Páginas vistas en total

martes, 15 de diciembre de 2015

En versión lunática: Despiértate nena, esta es la fuerza del rock argentino



Existen bandas que no sólo definen su época, sino también la trascienden gracias a la creación de verdaderos himnos fundamentales que se vuelven pilares de la cultura artística de un país. Sin embargo, el caso de Pescado Rabioso es extraño: con tan sólo dos años de duración y tres alineaciones que produjeron tres discos, se convirtió en el referente directo de lo que tenía que ser el rock cantado en español.

Tras el arrollador éxito de Luis Alberto Spinetta con su Almendra, se decide a viajar por el mundo durante un convulsionado año de 1970. A su regreso a Argentina, se encuentra con un movimiento fuerte de hard blues comandado por Pappo's Blues (reseña) y La Pesada del Rock and Roll. El "Flaco" ya tenía la intención de hacer más violento el sonido de Almendra, así que aprovechando el momento musical argentino decide crear una nueva banda que rompiera la ternura y sensibilidad sesentera para que ahora pudiera expresar la rabia, la fuerza y el deseo de cambio setentero que la juventud buscaba en un enfrentamiento directo con la sociedad conservadora, adulta y autoritaria que sometía al mundo en esos instantes. 

Pescado Rabioso nace de la unión de Spinetta con dos miembros de la banda Engraneje: el espectacular baterista Juan Carlos "Black" Amaya y el bajista Osvaldo "Bocón" Frascino. Con esta formación se meten a los Estudios Phonalex para grabar la piedra angular del rock argentino llamada Desatormentándonos que sería publicado en septiembre de 1972 a través de la disquera Microfón. La idea de esta placa era utilizar a la creatividad como medio para expresar la violencia y una manera de no estar "atormentado" por las cosas que ocurren. Bajo el concepto de "tormenta" y "tormento", Spinetta buscaba con el título de su disco hablar de la culminación de la dictadura militar en Argentina, en un intento de realizar un ataque fulminante con su música y a la vez crear un efecto de "limpia", una forma de suprimir el dolor y salir de los abismos.


En el transcurso de la grabación del disco, las tensiones en las banda se fueron desarrollando. "Bocón" Frascino no comulgada con las ideas musicales del líder Spinetta, por lo que decide abandonar la banda. Es así que "Black" Amaya recomienda a David Lebón (quien fuera su compañero en la primera alineación del Pappo's Blues) para que se uniera a la banda. Totalmente convencido de su calidad, el "Flaco" Spinetta le plantea esta posibilidad a Lebón, aunque en ese momento era el baterista de la banda Color Humano; sin embargo, un rotundo "no importa, dejo ya mismo" del multiinstrumentista sello su pacto con Pescado Rabioso. Años después, David Lebón declararía que cuando Spinetta le ofreció el puesto, era como "si el mundo de la música me hubiese aceptado".

Para las necesidades musicales que traía en su mente Luis Alberto Spinetta, Desatormentándonos requería el uso de teclados. El concepto de rock que tenía el "flaco" tras su paso por Europa y Estados Unidos era una mezcla de rock pesado, blues y psicodelia bajo una influencia directa de gente de la talla de The Beatles, Jimi Hendrix y Led Zeppelin, por lo que la idea del "power trío" quedaba corta en comparación a sus expectativas. Fue así que en calidad de músico invitado participa en el disco Carlos Cutaia, quien con su habilidades en el órgano Hammond, finalmente se convirtió en miembro oficial del Pescado Rabioso.

Con la nueva formación, el grupo se metió nuevamente a los estudios bajo una frénetica descarga interpretativa que los llevó a grabar algunos temas descartados para el Desatormentándonos que terminarían convirtiéndose en sencillos a principios de 1973: "Me gusta ese tajo" y "Despiértate nena". Tras el paso de los años, la importancia de este par de rolas en la historia de Pescado Rabioso (y del propio rock argentino) las convierte en verdaderos clásico, por lo que terminan siendo incluidas en las re-ediciones del Desatormentándonos en calidad de canciones extras, logrando así su publicación oficial.


De dichas rolas, la que se distingue por su fuerza interpretativa es "Despiértate nena", un blues psicodélico de pequeña letra que permite la posibilidad a la banda de explotar y mostrar la capacidad de cada uno de sus integrantes en sus instrumentos. "Black" Amaya no permite dejar un solo segundo vacío de su espectacular forma de tocar la batería, el duelo de solos entre la guitarra de Spinetta y el teclado de Cutaia son alucinantes mientras el bajo de Lebón dota de potencia y base a una melodía realmente impresionante. Lo curioso de "Despiértate nena" es que se convirtió en la primera canción del Pescado Rabioso en la que no es cantada por el "Flaco", sino que éste le cede su posición de vocalista a David Lebón por su juego en el color de su voz y las notas en que está creada la rola (la voz de Spinetta es más aguda que la de Lebón, lo que no encajaba para la fuerza sonora que buscaba imprimir la banda en esta canción).


Al preguntarle a Luis Alberto Spinetta sobre el mensaje de la lírica de "Despiértate nena", él relata que la idea de la "nena" es de la joven que debe asumir en el mundo, una relación erótica con la naturaleza y la fuerza que tiene ésta. La idea de cambiar el orden de los personajes de la letra (la nena y el rayo), habla de la idea compartida y dialéctica entre el hombre y su mundo, donde ambos deben de despertar ante el horror de la realidad. Sin embargo, bajo la lógica de contradicción que siempre ha buscado en sus letras el "Flaco", el sabor tierno se degusta con la frase "así verás lo tierno y dulce que es amar", donde la letra habla de la aceptación de la procreación, la maternidad y lo femenino en el mundo.

Parte del éxito que tuvo "Despiértate nena" no sólo radica en su gran fuerza interpretativa y las ideas ocultas bajo sus líricas, sino también gracias a la difusión que tuvo al formar parte de la película "Rock hasta que se ponga el sol" de Aníbal Uset y Jorge Álvarez. En dicho filme podemos ver a Pescado Rabioso interpretar esta rola junto con "Post crucifixión" en su presentación en el Teatro Olimpia de Buenos Aires, escena que pasa a la historia por la osadía de Luis Alberto Spinetta de entrar al escenario con una sirena policial en la espalda y su posterior intento de arrancarla de sí mismo, con la intención de luchar contra la mediocridad argentina tras el gobierno de la dictadura y su lógica de "erigir ídolos para luego desmitificarlos"


Una canción tan poderosa como lo es "Despiértate nena" era imposible a la cual no se le hicieran nuevas versiones. Quizá la más importante de ellas es la que hizo Divididos para su disco Vengo del placard de otro de septiembre de 2002, grabado en el conocido Estudio Del Abasto al Pasto de Buenos Aires, Argentina.


En varias ocasiones, el guitarrista Ricardo Mollo había intentado que Luis Alberto Spinetta participara en alguna colaboración con los Divididos, sin lograr su objetivo. Para sacarse un poco la espina, para el séptimo disco de la banda se decidió por realizar un cover a una de sus canciones favoritas de Pescado Rabioso.


Para su versión, Divididos transforman el blues psicodélico de Spinetta para volverlo a sus verdaderas raíces de hard blues hecho para un power-trio, donde las notas adornadas por el teclado de Carlos Cutaia son reducidos a tres simples acordes que permitan desarrollar la gran técnica de Ricardo Mollo en su guitarra, Diego Arnedo y su espectacular juego de figuras y seminotas penetrantes de su bajo eléctrico y Jorge Araujo golpeando sin piedad a la batería. El ritmo baja de velocidad, haciendo que la intensidad de la melodía penetre más hondo la piel y sus vibraciones sacudan cada célula del cuerpo. Obviamente es necesario resaltar en esta espectacular versión los impresionantes solos de guitarra que realiza Mollo, donde el juego de efectos, feedbacks y delays hacen que el propio instrumento se convierta en el mismísimo rayo que habla la canción; una descarga eléctrica que deja sin habla a todo aquel que recibió su fuerza y su luz.


Como un último intento, Ricardo Mollo intenta nuevamente acercarse con Spinetta para que éste interpretara "Despiértate nena" en alguna presentación en vivo. Fue así que el "Flaco" se presentó a la sala de ensayos de Divididos con guitarra en mano para "practicar" su propia canción. Al preguntarle Mollo cuál sería la versión que tocarían, Spinetta  les dijo que la de Divididos porque "desde que la tocan ustedes ya no es más mío, ahora es de ustedes". Finalmente, Luis Alberto Spinetta subió al escenario con los Divididos para tocar en vivo "Despiértate nena" en el festival de Quilmes Rock del año 2003. Al termino de la rola, un emocionado flaco terminó diciendo en los altoparlantes : "Me siento muy orgulloso de haber sido invitado por esta aplanadora sonora... Muchas gracias!"


Como si la historia hasta aquí no fuera sorprendente, existe otro detalle que la hace aún más maravillosa. Tras los ensayos para la participación de Spinetta con Divididos en el festival, el "Flaco" dejó su guitarra en el cuarto de prácticas. Al verla, Ricardo Mollo decidió enviarla a su dueño. Al recibir la guitarra Spinetta, éste le llamó en un tono molesto a Mollo diciéndole: "Me despreciaste la guitarra... yo te la regalé". Finalmente, la guitarra regresó a las mágicas manos de Ricardo Mollo como un regalo hecho por su ídolo. El instrumento en cuestión es una guitarra eléctrica de "hollow body" (hueca por dentro) especialmente hecha para Luis Alberto Spinetta por un luthier llamado Cristian Iannamico a través de una marca de prototipos llamada Pluma, siendo este modelo un "Látigo Standar" color rojo.

Aquí compartimos una versión hecha por Divididos con Mollo tocando con la maravillosa guitarra del "Flaco" en la inauguración del estudio "Luis Alberto Spinetta" en el Teatro Vorterix, realizada el 30 de noviembre de 2012. Vale la pena resaltar que aquí la batería está a cargo de Catriel Ciavarella, un joven baterista de gran calidad técnica y potencia, quien sustituyó a Araujo tras su salida al término de la gira de promoción del Vengo del placard de otro. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario