Páginas vistas en total

lunes, 29 de junio de 2015

En versión lunática: la ácida psicodelia de "Colour your mind"


Fuera de época y rompiendo las tendencias musicales de su momento, a mediados de los 80 nació Tyrnaround, banda australiana que basó su sonido en la psicodelia más ácida de finales de los años 60. El grupo de Melbourne publicó sólo un disco y algunos EP, ya que la muerte de su líder y vocalista, Michael Philips, provocó su separación definitiva.


La única canción que posicionó en el mapa a Tyrnaround fue "Colour your mind", una composición del guitarrista Pete Fidler y que fue publicada en un EP del mismo nombre de 1986. Esta rola es un viaje lisérgico que invita al escucha  a dejar la aburrida y gris vida para transformarla en una ensoñación atascada de colores y alucinantes teclados que logran evadir la realidad.


Incluída en el disco EP Delirio Dei Sensi de 2013 publicado por Fruits de Mer Records, la banda alemana Vibravoid realizó un cover a "Colour your mind", un intento de rescatar del olvido a Tyrnaround y de tributar a una de las bandas que les han servido de influencia. Conformados por Christian Koch en las vocales y guitarra, Robert Braune en la batería y M. Lammert en el bajo y los teclados, este grupo de Düsseldorf se ha convertido en el estandarte del nuevo Krautrock en Alemania, llevando la psicodelia hasta sus últimas consecuencias.


Armados de un sonido Vox (desde amplificadores hasta guitarras modelo Continental), Vibravoid son un ácido combo que busca recuperar el pop psicodélico de los años 60 para mezclarlo con un poco de hard rock, space, garage y un ligerísimo toque stoner; reformulando lo hecho por bandas como The Seeds y su garage, Pink Floyd y los viajes alusinógenos de Syd Barret o Strawberry Alarm Clock y la estridencia de sus teclados.

Su versión a "Colour your mind" busca definir más cada uno de los instrumentos a diferencia de su versión original, que era un bloque y denso muro de sonido. Vibravoid logra convertir esta rola en un juego de colores más vívidos gracias a los efectos de fuzz y wah muy ligeros que tiene la guitarra, además de crear ambientes lisérgicos de gran definición con los teclados. El plus que encontramos por lo hecho por Vibravoid es lograr enmarcar la canción original de los 80 bajo el sabor Krautrock de principios de los 70, además de arrancarnos del suelo para lograr un despegue ácido a través de la improvisación final en los últimos segundos de la rola.




No hay comentarios:

Publicar un comentario