Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2016

Spiders : Rock sueco para quemar llantas


Subimos al auto y encendemos el stereo a todo volumen. Quemamos llantas y volamos las bocinas. Mientras el asfalto arde, nuestras neuronas viajan a grandes kilómetros por hora en una salvaje carrera llena de acordes sueltos de guitarra, rápidas y melódicas figuras de bajo, una batería insistente y la voz de una mujer que nos pregunta si podemos sentirlo por dentro. Rock crudo de alto octanaje de consecuencias adictivas. 

Esto fue lo primero que nos ofrecieron Spiders, banda sueca sin miramientos que recurre al hard rock setentero para atascar las bocinas de excelentes ritmos para hacernos mover la mata y no frenar los pies. Chamarras de cuero, botines, cabellos largos, una bella dama al frente y energético rock... ¿Qué más podemos pedir?


Desde hace ya varios años, Suecia se ha convertido en un fuerte semillero de bandas para el rock en general. Desde el metal hasta el pop, los aires escandinavos nos han arrasado como torbellinos hasta dejarnos desnudos. Si pensamos en aquel hard rock de recuerdos setenteros,  estaríamos obligados a pensar en esa parte de Escandinavia y su gran escena vintage, la cual terminó marcando una tendencia en toda Europa. 

Escribir sobre los orígenes de esta ola retro es remontarnos a Norrsken y a sus dos descendientes directos, Graveyard y Witchcraft. Los distintos rumbos que estos grupos fueron tomando los llevaron a cambios en su alineación, músicos que a su vez formaron nuevas bandas en búsqueda de satisfacer sus ideas musicales. La salida de John Hoyles de Witchcraft lo llevó a tomar diferentes rutas para expresar sus influencias y gustos musicales: los atmosféricos Troubled Horse y los energéticos Spiders. 


Troubled Horse era un proyecto hecho por ex-miembros de Witchcraft que deseaban escapar del poder totalitario de Magnus Pelander, pero que terminó siendo una continuación de su sonido hard y blues con instantes stoners. John Hoyles no terminaba de encontrar lo que deseaba, por lo que de manera paralela trabajó con su hermana Ann-Sofie en una banda que retomara un poco del sonido sucio y rápido de las bandas de la ola de heavy metal británico de finales de los setentas, el hard rock acelerado de las bandas del shock rock (pensemos en Alice Cooper y Kiss) y el sabor garage de la leyenda sueca Nicke Andersson y sus The Hellacopters. Así nació Spiders...

Durante dos años, la banda se metió a los estudios de grabación para hacer algunos sencillos y EP's. Para ello, los hermanos Hoyles reclutaron al bajista Matteo Gambacorta y al baterista Axel Sjöberg; pero éste ultimo terminó abandonándolos para formar parte de Graveyard. Finalmente, el puesto fue tomado por Ricard Harryson. 


Con esta alineación, Spiders se metieron al Welfare Sounds Studio bajo las órdenes de Per Stalberg y Olle Björk a principios de 2012 para presentar en octubre del mismo año su álbum debut con el título Flash Point. Con la distribución de la disquera Crusher Records, la placa empezó a rolar por toda Suecia junto con una fuerte promoción con videos en YouTube y presentaciones de todo tipo. 

El disco tenía el éxito asegurado... La banda tenía trabajando las rolas que conformaban su grabación desde dos años antes, el estilo rápido y directo era muy del gusto del público roquero del norte de Europa, el atractivo visual de Ann-Sofie junto con su voz sexosa aseguraban la atención de los hombres, y finalmente, los contactos y reputación de John Hoyles aseguraba espacios para presentarse y conseguir contratos para compartir escenario con bandas con una legión de fanáticos asegurados (Blues Pills, Graveyard, The Vintage Caravan o Blood Ceremony).


Sin embargo, el lanzamiento de Flash point era algo ya esperado. Spiders había lanzado en agosto de 2011 como single "Fraction". Los acordes secos y cortantes de la guitarra Gibson Les Paul de John Hoyle pasan factura sobre nuestras neuronas, pero las maravillosas figuras del bajo Rickenbacker de Matteo Gambacorta realmente explotan dentro de nuestro cuerpo con su explosión de notas graves. La arenosa voz de Ann-Sofie nos enamora sin dejarnos sueltos un segundo, recordándonos el color vocal y la imagen de Alison Mosshart (The Kills y The Dead Weather), pero por si ello fuera poco, la hermosa fronted-woman saca una blusera armónica que termina por llevarnos al éxtasis.

El sencillo fue acompañado de un cover a Alice Cooper como lado B, además de un video promocional ideal para llegar al corazón roquero: la banda tocando en un pequeño bar de mala muerte entre grandes amplificadores Orange, mientras la vocalista enfundada en vinil negro y lentes obscuros maneja un antiguo auto deportivo. 


Esta canción fue incluída en el Flash point, pero fue grabada nuevamente. En dicha versión podemos escuchar cambios en la figura principal de la guitarra, quitándole un poco de la frescura con la que fue hecha originalmente. El solo de armónica es interrumpido por la guitarra eléctrica, la cual busca protagonismo innecesario. El bajo mantiene su poder, pero guitarras de acompañamiento terminan por quitarle su lugar privilegiado. Por si esta versión no hubiera terminado por decepcionarnos, la fuerza directa en la voz de Ann-Soffie es sustituída por un trabajo de "double-track" que arranca ese sabor crudo que llamaba la atención.

Aunque finalmente nos quedemos con la primera versión de "Fraction", el disco completo realmente llega a las fibras del amante del rock salvaje y directo. Quizá la crudeza de la banda quedó atrás en sus primeros intentos, Flash point tiene momentos excelentes que enamoran  a quienes los escuchan. Con mayor trabajo en el estudio, el sonido matizado de Spiders no logra hacernos quitar la aguja del vinil; al contrario, nos hace rascar en el océano electrónico de internet para encontrar más cosas de ellos. Bajo el mismo matiz han publicado Shake electric en 2014 y el EP Why don't you en 2015; así que esperaremos durante este año cuál será la nueva sorpresa que nos deparan, deseando que logren nuevamente sacudirnos el cuerpo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario