Páginas vistas en total

viernes, 2 de octubre de 2015

Lucifer: La obscura magia de Johanna Sadonis


The Oath sacudió a todos los amantes de la música misteriosa y obscura con su disco debut, pero a los pocos meses, se anunció la ruptura del juramento. Una de las bellas rubias que formaba la banda apresuró los pasos, y aprovechando el ruido generado alrededor de la magnífica placa, conformó un nuevo grupo y se puso a componer nuevos temas. Johanna Sadonis, la vocalista y letrista alemana, construyó de las ruinas de The Oath a un nuevo grupo que la mantuviera con los reflectores sobre ella: Lucifer.

Aquella chica de imagen sensual de cuero negro se transformaba en una hermosa bruja que buscaba seguir hechizando a todo aquel que la escuchaba. Acompañada con el baterista de la banda, el británico Andy Prestidge, comenzó a buscar músicos que le ayudaran a crear un nuevo concepto  musical que la distanciara de la banda que había conformado con Linnéa Olsson. En la aventura se sumaron el bajista Dino Gollnick y el guitarrista Neta Shimoni, los cuales se dieron a la tarea de crear la música que arropara la enigmática imaginación de Johanna.


Sin embargo, el ardor del fuego que rodeaba a The Oath se mitigaba y el concepto que buscaba Sadonis no terminaba de cuadrar. Fue así que la rubia se acercó a Gary "Giz" Jennings, guitarrista de Cathedral y Death Penalty para componer una serie de canciones que lograran cerrar el círculo. Con un cúmulo de buenas melodías, Lucifer se metió a los estudios para grabar bajo la producción de Ingo Krauss los sencillos "Anubis" e "Izrael".


El terreno estaba preparado para grabar el disco completo, pero en ese momento Shimoni abandona al grupo. Sin pensarlo dos veces, Joahanna invita al propio Giz para que grabara las guitarras que él mismo había compuesto. Gracias a la atmósfera mágica lograda en los estudios, Jennings decide quedarse definitivamente en Lucifer, logrando así llevar a las salas de conciertos la comunión que originó las composiciones que conforman el Lucifer I, mismo que fue publicado entre mayo y junio de 2015 a través de Rise Above Records.


De dicha placa rescatamos el track que le da bienvenida: "Abracadabra". Derivado de los tiempos en que Joahanna trabajaba en una librería de ocultismo, su imaginación la llevó a componer un tema que hablara sobre aquella palabra que remite a los encantamiento y los conjuros. Este es un ritual que nos acerca al Abraxas, aquella deidad que nos hablaba Hermann Hesse en su Demian en la cual confluyen lo divino y lo infernal, el fuego eterno que lo concentra todo. 


Abracadabra es una palabra mágica que representa el límite entre la realidad y lo desconocido, un hechizo que busca destruir y al mismo momento curar. Cercana en sus letras al Abraxas, su relación con lo demoníaco nace del misticismo, el miedo ante lo desconocido y la obscuridad de las ciencias ocultas. El demonio toca la puerta y lo dejamos entrar. Decimos la palabra mágica y el hechizo es lanzado. En el umbral hacia otro mundo, dejamos la realidad atrás gracias a  que "lo que se ha dicho, se ha de hacer". 

Por si fuera poco, Sadonis hace referencia al 7 (siete), un número mágico con el que está obsesionado la cantante que hace referencia a la lucha entre el bien y el mal, según el Salmo 7 de La Biblia. Las letras que conforman el nombre de la rubia (Johanna Claudia Sadonis) suman dicho numero cada uno de ellos, que igual que a palabra "Abraxas", el dígito permanece constante. El siete es el presagio, es el ritual y es el nombre. Ocultismo y numerología unidos para encontrar el control de los pensamientos y las acciones propias por medio de un símbolo.


A diferencia del hard rock de The Oath basado en la NWOBHM de los 80 (nueva ola del heavy metal británico), Lucifer conceptualiza su música en un heavy magic rock como ellos mismos lo ha bautizado. Bajo la corriente de occult rock setentero que ha inundado en los últimos años a Europa y los Estados Unidos, Sadonis y Jennings compusieron melodías directamente influenciadas por bandas como Black Sabbath, Led Zeppelin y Deep Purple, pero que en su estructura musical terminan siendo muy cercanas a las bandas de doom ochentero como Candlemass.

Una ligeras campanas movidas por el viento se dejan escuchar mientras un remate de batería nos da la bienvenida a "Abracadabra". Una grave figura de guitarra de notas lentas marca la melodía sobre un ritmo constante del bajo que inunda todo el ambiente. La voz de Sadonis se escucha insistente y segura hasta que deja caer su melodía en un enigmático coro que dentro de su eco se puede escuchar la palabra mágica. 

Los arpegios de Gaz son rotos inesperadamente por un cambio rítmico que hace tributo al metal noventero de Europa. El puente se difumina y regresamos a la estructura original de la canción mientras a voz de Joahanna se vuelve fantasmal, como si ella estuviera cantando desde el otro lado del portal que ha cruzado con su encantamiento. 



Por derechos de autor, YouTube no nos permite presentarles "Abracadabra" en la versión de estudio, pero les compartimos una en vivo grabada apenas hace un mes, aunque con una calidad mala en el audio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario