Páginas vistas en total

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El Negro o cómo se escucha el nuevo rock en Brasil


La idea es sencilla: meter a un power trío a una fábrica abandonada para grabarlo y así aprovechar el eco natural del sonido y darle una mágica atmósfera a cada canción. Éso es el álbum debut de la banda brasileña El Negro, un disco publicado en septiembre de 2014 de manera independiente por medio de Panamá Discos y que poco a poco a logrado un espacio propio gracias a su calidad sonora y compositiva.

Originarios de Porto Alegre, en la sureña unidad federativa de Rio Grande do Sul, la banda se formó como un proyecto alterno de Mumu Bortholuzzi, bajista de la banda de rock pop Vera Loca. Su intención fue dejar a un lado su instrumento natural para cambiarlo por las voces y la guitarra eléctrica; transformando su música por un rock más intenso que recuperara su gusto por los grupos heavy de finales de los sesentas como The Jimi Hendrix Experience y Led Zeppelin, para mezclarlo con el rock sucio de garage con un ligero toque blusero como el de los primeros álbumes de The Black Keys.


Fue así que durante el año de 2012, Mumu reclutó a Leandro Schirmer que en algún momento fue baterista de los Vera Loca y que en ese momento tocaba como Nei Van Sória, además de Fabian Steinert, quien era bajista de una pequeña banda local llamada Wishcraft. Una vez conformados se reunieron en largas sesiones de ensayos para construir su sonido y buscar un nombre que los identificara. Fue así que llegaron a la idea de El Negro, recordando al mayor afluente del río Amazonas y que separa a Brasil de Colombia y Venezuela, ya que dicho caudal se distingue por su fuerza y el color obscuro de sus aguas, concepto ideal para lo que estaba construyendo la banda en ese momento.

Una vez conformadas las canciones, El Negro decidió meterse a una fábrica desmantelada de Porto Alegre en diciembre de 2012 de la mano del productor holandés Marcel Van Der Zwan para grabar su primer disco. El concepto principal era captar el sonido de la banda a través de un efecto de "reverbs" natural gracias al espacio del lugar, logrando así que el uso de lap steel y los diferentes pedales de distorsión de la guitarra de Mumu tuvieran una mayor "profundidad" e "intensidad".  

El resultado final de estas sesiones de grabación fue un bloque sonoro macizo que logra darle una base potente a un hard rock de tintes pop salpicado con algunos pincelazos de garage visceral, blues pesado y hasta un ligero sesgo de rock desértico. Por si fuera poco y para redondear la obra, las voces fueron grabadas en estudio y añadidos algunos overdubs para que finalmente fuera masterizadas las cintas por Jim Diamond, quien fuera productor de los primeros dos discos de The White Stripes.


Como corte promocional  de la placa, El Negro se decidió por publicar y lanzar en video la canción "Pé no talo", un infeccioso ritmo cortado de guitarra Gretsch que acompaña a la melodía cantada muy al estilo del maestro Hendrix. La guitarra se queda anclada en el tan socorrido efecto POG de Electro-Harmonix que nos lleva al recuerdo de Omar Rodríguez-López de The Mars Volva y Antemasque, y indudablemente a lo hecho bajo su tutela por los mexicanos Apolo

Sin embargo, la rola no se queda ahí. Una vez terminadas las primeras frases de la canción, una atmósfera tribal toma posesión de las bocinas. Los golpes de los tambores de Leandro recrean una misteriosa danza mientras un ligero teclado hecho por Fabian nos sumerge a un ligero viaje psicodélico que logra romper completamente con la canción. Una vez pasado el trago ácido, la melodía regresa para insistir en decirnos que no hay por qué esperar, no hay por qué equivocarse. Un sabor que mezcla el hard blues de los Black Keys y el hard rock vintage de Wolfmother se alcanza a respirar desde los poros de la canción.  

De repente, de la nada El Negro toca el clásico riff de "Black dog" de Led Zeppelin como una forma de "outro" para "Pé no talo". Los tonos graves y los juegos del POG hacen que la famosa figura compuesta por John Paul Jones tome matices obscuros  y densos como ese río de aguas turbulentas del Brasil.

El video de esta rola fue grabado precisamente durante las sesiones de grabación del disco en la fábrica desmantelada de Porto Alegre, con la intención de que pudiéramos darnos una idea de cómo fue el proceso que dió origen a la placa. "Pé no talo" es una canción directa que nos pide abrir despegar los pies de la tierra para permitir que los sueños nos guíen nuestros paso, para que nuestra cabeza se abra para que haga lo que desea, lo que busca y lo que requiere.

En búsqueda de que su álbum debut sea difundido, El Negro comparte íntegramente su disco desde su página de internet. Aquí está el link para que lo descarguen y puedan ustedes mismos formar una opinión al respecto:  http://www.elnegromusic.com.br/


No hay comentarios:

Publicar un comentario