Páginas vistas en total

lunes, 26 de octubre de 2015

Vidunder : voces desde la cripta


Cae la noche y los recuerdos se agolpan en la mente. Los pasos se escuchan en el camino hasta acercarse al cementerio. La soledad se siente hasta el fondo pero a lo lejos se escuchan voces que salen desde las criptas. El vacío y el dolor busca encontrar calma, pero los murmullos llegan sin cesar y sólo queda pensar que la mente nos está jugando una broma, un macabro engaño. Un escalofrío recorre por todo el cuerpo. Hay a una sombra a la espalda y sabemos que ella, aquella que se adelantó y que en su desaparición física se llevó el amor y la esperanza. Su presencia acecha y nos agarra como si nos quisiera llevar hacia donde se encuentra para jamás dejarnos regresar.

Estas son algunas ideas que nos deja "Into her grave" de Vidunder, una rola pegajosa que desde su sonido vintage no toma y no nos permite soltarnos de ella. Una canción que se desprendió del álbum debut de la banda, que gracias a su video promocional, logró tener buena difusión para colocarlos dentro de los referentes del rock sueco.


Para hablar de Vidunder es remontarnos al año 2010 a la pequeña Växjö en Suecia. Este pequeño lugar sureño rodeado de lagos vio conformarse a una banda de rock hecha entre amigos llamada Abrakadabra, pero que su prometedora carrera se frenó a principios de 2011 cuando parte de la banda se mudó a la ciudad sueca de Malmö, muy cercana a la frontera con Dinamarca. Fue en ese momento que su guitarrista y vocal, Martin Prim, reformó a la banda con nuevos integrantes: Linus Larsson en el bajo y Jonas Sjöqvist en la batería.

Bajo el nombre de Vidunder comenzaron a componer nuevo material con la intención de aterrizar el concepto que Prim tenía en Abrakadabra, basándose en el repertorio de dicha banda. Fue así que en mayo de 2011 publicaron de manera independiente un single titulado Asmodeus con el cual empezaron a llamar la atención de los medios hasta que lograron firmar con Crusher Records al final de dicho año. Poco a poco la aceptación por la música de la banda fue creciendo que para dar el siguiente paso, era necesario mudar a Malmö.


Fue así que en mayo de 2012 Vidunder hace maletas, pero Jonas Sjöqvist decide abandonar el grupo. Malmö había provocado la desintegración de Abrakadabra, pero ahora Malmö volvía a juntar a los amigos. El antiguo baterista de Abrakadabra, Jens Rasmussen, se convertiría en el nuevo baterista de Vidunder y con él se darían a la tarea de afinar el sonido de la banda hasta construir lo que sería el Vidunder, disco grabado en los estudios Celsius y Kitteln, producido por la propia banda y publicado a través de Crusher Records en mayo de 2013. La mezcla de la placa fue hecha por el bajista del grupo y la masterización por Henryk Lipp en los emblemáticos Music-a-matic para obtener una ecualización "vintage" acuerdo a lo que busca Vidunder.

Por si fuera poco, el álbum debut cuenta como músico invitado al tecladista Johannes Cronquist, otro viejo integrante de Abrakadabra que terminaría convirtiéndose en un integrante oficial de Vidunder para la grabación de su último disco, titulado Oracles and prophets, publicado en mayo de 2015. Para la canción que nos interesa, "Into her grave", se cuenta como músico invitado a una leyenda del rock sueco: John Hoyles, guitarrista de bandas como Witchcraft, Greenleaf, Spiders y Troubled Horse. 


Con las manos de Hoyles en el solo de guitarra de la canción, sumando además la influencia que tiene Vidunder de otras bandas como Graveyard, Horisont y Kadavar, podemos saber muy bien hacia donde orientan sus velas esta rola. Un ligero efecto de fade in nos otorga una pequeña atmósfera de misterio que es rota por un juego de arpegios descendentes hechos por la guitarra y el bajo. El ritmo cortante deja espacio para que entre la cruda voz de Martin Prim, muy al estilo de Joakim Nilsson de Graveyard. Mientras el bajo suelta su imaginación sobre la base marcada por la guitarra eléctrica, los remates de bateria nos muestran la habilidad de Jens Rasmussen en su instrumento.

Si la melodía de "Into her grave" es suficientemente infecciosa a la primera escucha, el coro es un gancho directo. Tres acordes sencillos logran encontrar el cierre al círculo para terminar con esta joya. Hacia el puente de la canción, los instrumentos bajan de volumen para darle espacio a la voz y su pausada historia, pero esta sensación de misterio es rota nuevamente por el gran solo de guitarra de Hoyles que por él solo hace que la rola valga la pena.


El video de la cnación fue hecho por la propia banda gracias a las tomas hechas por Janikke Fagell. Fue compartido en las redes sociales y canales de videos en abril de 2013 como primicia del álbum. En él podemos observar a Vidunder tocar rodeados de amplificadores y cervezas en una habitación muy retro bajo un toque visual de color sepia. Mientras tanto, en tomas blanco y negro podemos ver una historia: Martin Prim saca un viejo acetato de vinil de su funda para hacerlo escuchar en un tocadisco mientras el resto del grupo está sentado en una salita. Acompañados de cafe y lectura, las notas musicales los van inundando, hasta que deciden salir de dicho espacio. Vagando por las calles de Malmö, y tras la compra de algunas cervezas con la intención de seguir disfrutando la música en el departamento,  Martin se separa del grupo para vagar en un solitario cementerio. El temor se va apoderando poco a poco del guitarrista hasta que la mano de un cadáver sale de su tumba para llevárselo. Jens y Linus llegan al departamento, preguntándose qué habrá pasado con su compañero. Unos golpes se escuchan en la puerta, pero ¿quién será el que los ha realizado?


Con un lírica que recuerda aquellos cuentos de Edgar Allan Poe como Berenice, Morella o Ligeia donde la muerte de la persona amada del protagonista da paso a una serie de hechos sobrenaturales que hacen entender que desde el más allá existen almas en pena que nos llaman para que nos unamos a ellas en una extraña mezcla de locura, morbo y necrofilia dentro de un ambiente lúgubre y de muerte. Con ese ligero sabor a las bandas de hard rock de finales de los sesentas y principios de los setentas como Blue Cheer, Pentagram, Black Sabbath y hasta The Zombies, Vidunder nos regala una música llena de atmósferas pasadas que se conjugan a la perfección con el estilo que ha marcado el rock sueco durante el siglo XXI. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario