Páginas vistas en total

viernes, 11 de diciembre de 2015

“Twin sisters” de Forgotten Gods: 7 canciones de magia, imaginación y rock directo


Entre las decenas de imágenes que inundan las redes y las opciones que nos ofrecen las distintas plataformas de audio y video, una nos atrapa sin lugar a dudas. Unas gemelas unidas por el cabello nos reciben en un primer plano con sus rostros sobre cargados de maquillaje y en sus bocas una lógica contradictoria que busca un equilibrio. Como si se tratara de un obscuro ritual pagano, doce personajes ataviados de un manto negro  se distinguen por las distintas máscaras que ocultan los rasgos de quienes las portan. Este es el nuevo disco de Forgotten Gods.

Nos sumergimos al océano de la información y apenas podemos enterarnos que este power trío originario de San José, California presentaban este Twin sisters a finales de agosto de 2015 de manera totalmente independiente. Nos decidimos a darle click al primer track y un tribal golpeteo de tambores nos dan la bienvenida. Los instrumentos se suman hasta que juntos construyen una música que bebe directamente de las bandas de hard rock de principios de los años sesenta, pero que si el oído se afina un poco más, se pueden encontrar reminiscencias del stoner californiano con alguno que otro arreglo de la psicodelia sesentera y hasta del doom en sus momentos de gestación.


Una vez enganchados, sin remedio nos sumergimos en las frescas aguas de una banda que busca hacerse de un espacio dentro del competido mundo del rock basado en los clásicos de las décadas pasadas, pero que a la vez ofrece nuevas ideas que sin duda hace que los oídos ávidos por cosas distintas podrán encontrar con una banda que conjuga grandes melodías, imágenes líricas de gran imaginación y un sonido vintage que necesariamente les dará frutos.

 ¿Pero quién carajos son estos tipos?

San José, California es un lugar privilegiado. Ubicado al sur de la bahía de San Francisco y dentro de un valle de gran desarrollo tecnológico, este paraíso californiano se encuentra en medio entre el azote del océano Pacífico y el asfixiante desierto. Aquí fue donde Dave Stoltenberg tomó la decisión a mediados de 2011 a los House of Doors, su banda anterior, para tomarse en serio un proyecto que lograra su satisfacción personal.


Armado con su guitarra Gibson del modelo SG y sus amplificadores Marshall , el barbudo Stoltenberg se dio a la tarea de crear una banda donde pudiera explotar su gusto por el metal primitivo de los años setentas de bandas como Black Sabbath y Led Zeppelin con las guitarras explosivas de la psicodelia más pesada de los sesentas como las de Jimi Hendrix. Sin embargo, era innegable que muchas de sus referencias musicales surgían directamente del metal noventero de Metallica y Pantera en conjunción del punk rock.

Fue así que se encontró con Pete Rice, un poderoso bajista amante del doom y el black metal que con su Epiphone amplificado a través de los clásicos equipos Sunn logra cabalgar cual si fuera un de los caballos del apocalipsis. Su precisión se conjuga a la perfección con las figuras creadas por Stoltenberg, regalando potencia al sonido y una base donde las melodías pueden explotar sin problemas.

Para completar al power trío, en la batería encontramos a Kevin Swartz, quien con su fuerza completa el muro sonoro. La imaginación en sus remates logran escapar de aquel hombre que sólo pueda marcar el ritmo, lo que es imprescindible para que una banda con los objetivos trazados como los de Forgotten Gods.

La banda tuvo la oportunidad de presentar en diciembre de 2013 su Fall of the dagger, el cual era un conjunto de seis buenas rolas compuestas en el periodo de formación de la banda, pero dada su grabación austera hecha por el grupo, mucha de su potencia se perdió del estudio a la publicación. Fue por ello que para su segunda placa tomaron la decisión de tener una verdadera dirección en los controles técnicos, encontrando en Tim Green y sus Louder Studios al aliado perfecto.

Forgotten Gods entró a grabar durante abril de 2015 lo que se convertiría en el Twin sisters, placa que sería presentada a finales de agosto del mismo año en formato de disco compacto y en forma digital para descarga a través de su página de Bandcamp. Todo el concepto y visual y arte de la producción correría por el propio Dave Stoltenberg, donde la idea de las gemelas y la congregación de monjes enmascarados en lo más de una torre serían el marco central para el disco.


El concepto

Lejos de lo que se pudiera esperar, Twin sisters no es un disco conceptual. Esta placa es una gran colección de canciones que encuentran su unidad en su sonoridad y en el halo místico, onírico y obscuro de sus letras. Las temáticas pueden sobrevuelan desde la torre de una montaña donde una congregación adora a unas hermanas gemelas hasta la ácida historia de un hombre molusco que transforma el vino en agua y que nos invita a perdernos en sus profundidades abismales, pasando por viajes a la luna, panteras alcohólicas, magia negra y coyotes desérticos.


La imaginación se abre ante las imágenes que nos regala Forgotten Gods con sus letras, pero todo queda amalgamado con un concepto musical muy concreto: hard rock basado en las obvias influencias setenteras (con su naciente doom), arreglos que fusionan el metal noventero y el rock desértico al estilo de la escena de Palm Springs, California. Quizá la mejor de explicar la música que se escucha en este disco es como si aceleráramos al Black Sabbath de sus primeros álbumes, en otras palabras, es como si pusiéramos el Paranoid a una velocidad de 45 rpm.

Sin embargo, el disco termina alcanzando un sonido propio y ofreciendo nuevos aires a un género que en los últimos años ha recibido una gran oleada de bandas de todo el mundo que ha compuesto canciones originales a partir de la recuperación de los sonidos del pasado, con la intención de escapar de la música comercial impuesta por los medios y, dicho sea de paso, disfrutar de aquellos sonidos que muchos no pudimos escuchar en su momento. Como banda independiente, Forgotten Gods tiene todavía muchos escenarios que pisar con la intención de presentar su propuesta, pero no sería de sorprender que en un futuro próximo escuchemos más de ellos. Por lo pronto, Twin sisters es un disco que promete mucho y que urge valorar: siete rolas de mágicas letras y rock sincero que merecen ser escuchadas y gozadas en plenitud.


Canción por canción

Twin sisters: Se escuchan golpear los tambores, mientras una congregación de monjes enmascarados murmullan sobre el nacimiento de un par de hermanas gemelas en lo alto de la torre, aquella ubicada en la cima de la gran montaña. La sangre busca lavar las pieles arrugadas, pero el inminente invierno nos recuerda que se deberán quedar en ese místico lugar hasta el momento de su muerte… Los instrumentos nos arrastran los pasos como si ellos mismos nos quisieran llevar en ascenso hacia la torre maldita que hablará la lírica. Un riff marcado de tres acordes y varios golpes mudos para marcar el ritmo nos llevan hasta el nacimiento del hard rock y metal en los setentas. La batería tribal nos recuerda que estamos ante una obscura asamblea y que nuestra mirada entrometida indaga secretamente en este momento mágico. La melodía cambia a través de un juego de escalas que al bajar de volumen abre paso a una explosión de un ácido solo de guitarra. 


Bad magick: Pesados pensamientos manchan aquella mirada errante. Con la mente nublada, los recuerdos llevan al momento en que aquella estuvo recostada en el altar. Un pentagrama, el alma entregada y su roja sangre, la solución contra una almohada sucia y una cama vacía.  ¿A dónde se ha ido? Nadie lo sabe... Unos cuantos acordes descendentes abren paso a un agitado ritmo de hard rock que hace mover de manera incontrolable la cabeza y los pies. Las notas remarcadas del coro no pueden negar su claro origen en las estructuras tétricas de Black Sabbath. El solo de guitarra es una maravilla de juegos pentatónicos que nos hablan del gran guitarrista que es Dave Stoltenberg. Indudablemente esta rola serviría de “single” perfecto para el disco, la perfecta muestra de lo que es el Twin sisters en una pequeña píldora de 3 minutos y 22 segundos.

Hole in the moon: Ríos de lágrimas descienden lentamente sobre un obscuro abismo. Indescriptibles bestias antiguas, extrañas formas moviéndose entre las sombras y estrellas desvaneciendo poco a poco. Esta es mi última imagen de la Tierra, una brumosa visión desde un agujero de la luna. ¿Estamos frente la silla de Dios o ante el trono del demonio?... Los instrumentos cabalgan a toda velocidad en una desbocada carrera hasta el propio manto estrellado. La capacidad de Forgotten Gods como power trío se demuestra con las figuras hechas por cada instrumento en esta rola, que en su parte media se transforma en un hard blues donde la guitarra nos lleva a presenciar una erupción sónica.

Coyote: Ya no hay agua ni gasolina. Estoy a la mitad del desierto esperando que finalmente amanezca. Masticando desperdicios y viviendo como una cucaracha, no queda a quién rezarle. Estoy frente mi coyote, estoy frente mi muerte... Un despreocupado ritmo vaquero se transforma en un ritmo stoner que nos coloca en medio del desierto, frente a nuestra propia tumba. La imagen india del coyote como el encuentro de nuestra alma con su propia finitud toma forma con una fuerte melodía que busca sacudir todos los pecados. Un ligero tufo a Rage Against the Machine se puede sentir en los juegos de notas repetidas hechas por la guitarra y el bajo nos habla de las influencias musicales de la banda. Hacia el final de la rola se puede escuchar un energético solo de guitarra sobre una poderosa base rítmica digna de los clásicos power tríos.

Kaleidoscope woman: Soy un rey en este castillo que lentamente ha envejecido mientras los rayos del sol cruzan las telarañas que cubren mi corona de oro. Puedo observar con mi mente el sangriento cielo como un océano en llamas. Como si hubiera nacido en un agujero negro, la reina de mis pesadillas se muestra ante mí como un caleidoscopio, un cristal lleno de luces, un arco iris que en sus manos tiene magia negra e infierno. Ella ha bloqueado el sol y se escuchan gritos desde la obscuridad. Es momento de abrir los ojos… Épico tema central del Twin sisters donde los Forgotten Gods nos llevan por un paseo por toda la palestra musical que la banda posee: hard blues, metal, acidez stoner y doom.

Sleeping panther: La pantera dormida de ojos malvados bebe cerveza todo el maldito día. Nadie sabe si está viva o muerta, y no creo que a ella le importe de todas maneras… Quizá la única rola que se escapa de la influencia doom en versión acelerada que guarda el Twin sisters y se acerca más a un hard rock de este siglo. La guitarra de Dave Stoltenberg juega con una combinación de notas en “mute” que logran darle intensidad a la canción. Cerca del final, la melodía se acelera para dar paso a una competencia musical digna de un power trío. Vale la pena resaltar el gran trabajo en los tambores y sus ritmos en destiempo cortesía de Kevin Swartz.


Return my bones: Sobre aquel pozo de agua se encuentran sus restos. Renacuajos y sanguijuelas muerden su piel. Revestido en algas y con torbellinos en sus ojos y tentáculos en sus manos, no puede ser otra cosa más que un hombre molusco. Me invita a entrar a su embravecido mar, a que llene de agua mis pulmones, a que una vez dentro del agua regrese a mi origen… ¿Quién demonios se cree que es para transformar el vino en agua? Una tenebrosa guitarra ahogada en “delay” nos invita a sumergirnos en sus pantanosas aguas de lenta melodía. Su sonido nos lleva al doom clásico de “Electric funeral” incluido en el Paranoid de Black Sabbath, pero todo se vuelve obscuro cuando entran las líricas con su voz filtrada. La fuerza toma por asalto para robustecer de la canción, alcanzando un riff de notas repetidas e insistentes que logran volar la cabeza. Finalmente, la rola nos jala de los pies hasta el fondo de un océano instrumental muy stoner que logra perdernos en las profundidades abismales. 
Siete canciones contenidas en 37 minutos de rock califoniano, donde la magia y la imaginación se desbordan en las líricas mientras la música satura las bocinas. Este es el Twin sisters de Forgotten Gods...

No hay comentarios:

Publicar un comentario