Páginas vistas en total

lunes, 14 de marzo de 2016

Psychedelic Witchcraft : la obscuridad, la magia negra y una mujer


Fue en el año de 2015 cuando nos enteramos de un nuevo proyecto nacido en Italia, una idea musical que recurría al occult rock y a la estética de las películas de horror de los años setentas. Dos videos comenzaron a compartirse en las redes sociales hasta despertar el interés de críticos y el gusto de fanáticos de la música vintage. Sin embargo, la búsqueda orientaba sus pasos a una sola responsable: Virginia Monti.

La chica originaria de Florencia siempre estuvo envuelta de música en su vida. En su niñez creció entre discos de Cat Stevens y Simon and Garfunkel; pero al encontrarse con el fundamental Led Zeppelin II, su gusto musical giró hacia el blues eléctrico y la vieja psicodelia de la mano de Janis Joplin, Jeffersson Airplane, The 13th Floor Elevators y The Jimi Hendrix Experience. Su primer acercamiento formal con el canto se hizo por medio del jazz y su gusto por gente del nivel de Billy Holiday y Dina Washington. Un día se decidió a escribir su primera canción de rock, y a partir de ese momento, su vida cambió completamente.


Inspirada en la película de horror de 1970 Blood on satan's claw, Virginia escribió una canción que diera voz a una mujer que en su ser encierra una contradicción: la belleza y la maldad. "Angela" fue un tema concebido como parte de un proyecto solista, mismo que fue lanzado en enero de 2015; pero gracias a la excelente recepción que tuvo, Monti buscó a un grupo de músicos para conformar una banda y seguir sobre esa orientación musical. Este sería el inicio de Psychedelic Witchcraft.

Gracias  al sencillo "Angela", Virginia Monti había encontrado el camino: crear riffs en la guitarra inspirados en su gusto por las bandas de psicodelia de los 60's y hard rock setentero, para luego componer líricas que hablaran de los sentimientos humanos utilizando como metáfora el cine de terror y suspenso (del estilo de Jess Franco, Mario Bava o Roman Polanski), su gusto por el mundo obscuro de la magia negra, la lectura del tarot y el ocultismo (ella es fanática de leer antiguos libros sobre hechicería y la obra de Aleister Crowley) y algunos chispazos de filosofía (en sus estudios universitarios de cinematografía, tuvo la oportunidad de revisar los textos de Kant y Schopenhauer). Una vez con la estructura armada, las canciones se arreglaban con los músicos que formaran parte de su banda en ese momento dentro del estudio de grabación.


Fue así como se pudieron crear las canciones que forman parte del EP Black magic man, disco presentado en julio de 2015 por medio de Taxi Driver Records y reeditado con dos temas en octubre del mismo año de la mano de Twin Earth Records. La estrategia de Virginia Morti de comenzar a publicar su música a través de pequeñas disqueras era darse a conocer en su natal Italia y comenzar a hacer ruido en Internet de la mano del canal de videos YouTube y las distintas páginas de redes sociales.

Gracias a este plan, los videos de "Angela" (con una colección de fotos fijas de películas de terror setenteras, pentagramas y craneos) y "Black magic man" (canción llena de resentimiento por el término de una relación amorosa que nos muestra imágenes de la cinta "She killed in ectasy" de Jess Franco y su musa Soledad Miranda) comenzaron a llenar los oídos y la mirada con una nueva propuesta cercana al occult rock. Asimismo, poco a poco se dió la oportunidad para que la banda tocara en festivales organizados por las disqueras, compartiendo el escenario de esta manera con gente como Elder, Dead Lord, The Vintage Caravan y Mos Generator.


Si uno presta atención a cada rola que ha sido publicada, claramente se puede escuchar un cambio en el sonido y el estilo dentro de la propuesta de Virginia Monti. Sus primeras composiciones se escuchan acústicas y hasta inocentes en su construcción musical, rescatando la intención de crear líricas que sacudan al receptor. Sin embargo, en muy poco tiempo las melodías fueron subiendo de intensidad y acidez hasta el nivel de mostrar atisbos de aquel hard rock que originó al doom setentero, aunque también se puede detectar cierto sabor a las actuales bandas vintage que comandan el horizonte roquero (Virginia confiesa su gran gusto por los norteamericanos Orchid y por los españoles White Coven).

Para el mes de octubre, Monti regresó a los estudios para grabar lo que será su álbum debut. Con la intención de alcanzar este nuevo objetivo, la florentina se juntó con una serie de músicos que le dieran forma y estabilidad a su Psychdelic Witchcraft en el cuarto de producción y en las presentaciones en vivo: Jacobo Fallai en la guitarra, Mirko Buia en la batería y Ricardo Giuffré en el bajo.


El año nuevo de 2016 nos recibió con la noticia que Psychdelic Witchcraft firmaba con Soulseller Records para publicar su primera placa, la cual llevaría el título de The vision. En palabras de la propia Virginia, dicho disco busca ser la primera parte de cuatro álbumes que representen los cuatro elementos fundamentales: agua, viento, tierra y fuego. En esta grabación se vive el fuego, una conexión entre energía y fuerza que destruye para dar paso nuevamente a la vida, este el espíritu del inicio y la creación.

Por lo que se ha filtrado en internet, The vision es un cambio de aires para a banda italiana, un trabajo donde las bases musicales se fijan desde un punto musical muy distinto a lo mostrado por Monti y los suyos. Este disco mantiene su gusto por el hard rock setentero, pero su soporte se encuentra en los primeros momentos del doom y el blues eléctrico. La velocidad es reducida en intensidad, pero el sentimiento aflora en cada poro hasta llevarnos a lúgubres caminos de densa neblina y magia negra.


La primera probada a The vision es "Magic hour blues", una lenta melodía de guitarra bluesera que arrastra sus acordes como si se tratara de un grillete en el tobillo. La voz de Virginia se escucha imponente... es un clamor entre la neblina, un grito en la obscuridad que termina convirtiéndose en una vela carmesí que nos muestra una posible salida. Sin grandes efectos de sonido ni trabajo de estudio, este sencillo nos muestra al  Psychdelic Witchcraft más crudo, aquel que ofrece un tributo a sus orígenes e influencias.


"Cierra tus ojos y abre tu mente. Esta es la mágica hora cuando se reúnen los espíritus de la rebelión. El fascinante señor de la luz se muestra ante nosotros porque éste es el final del camino, el final de los días. El infierno nos está esperando..."


The vision será publicado hasta el 29 de abril de 2016, y lo único que provoca "Magic hour blues" es despertar el deseo por escucharlo por completo ahora mismo. La sorpresa por la maduración musical alcanzada por Virginia Monti tras un año de hacernos partícipes de su proyecto es como si hubiera buscado un cruce de caminos para vender su alma al diablo, aunque ésta arda en sus fuegos eternamente. La senda tomada por Psychdelic Witchcraft nos muestra un sonido más profundo y más arriesgado, decisión que podemos agradecer por el arrojo hacia la obscuridad y lo oculto, una visión hacia lo desconocido y una visita al mundo mágico de lo prohibido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario