Páginas vistas en total

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Honeymoon Disease : las mujeres suecas saben hacer rock n’ roll


Napalm Records nuevamente dio en el clavo. Apenas en mayo anunciaron con bombo y platillo la firma de una nueva banda a su catálogo, que más allá de la selección de grupos de metal que los has distinguido por varios años, ahora se han dado a la terea de cazar agrupaciones que tienen en su repertorio rolas de sabor vintage que tanto ha funcionado en el mercado europeo y que poco a poco está permeando en los demás continentes. Ahora con ustedes: Hooneymoon Disease.

El grupo nació en Gotemburgo, Suecia, lugar que ha visto a dos de las bandas de retro rock más importantes de la actualidad: Graveyard (reseña) y Horisont (reseña). Teniendo enfrente a referencias tan imponentes, es imposible que los jóvenes no conformen agrupaciones que comiencen a componer su propia música a través por lo establecido por ambos colosos.  Ubicados en esta escena, poco a poco se fueron dando las situaciones para crear a Honeymoon Disease, llegar a los estudios y firmar con una disquera trasnacional de gran importancia en el género.


¿Pero a quién se le puede ocurrir llamarse así? El “síndrome de la luna de miel” es una cistitis o infección urinaria que le da a las mujeres derivado por bacterias compartidas durante la actividad sexual. Sin importar la razón, la banda se bautizó así y comenzó a componer desde finales de 2013 para también empezar a rodar por los escenarios de la mano de los ya establecidos Spiders.


Hooneymoon Disease comenzó como un proyecto entre mujeres. Jenna en las vocales y guiatrra rítmica junto con Anna “Acid” Skogö en la guitarra principal se juntaron para componer rock a partir de su gusto por bandas de hard rock setenteras como Thin Lizzy, Scorpions, Rush, Suzi Quatro y Led Zeppelin. Este par de chicas tatuadas coincidieron con el baterista Björn X. Hörberg con en el que comenzaron a dar forma a las ideas musicales que ya tenían, pero no fue hasta que se incorporó Anders "Admiral" Bergstedt en abril de 2014 cuando el grupo completó la base musical deseada. 


En el momento en que la banda se disponía a entrar a los estudios para grabar su sencillo "Fast love", Björn decide abandonar el grupo. La batería fue grabada por Jens Fuglede y lanzado el single para octubre de 2014. Es en ese momento cuando se integra al grupo Jimi Karlsson, quien había sido baterista de la banda stoner Mamont. "Fast love" funciona en las diferentes plataformas electrónicas, por lo que recibe buenas críticas en los blogs y revistas impresas especializadas, con lo que les da la oportunidad de encontrar mejor cartel en los escenarios, logrando convertirse en abridores de Vidunder (reseña) y tocar con Black Trip.


Para mayo de 2015 se anunció que la banda acaba de firmar con la trasnacional Napalm Records, con la cual distribuirían su álbum debut. Así mismo, Honeymoon Disease ganó espacio en distintos carteles, teniendo la oportunidad de tocar en julio de 2015 en el Festival "Stoned from the underground" que se realiza en Alemania, compartiendo espacio con gente de la talla de Mammoth Mammoth (reseña), Stoned Jesus (reseña), Grrenleaf, Mos Generator, Nick Olivieri, Radio Moscow, Electric Wizard (reseña) y John García (vocalista de Kyuss y Vista Chino reseña). 


Fue así que se anunció que para el 20 de noviembre de 2015 se publicaría el ansiado disco de Honeymoon Disease, The Transcendence,  una colección de 11 cortes infecciosos llenos de rock n´roll donde el recuerdo nos lleva a bandas clásicas setenteras hasta la energía de los legendarios Hellacopters de Nick  "Royale" Andersson. Sin embargo, unas semanas antes de la presentación de la placa, Anders "Admiral" Bergstedt salió de la banda, ocupando su espacio el bajista de bandas como Pan y Dying for Some Action, Nick Hellqvist.


Precisamente del The Transcendence rescatamos el segundo corte promocional, que como fiel a una costumbre que recientemente ha implantado la Napalm Records, se decidió lanzar acompañado de una animación con las letras de la rola: "Gotta move". Adictiva melodía que nos habla de la búsqueda de libertad a costa de todo, y como en este caso, hasta el grado de hacer a un lado a aquella persona con la que se comparte una relación amorosa. 

Hay ocasiones en que el corazón deja de latir, no bombea más y no hay nada qué hacer. Este es el momento de hacer a un lado todo y correr. En el recuerdo quedarán aquellos ojos que dificultaban la respiración, esa electricidad que se sentía en el alma y hasta aquella noche en que se dejaba en trance al ser. Lo que se necesita es escapar, encontrar la satisfacción y aprovechar esta noche para moverse y dejar todo atrás...

"Gotta move" es un hard boogie que fusiona perfectamente el ritmo de Thin Lizzy con la energía de la última etapa de las Runaways cuando Joan Jett y Lita Ford habían tomado el control de la banda. Sin embargo, como buen grupo sueco, se siente la influencia de Graveyard y hasta de los Spiders. El estribilllo simplemente es pegajoso y no deja otro remedio que cantarlo insistentemente. Mientras Jenna nos canta su deseo de correr y abandonar a su pareja, la guitarra de "Acid" juega en un solo sencillo pero de gran sabor. La base rítmica entre las figuras graves de "Admiral" y los geniales golpes de Jimi logran que la canción jamás caiga. 

Sin lugar a dudas, "Gotta move" como el resto de las canciones que componen el The Transcendence, son una colección de melodías que sin problemas se pueden convertir en clásicos instantáneos, gracias a sus letras venenosas que son imposibles de no cantar, a su ritmo adictivo que no da tregua en ningún segundo y a la energía que muestra la banda sobre el escenario. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario