeccionado por las bandas de hard rock profundo setentero en mezcla perfecta con el primer Maiden salvaje y directo de Paul Di'Anno y el sonido vintage y obscuro de las importantes bandas como Uncle Acid & the deadbeats o los suecos de Witchcraft y Graveyard


Este sonido no es gratuito, ya que en sus orígenes Demon Eye fue un grupo de covers setenteros que en su momento se llamó Cadillac Summer, pero al plantearse la idea de escribir canciones propias, la banda cambió de integrantes y se bautizó con una de sus rolas favoritas que formaban parte del repertorio: "Demon's eye" de Deep Purple. Es así que desde 2012 la agrupación está conformada por Erik Sugg en las vocales y guitarra. Larry Burlison en la guitarra líder, Bill Eagen en la batería y Paul Walz en el bajo.

Gracias a la calidad de su sonido y el nivel de sus composiciones, las presentaciones para promover sus dos discos los ha llevado a compartir escenario con High on Fire, Corrion of Conformity, Witch Mountain, Valient Thorr, Mos Generator y los propios Pentagram de Bobby Liebling. Sin embargo, todo a quedado reducido a pequeños conciertos realizados en los Estados Unidos, lo que lleva a Demon Eye a buscar el siguiente paso: tocar en festivales y girar por Europa.


Tempora infernalia nació directamente del Leave the light. Los guitarristas Erik Sugg y Larry Burlison presentan a la banda ideas musicales y riffs que una vez trabajados en conjunto se convierten en estructuras definidas. Con dicho material elaborado, el propio Sugg se escapa del mundo algunos días para internarse en una cabaña de las montañas de North Carolina con la intención de escribir las letras de las canciones. Algunos han planteado que por la cercanía entre la publicación de cada álbum, varias de las rolas del Tempora infernalia eran temas descartados del primer disco, sin embargo, el propio Sugg ha declarado en distintas entrevistas que comenzó a trabar con el material de esta placa a los dos meses de haber salido a la luz el Leave the light.

Para acercarnos a estos "tiempos infernales", decidimos escoger una canción que sirve como "puente" entre los dos discos gracias a su sonido y a su lírica: "I'll be creeping". Un feedback de guitarras nos da una lúgubre bienvenida, la cual se vuelve terrorífica por medio de unos golpes secos de tambores y un riff directo, hipnótico e hiriente. Todos los instrumentos se unen a esta "danse macabre" en un ritmo que invita a levantar el puño y hacer la "mano cornuta". Pero si aún la melodía no nos ha calado en el fondo de nuestra alma condenada, el coro explota de manera increíble a pesar de la sencillez de su estructura de ascendente intensidad.


"Yo soy el elegido, éste que ves en su lugar para serlo, el que es de noche, aquél que vive más allá de tu lado. Si tú decides caminar a mi lado, podrás observar las señales que yo puedo ver, entrarás a mi casa y tu vida será de mi propiedad. Seré un reptante, aquél que se arrastra por el suelo, uno mismo con la negra noche que hará que nunca vuelvas a ver la luz. La obscuridad es todo lo que podrás ver, esa obscuridad que nos liberará..."

Cuatro minutos bastan para saber hacia dónde nos quiere llevar Demon Eye. "I'll be creeping" es una himno a la obscuridad, a los poderes de la noche y al hombre resignado a la ausencia de la luz. Soledad, abandono y temor como motor para observarse a sí mismo, para buscar respuestas y para ubicarse en este mundo de tinieblas creadas por la humanidad. Sueltos los demonios y los fantasmas, sólo queda escuchar sus tétricos lamentos y sufrir con ellos las consecuencias de nuestros propios actos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario