Páginas vistas en total

viernes, 8 de enero de 2016

"Astral plane" de Ecstatic Vision : un viaje mágico, cósmico y tribal



Los golpes de los tambores se dejan escuchar hasta que su insistencia nos introducen a una danza especial, permitiendo a su vez que un bajo ahogado en distorsión y una guitarra espacial nos tomen de la mano para agitar nuestros cuerpos, para sacudirnos de la realidad y despegar los pies de la tierra. Una vez que la música nos ha hipnotizado, todo se vuelve ácido y lleno de colores hasta que la mente explota en su profundidad. ¿Hasta dónde nos podrá transportar esta densidad? ¿En dónde acabará este fuerte viaje?

Observa el espejo y dile a tu reflejo si éste es el lugar a dónde querías estar. Cierra las persianas y permítete creer en lo que tú quieras, permítete fluir a la deriva de este océano astral. Adiós a nuestro empleo, al jefe y a la casa de nuestros sueños. Todo el día trabajamos, pero ¿para qué? Al final de todo, ¿dónde estamos realmente?


Estas reflexiones son las que realizan Ecstatic Vision, banda originaria de Philadelphia, Estados Unidos con su sencillo "Astral Plane" como parte de la promoción de su disco debut titulado Sonic Praise publicado en junio de 2015 a través de Relapse Records, disquera que tiene en sus filas a grupos como Baroness, Black Tusk, Red Fang, Obituary, Alabama Thunderpussy, entre otros. 

Ecstatic Vision es un combo que busca mezclar el space rock, la psicodelia y el stoner, pero si esto fuera poco para hacer un cocktail molotov, la banda utiliza referencias musicales como las improvisaciones del jazz y los juegos de percusiones del afro beat. Si utilizaramos nuestra imaginación, es como si metiéramos en una licuadora  a gente como UFO, Hawkwind, Aphrodite's Chil, Amon Düül II, y tras unos cuantos giros, sazonáramos el resultado con una pizca de Fela Kuti, Miles Davis y Sun Ra.  


Si ésto fuera poco, los antecedentes directos de la banda nos sorprenderán aún más. Ecstatic Vision nació tras la desintegración en 2013 de A life once lost, un grupo de metal core que tuvo entre los integrantes fundadores al guitarrista Doug Sabolik. Parte de los motivos de la separación de la banda es que precísamente Sabolik buscaba aportar nuevos sonidos para A life once lost, situación que no fue compartida con el vocalista Robert Meadows. Según en una entrevista al guitarrista, él ya tenía la mitad del Sonic Praise compuesta cuando fue presentado el último disco de A life once lost, titulado Esctatic Trance, de donde nació el nombre del nuevo proyecto de Sabolik.

Para terminar con la alineación de la banda, Sabolik invitó al último baterista de A life once lost, Jordan Crouse, con quien se dió a la tarea de buscar más músicos para que se integraran al proyecto. Fue así que llegó Michael Field Connor como bajista y el grupo quedó conformado como un power trio; sin embargo, por la complejidad del concepto musical de Sabolik, algunos músicos invitados han formado parte de Ecstatic Vision para la grabación del Sonic Praise y las presentaciones en vivo del mismo, destacando a Kevin Nickles, saxofonista de The Writhing Squares.


Ecstatic Vision ha bautizado a su concepto musical como "Prima heavy psych", una idea que busca a través de largas improvisaciones y el jam logran fusionar el space rock al estilo del krautrock alemán, el afrobeat y los elementos ácidos de la psicodelia y el stoner. Gracias a su fusión y la energía plasmada en los escenarios, fueron llamados para ser la banda telonera de la gira norteamericana de Uncle Acid & the deadbeats (reseña) junto con Ruby the Hatchet (reseña).

El corte promocional del Sonic Praise fue "Astral plane", una rola de más de 12 minutos épicos que podríamos explicar con palabras a través de cinco momentos claves: 1) Una introducción de percusiones tribales y un mantra hecho de bajo eléctrico que envuelven en un manto mágico a quienes los escuchan; 2) Un rock espacial de toque lisérgico donde la guitarra vuela sobre sí misma para escapar de la atmósfera terrestre; 3) Un bajo de origen stoner fluye a través de un efecto de pedal fuzz mientras las líricas de Sabolik se dejan oír de insistencia hasta la desesperación y su guitarra explota contra las estrellas; 4) Un brusco cambio nos hace escuchar nuevamente percusiones tribales mientras un saxofón se deja escuchar a lo lejos, ahogado en efectos sonoros que recuerdan la clásica parte media de "Whole lotta love" de Led Zeppelin; 5) Doug Sabolik nos pregunta para qué demonios trabajamos hasta que permite que su guitarra vuele hasta el plano astral y la estridencia sature las bocinas en un viaje muy fuerte de sabor ácido.

"Astral plane" desde la página de Bandcamp de Ecstatic Vision
"Astral plane" desde Spotify


Para realizar una mejor promoción de la placa, la banda junto con su disquera decidió lanzar un video de "Astral plane", el cual nos muestra un versión en vivo realizada en los estudios de Scrapple TV en Philadelphia por Woodshop Films. En las imágenes podemos ver la calidad musical de la banda más allá de la producción de estudio, mostrándonos la energía que tienen como un verdadero power trío a través de juegos visuales psicodélicos que permiten separar los pies del suelo. Para esta versión, la fuerza nos toma por asalto y las distorsiones de los instrumentos se hacen más densas, logrando que el viaje astral sea más fuerte aún que la rola original contenida en el Sonic Praise. Gracias a este video, Ecstatic Vision nos demuestra que es una aplanadora sonora que sin lugar a dudas lograrán asaltar cualquier escenario donde aparezcan por medio de su poder de improvisación y potencia sónica.

Cierra los ojos y permite que la música te invada el cuerpo. La mente se perderá en los túneles cósmicos que los tambores tribales han abierto con su magia. Las desesperadas líricas imploran resistir el paso del tiempo, sembrando algo significativo en aquellos que han abierto sus puertas al mensaje que traen consigo. La energía eléctrica sacude cada célula hasta que éstas ceden y pierden su conciencia y control. Rendidos ante la música, lo único que queda es soltar las amarras para derivar en el océano astral...

1 comentario:

  1. Una aplanadora... es un adjetivo preciso, hermano. Genial tu reseña, como siempre.

    ResponderEliminar