Páginas vistas en total

viernes, 22 de enero de 2016

Lewis & The Strange Magics: entre mujeres vampiro y psicodelia


Cuando relacionamos mujeres vampiro, los principios de los años setenta y España, es irremediable que nuestra mente corra sin freno al recuerdo morboso de las viejas películas de Jess Franco, aquellas donde se conjugaban historias de sensuales chupasangre, ritos satánicos y misas negras a través de filmes de bajo presupuesto, sabor kitch y una innegable atmósfera porno. Ver alguna de las obras de la extensa filmografía de épico director, era enfrentarse contra una pantalla llena de desnudos, sangre y fantasías lésbicas de la mano de musas como Soledad Miranda, Rosalba Neri, Diana Lorys y Lina Romay e íconos del cine de serie B como Jack Taylor, Howard Vernon y Christopher Lee. Sin embargo, los tres conceptos entrelazados nos puede arrojar otra opción.

Lewis & the Strage Magics es una banda originaria de Barcelona, España que añade a su rock pop algunos elementos de jazz de los cincuentas y psicodelia clásica para cantar sobre demonios, vampiros y ocultismo, que bajo la tendencia vintage que ha dominado los últimos años en Europa, ha colocado a Cataluña en los mapas del occult rock, el doom y la nueva psicodelia. 


El grupo se formó en el verano de 2014 bajo los conceptos de Lewis P., quien buscaba crear una banda que tocara aquel rock pop de las bandas de la invasión británica de mediados de los años sesentas y su proceso de transformación gracias a la acidez de la psicodelia, añadiéndole un poco del viejo jazz de los años cincuentas y el hard rock de principios de los años setentas que finalmente dió origen al doom. 

Fue así que al proyecto se sumaron Iván Miguel en la batería y Manuel Gómez en los teclados, quienes terminaron metiéndose a los estudios de Algusano Records de Mataró, España para grabar su disco debut durante los meses de diciembre de 2014 y enero de 2015, el cual se tituló como Velvet skin. Este trabajo cuenta con la producción y mezcla de Filippo Medda y la masterización de Pete Weiss. El disco terminó publicándose en agosto de 2015 bajo el sello de Soulseller Records.


Como primer sencillo, Lewis & The Strange Magics decidieron lanzar "Female vampire", una rola de juegos circenses que combinan guitarras y teclados para crear una movida melodía ideal para que las chicas a go go bailen desenfrenadas en aquellas jaulas que tenían los antiguos programas de variedad que se trasmitían en la televisión. Desde una guitarra de ligero toque fuzz brota un solo que se convierte en una delicia al conjunto del acompañamiento musical. Psicodelia ácida de lírica mórbida que busca hipnotizar, morder y matar sin piedad.

De la nada, el teclado cambia la melodía que se convierte en un remanso contra el aquelarre que el ritmo había generado, un ligero respiro de acordes alargados, dulces y sensuales. Aun así, la sexualidad desbocada sale nuevamente a flote y rompe el letargo para regresar a la orgía musical que nos empapa de figuras y notas que ahogan nuestras almas errantes.


El recuerdo de Jess Franco no ha sido en vano... Lewis & The Strange Magics se inspiró en su película del mismo nombre de 1973, la cual idolatra la espectacular imagen de Lina Romay gracias a su cuerpo desnudo acompañado solamente por una capa negra, botas de vinil hasta las rodillas y un cinturón. La vampiresa nos hipnotiza con su belleza y el magnetismo de su mirada. Todo a su paso termina rendido a sus pies, aunque finalmente ella es quien se postra frente a su víctima para tomar aquel elixir sexual que la llena de placer, pero que arranca la vida de quien ha caído irremediablemente en sus redes.

Irina von Karlstein es una hermosa mujer descendiente de una noble familia de vampiros. Su desbordada sexualidad roza los límites de la ninfomanía. Su mística imagen ronda en los bosques, rompe la neblina y se sumerge en las noches sin estrellas. Su silencio hipnotiza mientras la fuerza de sus ojos atrapa sin remedio a cualquiera que cruce con ellos.  La vampiresa llega desde la obscuridad para robar no sólo los líquidos sexuales de sus víctimas, sino la sangre que de ellos emanan. La muerte está tras sus pasos y poco a poco su rastro la comienza a perseguir. Quizá el Dr. Roberts y el Dr. Orloff puedan detener esta hecatombe, pero la bomba sexual ha explotado sobre la extraviada isla de Madeira.


Para completar el lanzamiento del sencillo, se realizó un sencillo video donde podemos ver a la banda tocar entre filtros visuales llenos de colores y efectos psicodélicos mientras se observan imágenes fijas tomadas de distintas películas del tipo B, y obviamente, entre ellas algunas de los filmes clásicos de Jess Franco como "Las vampiras", "Vampyros Lesbos" y la propia "Female vampire". Es así que mientras escuchamos el contagioso ritmo de la canción de Lewis & The Strange Magics nos encontramos con velas, rituales satánicos, mujeres vampiro mostrando el pecho desnudo, aquelarres, colmillos, sangre y demonios. Al final del video, podemos observar la portada del Velvet skin, la cual fue hecha por Jo Riou, artista especializado en el diseño de carteles promocionales de presentaciones de bandas stoners y que alguna ocación habíamos escrito sobre su trabajo cuando presentamos a la banda francesa Out of Space.


Absortos en el ritmo creado por Lewis & The Strange Magics como si hubiéramos caído en las redes de Irina von Karlstein, dejamos fluir nuestro deseo y nuestra vida hacia un goce pleno. Una vez que hemos soltado las amarras, nos lanzamos a la deriva del placer sin control ni freno, perdiendo así el alma en una malévola danza sin fin. Esto es "Female vampire" para ustedes...



No hay comentarios:

Publicar un comentario