Páginas vistas en total

miércoles, 20 de abril de 2016

Soda Can : el deleite por el rock arenoso


¿Cómo se puede escribir sobre una banda que se encuentra a más de siete mil kilómetros de distancia? ¿Qué historias podríamos compartir sobre ella si no existe mucha (casi nada) de información que nos sirva de base para publicar unas cuantas líneas? ¿Cuál sería la veracidad de nuestras palabras si tan sólo nos basáramos en creencias y suposiciones salidas de un perfil de Facebook o una página de Bandcamp? Esto nos pasa el día de hoy con un feliz hallazgo: Soda Can.

En algunos portales de internet y blogs especializados de hard rock comenzó a compartirse un disco que tan sólo con su portada llamaba la atención. Un torso femenino desnudo donde se podía leer el nombre del grupo era suficiente para indagar sobre la propuesta musical. El género registrado en dichos lugares variaba desde el garage hasta el stoner pasando por el grunge, hecho que no hizo más que sembrar la semilla de la duda. Algunos clicks más llevaron a dicha búsqueda a un dulce encuentro con la plataforma de videos YouTube, la cual contenía el único video realizado hasta ese momento por Soda Can. 
Sin embargo, a pesar del gran poder de información que tienen las herramientas tecnológicas de comunicación, si el ser humano no las alimenta y les inserta los datos que requieren, todo quedará reducido a la nada. Hemos nadado en los océanos de la internet en búsqueda de algo que nos hable más de Soda Can, pero hasta el día de hoy, la pesca ha sido infructuosa. Quizá sería más sencillo enviar un correo electrónico para entablar un puente de comunicación, pero nos decidimos por hacer lo que hace algunas décadas hacían los buscadores de tesoros musicales: poner el disco y simplemente disfrutar su contenido...

Aquel video que tuvimos la suerte de encontrar fue el de "Endless road", una prueba de lo que sería el Lost, hunger & thirst publicada en el San Valentín de 2014. Esta placa era el primer disco completo de la banda originaria de Buenos Aires, Argentina que contenía las pistas que formaron de sus EP anteriores: Thirst de septiembre de 2012 y Hunger de mayo de 2013. Los once tracks que formaban parte del álbum debut quedaban así condensados en una sola canción llena de potencia.


 "Endless road" abre con un pretencioso bajo distorsionado mientras un feedback de guitarra aguarda para que con un solo acorde rompa el plano. Todos los instrumentos se abren paso tras el banderazo de salida en una melodía de alto octanaje. El ritmo es contenido a través de notas en "mute" que dan el espacio suficiente para que una voz entone con inglés rudimentario una letra sobre polvorientos y áridos caminos que en su travesía añoran la compañía de alguien que quiebre la soledad. Rasposa canción que nos pone sobre el calor de una autopista a pleno rayo solar. El correr de las ruedas sobre el ardiente asfalto sólo nos recuerda la espera sin fin por tener a un copiloto con quien abandonar el desierto.


A través de las imágenes del video, podemos observar a Soda Can durante el proceso de grabación del Lost, hunger & thirst en una colección de escenas a blanco y negro. Como si se tratara de una vieja trasmisión, podemos observar a la banda entre el estudio y los auditorios como si de una grabación casera se tratara, permitiéndonos de esta manera entrar a la vida de cuatro chicos que buscan disfrutar de su música, que beben, ensayan, se toman fotografías y hacen pruebas de sonido. Amplificadores, cables, instrumentos y consolas rodeando a una banda que intenta hacernos llegar su proyecto.

Jay Gonzalez en la batería, Mark Leash (Marco Correa) en la guitarra y voz, Nico Kleihn en la guitarra y Agus di Maio en el bajo eléctrico nos regalan un poderoso himno carretero que nos inyecta de gasolina para seguir adelante por este camino eterno, rock seco y salvaje que hace arder el alma, rola llena de energía que nos invita a recorrer la arenosa senda y terminar la anhelada búsqueda.


¿Qué pasa actualmente con Soda Can?  La banda se convirtió en trío luego de la salida de Agus, quien ahora forma parte de un nuevo proyecto llamado Toro Santo, grupo de hard rock lejano del sonido cavernoso del Lost, hunger & thirst. Aun con esto, Soda Can se metió de nuevo a los estudios para grabar lo que sería su segundo disco bajo el título de Between the suns, publicado en octubre de 2015. En esta placa, el grupo guarda ese delicioso sonido "lo-fi" que nos enamoró de su álbum debut, pero sus canciones guarda otra estética, una más experimental donde las puertas son abiertas a otras dimensiones.

Por lo pronto, regresamos la mirada a la versión de Soda Can en 4 pack para disfrutar de una banda sin miramientos, aquel grupo oculto al ojo social pero abierto a los oídos de aquellos que buscan aquel rock desértico de guitarras sin freno y fuerza sin control, música directa y desnuda como el torso que nos atrapó la mirada cuando nadie sabía nada de ellos. Una vez abiertos los oídos, ahora nos damos la oportunidad de digerir lo que un grupo de chicos argentinos tiene en sus manos.

https://soda3can.bandcamp.com/album/lust-hunger-thirst



No hay comentarios:

Publicar un comentario