Páginas vistas en total

lunes, 24 de agosto de 2015

En versión lunática: del glam de T. Rex y su "Buick Mackane" hasta sus reformulaciones


A principios de la década de los 70, Inglaterra vivió un fenómeno musical que llevó nuevamente a las jovencitas a abarrotar los auditorios para gritar, bailar y ver a sus artistas en el escenario, tal y como había sucedido en la beatlemanía diez años antes. Frente al virtuosismo y los viajes ácidos derivados de la psicodelia, algunas bandas buscaron regresar a la frescura y espontaneidad del rock n' roll. Es en ese momento donde encontramos a gente como David Bowie, Gary Glitter, Roxy Music, Slade y a T. Rex.

En contradicción a la búsqueda por la recuperación de la sencillez musical, la estética que construyeron estos artistas fue romper con el concepto "machista" establecido por el hard rock dominante de esa época. De esta manera, y en plena coincidencia con la revolución sexual y la experimentación, los grupos adoptaron elementos femeninos para su imagen hasta crear un look andrógino  que fuera provocativo, arriesgado y desvergonzado. Y sin duda, Marc Bolan (guitarrista y vocalista de T. Rex) fue el primero en atreverse en recurrir a dichos elementos en su búsqueda de renovación para deshacerse de su pasado hippie que no le había generado reconocimiento artístico ni comercial. Fue así que a su vestuario adoptó estampados de leopardo, colores encendidos, estolas de plumas, maquillaje excesivo en el rostro, brillantina, spray para lograr peinados imposibles y hasta sombreros o chisteras de mago (recordando su pasado cirquero que vivió Bolan durante su juventud en Francia).

Fue así que en el año de 1970, Bolan cambió su guitarra acústica por una Gibson Les Paul y transformó su Tyrannosaurus Rex en T. Rex. Dejando atrás el folk rock, el músico inglés retomó el rock n' roll al estilo de su ídolo Chuck Berry hasta derivarlo en un boogie pegajoso de memorables riffs de guitarra con sabor sexual. De esta manera, Marc Bolan reclutó a Mickey Finn como percusionista  (en sustitución de Peregrin Took), al bajista Steve Currie y al baterista Bill Legend para conformar a T. Rex. Bajo la producción de Tony Visconti (quien ha trabajado con Bowie, Thin Lizzy , Iggy Pop y actualmente con Kashmir) y con el apoyo en coros de las voces imposibles de los fabulosos Flo & Eddie (vocalistas en The Turtles y que fueron parte de The Mothers of Invention de Fran Zappa).

Gracias a este cambio de estilo y de imagen, Marc Bolan y su T. Rex conocieron el éxito de la mano de sus discos Electric warrior y The Slider. Grandes ventas discos, difusión radial en ambos lados del Atlántico, conciertos repletos, presentaciones de televisión y hasta la grabación de una película dirigida por Ringo Star (baterista de The Beatles). 


Dentro de la esta etapa de euforia por la música de Marc Bolan, encontramos una colección de canciones que se convirtieron en hits de una época y clásicos para la posteridad rockera. Una de ellas es "Buick MacKane", quizá la rola más ruda del The Slider de 1972. El poderoso riff de guitarra eléctrica que da estructura a toda la rola es matizada con un grupo de cuerdas dirigido por David Katz como pleno tributo al "muro de sonido" que hizo famoso al productor Phil Spector a finales de cincuentas. 

Así como en muchas rolas de Bolan, la lírica de "Buick MacKane" hace una comparación directa en las mujeres y los automóviles, dos de sus mayores pasiones . Los coches de esta marca de la General Motors tiene como caracterísca ser de lujo, pero con la capacidad de lograr gran capacidad de arranque y velocidad en los caminos, además de lograr seguridad en los terrenos húmedos (muy comunes por el clima británico y que, irónicamente, fue motivo del accidente automovilístico que causo la muerte de Marc en 1977). Estos elementos son usados por Bolan para describir a una mujer que puede despertar los más bajos instintos de un hombre por su poder y belleza, al grado de considerarla diosa sexual y reina del rock. Es por ello que la melodía está llena de fuerza, estruendo y ritmo, para que finalmente llegue a una explosión y un orgasmo que logren hacer perder la cabeza. 


Es curioso que con el paso de los años sólo ha existido dos movimientos que valoraron el sonido y las características del glam rock, retomándolo y reconfigurándolo a su momento: el punk de finales de los setenta y el heavy metal de mediados de los ochenta. Es por ello que deseamos compartir dos versiones al clásico de T. Rex que nos dan una idea de la influencia de este género para otras bandas que construyeron su propio sonido, pero que curiosamente fueron presentadas en recopilaciones o álbumes de versiones y no como parte de sus discos oficiales.

En el primer caso presentamos a Guns n' Roses, que tras el apabullante éxito de los discos Use your illusion I y II , el grupo comenzó a desboronarse en su estructura, pero que su necesidad de cumplir con las obligaciones de su disquera y aprovechar su momento comercial, lo que los obligó a grabar un disco. Eta placa terminaría siendo una colección de versiones de las grupos favoritos de los integrantes G'nR, donde podemos encontrar canciones de artistas tan variados como The Skylinners, The Stooges o Nazareth, las bandas punks de Misfits, New York Dolls, The Sex Pistols o The Damned, y hasta una rola escrita por el mismísimo Charles Manson. Dentro de este collage podemos escuchar "Buick MacKane" de T. Rex, una de las bandas favoritas de Slash (guitarrista de la banda), en una extraña combinación derivada de la improvisación con "Big dumb sex" de Soundgarden, grupo enmarcado con el grunge y el llamado sonido Seattle de principios de los noventa.



Incluída en el The Spaguetti Incident? publicado a finales de 1993, esta versión de "Buick MacKane" logra mezclar la esencia original de T. Rex con el sonido que había construido Guns n' Roses a principios de los noventa, momento en el cual estaban ya establecidos como una banda para conciertos en estadio. Dos guitarras de alto volumen, la búsqueda de espacio para lucimiento propio entre los diferentes integrantes de la banda, juegos vocales y un bajo muy definido. Aprovechando el indefinido e improvisado final de la rola original, Slash aprovecha el espacio para llenarlo de un solo de guitarra lleno de wah en su más fiel estilo. Quizá lo curioso sea que Guns tomó mucho de su sonido original de los ochentas, así como su imagen estética, en lo que en su momento se le conoció como "el nuevo glam rock", teniendo en T. Rex mucha de su inspiración.


Uno de los íconos del punk al estilo americano y el hardcore es Glenn Danzig, quien fuera vocalista de Misfists en sus primeros años de formación. Tras su salida por diferencias de concepción musical con el bajista Jerry Only, Danzig formó en 1988 una banda de hard rock con influencia del blues, el metal y el doom a la que llamó con su propio nombre artístico. Tras varios discos de éxito durante los noventas con la formación original del grupo (Eerie Von en el bajo, John Christ en la guitarra y Chuck Biscuits en la batería), Glenn da un giro al sonido del grupo y rompe con el resto de los miembros. Desde entonces, una larga lista de músicos han formado parte del proyecto, como Joey Castillo (conocido por ser baterista de Queens of the Stone Age), Dave Kushner (guitarrista de Velvet Revolver) o Kenny Hickey (guitarrista de Type O Negative).


En 2007, Danzig lanzó un disco recopilatorio con muchas grabaciones de su banda y que habían quedado enlatadas durante los casi veinte años de formación del proyecto. Con el título de The lost tracks of Danzig, el disco fue presentado tras el largo silencio del grupo en el cual Glenn definía nuevamente su orientación musical. Fue así que tuvimos la suerte de escuchar su versión a "Buick MacKane", la cual fue grabada durante las sesiones de grabación del disco How the gods kills realizadas en los estudios Record Plant de Los Ángeles, California con la alineación original de Danzig a finales de 1991 y principios de 1992.  


En esta versión podemos escuchar una poderosa melodía marcada por guitarras metaleras que respetan la línea original de T. Rex, pero que en su parte media, Danzig cambia la orientación de la improvisación de la versión de Bolan hacia una línea melódica marcada por la guitarra para dotar de mayor intensidad a la rola. Así mismo, Glenn cambia la frase "Buick MacKaine, will ya be my girl?" por "Buick Mac Kaine, will ya be my whore?", cambiando el sentido de la lírica a una mujer de bajo por mundo y no de gran nivel.


¿Qué opinión les genera las versiones hechas por Guns n' Roses y Danzig al clásico de T. Rex? ¿Marc Bolan estaría satisfecho con el cambio a su idea musical?   

No hay comentarios:

Publicar un comentario