Páginas vistas en total

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Sons of Morpheus o cómo se hace hard blues en Suiza


Afortunadamente para los amantes del blues, dentro del resurgimiento y recuperación de los sonidos que construyeron el rock a finales de los sesentas, se han formado algunas bandas con la intención de crear nueva música a partir de aquella mágica mezcla entre el blues, el jazz, el hard rock y la psicodelia. Es así como hemos escuchado las propuestas de Kamchatka (reseña), All them witches (reseña), Radio Moscow, Electric Zoo (reseña), Divididos, The Stone Foxes y Blues Pills (reseña), pero ahora les presentaremos una banda recién salida desde Suiza: Sons of Morpheus.

Esta banda ante del hard blues nos llega desde Basilea, una de las ciudades más importantes de Suiza, y que por su cercanía con la frontera de Francia y Alemania, este lugar recibe la influencia multicultural. Aún así, Sons of Morpheus toman el idioma inglés para componer sus melodías con la intención de llegar a más lugares con sus líricas. Bajo el panorama de una hermosa ciudad antigua europea bañada por las aguas del río Rin, esta banda toma como estandarte el blues electrificado como forma para compartirnos sus cualidades interpretativas en cada uno de sus instrumentos.


Con una formación clásica de power trio, Sons of Morpheus retoman los conceptos musicales de bandas como Cream, Led Zeppelin y, sobretodo, The Jimi Hendrix Experience. Tomando como base el blues, podemos escuchar algunas pizcas rítmicas de rock n’ roll, algunos sonidos y figuras psicodélicas y hasta uno que otro efecto y distorsión del stoner. La clásica guitarra Fender Stratocaster de Hendrix se fusiona con alguna octavación perdida del stoner que busca alcanzar el espacio exterior, regresándonos a la memoria bandas tan distantes como Queens of the Stone Age y The Mars Volta. 

El poder del grupo está en su capacidad interpretativa, la cual nos arrastra sin duda a un maravilloso mundo de sentimientos que erizan la piel del cual será muy difícil escapar. Los hijos del viejo dios griego nos llevan a su universo de sueños, magia y rock que, irónicamente, despierta las emociones hasta el grado de augurar un futuro promisorio para una banda que le apuesta todo a su hard blues. Por si fuera poco, dentro de su corta carrera han tenido la oportunidad de ser la banda abridora de grupos de la calidad de Kamchatka y Karma to Burn, lo que habla de su calidad y capacidad en los escenarios.

Sons of Morpheus está integrado por Manuel Bissig en las vocales y la fantástica guitarra eléctrica, la fuerza y los juegos de notas graves están a cargo del bajo de cinco cuerdas de Lukas Kurmann, y finalmente, el ritmo y los remates son cortesía de Simon Gautsch; quien apenas hace unas semanas tomó la decisión de abandonar el grupo, por lo que ahora Rudy Kink se encuentra encargado de marcar el tiempo en la banda.


En septiembre de 2014 publicaron por medio de Deepdive Records su álbum debut, el cual fue grabado en los Waterworks West Recording Studios de Tucson, Arizona bajo la producción de sonido análogo y mezcla de Jim Waters, reconocido ingeniero de sonido que ha trabajado con gente tan distinta como The Jon Spencer Blues Explosion hasta Sonic Youth, pasando por Nortec Collective.

La carta de presentación de la placa es su primer track, que bajo el título de “Pay for me”, nos presenta un hard blues de riff entrecortado que permite escuchar la voz de Bissig en plenitud. Una mezcla de instrumentos de sonido fuerte se entremezcla con la esencia blusera del grupo. La guitarra eléctrica explota en un solo fabuloso de guitarra mientras un poderoso y distorsionado bajo le da soporte a su improvisación. El desbocado ritmo baja a una suave melodía donde escalas salidas de los instrumentos de cuerda se enfrenta a remates de batería de innegable origen jazzero. Nuevamente se agita la rola para dar entrada a otro espectacular solo de guitarra con un bajo que por momentos parece derretirse en las bocinas. La batería no deja de golpear los platillos hasta que el eco de la última nota de la guitarra es rasgueado.


Para la promoción de este sencillo, se realizó un video bajo la producción visual de Sven Probst con locación en un bar de la ciudad de Lucerna, Suiza. En este promocional podemos observar a la banda tocando en el local mientras el lugar es deslumbrado por la entrada de tres hermosas chicas. Mientras observamos cómo se resbalan los dedos de Bissig y Kurmann sobre las cuerdas de sus instrumentos, podemos ver a varios jóvenes jugando cartas entre el humo de cigarro y tarros de cerveza, reflejando algunas de las ideas de la lírica de la rola.



Mientras los amplificadores explotan con la potencia sonora de la banda, la música nos hace despegar los pies de la tierra hasta la propia Vía Láctea. Cada instrumento nos muestra el virtuosismo de sus ejecutantes mientras que juntos construyen una melodía que nos habla sobre juegos de cartas y mujeres. Energía pura capturada en tan sólo cuatro minutos de intensidad y potencia blusera salpicada con algunos granos de arena del desierto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario