Páginas vistas en total

viernes, 26 de junio de 2015

“2013” de Lord 13: stoner griego que busca libertad.


Dentro de la creciente escena de stoner que existe en Grecia, una banda ha destacado a través de los años por su trabajo en los estudios de grabación y sus presentaciones como cabezas de cartel para festivales organizados por ellos mismos o como abridores para bandas reconocidas en el género y que visitaran el país helénico (Cathedral, Hawkwind, Nebula, Red Fang o Los Natas); un grupo que durante 15 años han moldeado su sonido en tributo directo a bandas clásicas (Kyuss, Sleep, Fireball Ministry o Orange Goblin); una agrupación que en base a trabajo y esfuerzos propios se ha colocado en el gusto de la gente y ha posicionado este tipo de música en su país natal: Lord 13.

En portada observamos una bella mujer sobre una enorme motocicleta, un obvio homenaje al Time travelling blues de Orange Goblin de 1998 . Alrededor de esta llamativa imagen se pueden ver los instrumentos de la banda sobre un escenario que asemeja la superficie lunar: una guitarra SG de Gibson, un pedal conectado, una batería y amplificadores Sound City y Ampeg. Sobre un panorama sideral, se puede leer el nombre de la banda y el nombre del disco: 2013.


Escuchas los primeros segundos de la placa y sabes que estás frente una banda que busca recuperar el sonido desértico al estilo de las bandas noventeras de Palm Desert, California. Una guitarra llena de fuzz nos da la bienvenida, abriendo paso a un macizo conjunto de acordes pegajosos. Contrario a lo que se podría esperar, una voz controlada y más cercana al sonido grunge nos relata el difícil momento que viven los jóvenes griegos, pero lejos de ser un disco “localista”, logra identificar a quien sea dentro del ambiente de la inconformidad y el pesimismo derivado de un entorno social, político, económico y, sobretodo, anímico.

¿Pero quién carajos son estos tipos?

En 1999, un grupo de amigos en Atenas, Grecia se juntaron para tocar covers de sus bandas favoritas. Poco a poco fueron conformando un árido y grave sonido que los identificara como banda sobre las demás, pero ante la difícil situación económica de su país tuvieron que hacerse de sus propios medios para construir un estudio de grabación, fundar una disquera (Faster Louder) y empezar a publicar sus trabajos. Tras la grabación de dos demos, en 2006 presentaron su disco debut con el cual recibieron excelentes críticas dentro de su país, pero no fue hasta con 2013, su segunda placa, lograron atraer los reflectores de otras partes del mundo.


Tras 15 años desde que se creó Lord 13, su formación ha permanecido intacta hasta el día de hoy: Dee en el bajo exacto y pesado amplificado por medio de un combo Ampeg, Costas en la poderosa y rudimentaria batería, John en las densas guitarras llenas de fuzz amplificadas a través de un viejo Sound City de bulbos modelo 1969 y Jim en las vocales que intentan imitar la voz ahogada o amarrada de John García de Kyuss, pero con un color cercano al Chris Cornell de Soundgarden o al de Eddie Vedder de Pearl Jam,


El sonido de Lord 13 gira alrededor de una extraña mezcla de distintas vertientes del rock en los 90: el stoner californiano (Kyuss, Fu Manchu), el hard rock (Orange Goblin y Monster Magnet) y el grunge (Soundgarden). Al juntar estos diferentes sonidos, la banda adquiere una personalidad propia de fuerza, velocidad y unidad.

El concepto

Ante la crisis económica en su natal Grecia, y con el apoyo de su amigo Ben Ward (vocalista de Orange Goblin), Lord 13 grabó durante 2011 su segundo disco en los estudios Pulse de Londres, Inglaterra. Teniendo a su alcance un mejor equipo, la producción del disco buscaría alcanzar dos objetivos: por un lado construir un sonido más cercano al de las bandas que admiraban, y por el otro crear un ambiente ideal que sirvieran de telón de fondo para las ideas que buscaban trasmitir.


2013 es un disco que plantea varias opciones para expresar lo que pasa con la inconformidad que existe en los jóvenes, habla sobre las cadenas que frenan el pensamiento, la acción y el deseo. Ahora es el momento de despertar, de sacudirse las ataduras y de rescatar el libre albedrío. La sociedad, el sistema, la familia y los valores quedarán vapuleados tras la crítica cada rola; sin embargo, todo queda ahora en manos del individuo alcanzar realmente ese rompimiento que le permita reconstruirse y encontrar nuevos caminos.


La portada del disco es una representación simbólica de ese anhelo de liberación que se persigue, y lo logra gracias a los elementos que se presentan en ella: la libertad física y la imagen de la motocicleta (rebeldía y velocidad en los caminos polvorientos), la libertad mental y la imagen de los instrumentos musicales (el escape de las ideas por medio de la música) y la libertad sexual con la imagen de la mujer (el elemento sensual que remite a la satisfacción de la libido).

¿Por qué nombrar a su disco 2013 si la placa fue grabada y publicada en 2011? Si comprendemos esta producción como una invitación para buscar la libertad, la idea de un futuro sin cadenas debe de llegar lo más pronto posible, como si se tratara de un mañana próximo, algo que no se debe posponer por mucho tiempo.

Canción por canción

Fire: todo está cambiando a nuestro alrededor y esos cambios buscan meterse en nuestra cabeza como si ésta fuera una caja negra. Sin embargo, cambiar no significa que será para mejor. Un cambio, un giro, una transformación no siempre logrará alejarnos del peligro, de la perdición, del fuego… Un riff de guitarra ahogado en fuzz nos invita a comenzar un escape hacia algo que nos quiere devorar y que no deseamos que nos atrape. Rock de sonido stoner pero de sentimiento acelerado. La lírica pone en duda las voces que piden una revolución, pero que a la vez no lograrán encontrar una salida al problema. La voz de Jim logra imponer paciencia ante el caos que se avecina por el cambio.


Love and hate: el tiempo corre rápidamente hasta rebasarnos y hasta ha alcanzado el mañana. Este es el momento de pedir ayuda antes de ahogarse en un mar de arrepentimientos y disculpas. Volteamos hacia atrás y nos damos cuenta que sólo queda el amor, el odio y las sonrisas que hemos dado, los sueños que hemos alcanzado y las palabras que hemos dicho para encontrarnos a nosotros mismos. … Aprovechando el eco final de la rola anterior, las guitarras marcan temerosamente algunas notas hasta que se deciden a marcar un ritmo stoner muy en la escuela de Kyuss. El solo de guitarra con wah suena bajo cortes de ritmo que rompen la monotonía de la melodía, sacudiendo al escucha. Finalmente, la melodía va ascendiendo en una carrera loca muy difícil de alcanzar. Uno de los mejores momentos del disco.

Get you hide: hay mujeres que roban totalmente la mente de los hombres, una sonrisa y cae rendidos a sus pies. La pasión y el amor se convierte en una droga, una que hace volar la cabeza hasta alturas insospechadas… Continuación sonora de Love and hate donde se destaca la unidad de los instrumentos para convertirse en un muro de sonido, el cual se rompe hacia el final de la canción debido al enfrentamiento de notas secas contra el riff de guitarra.


Off the edge: el sistema nos satura con sus conceptos con la intención de cercar nuestras ideas. La presión se hace más fuerte cada día hasta llevarnos al límite. ¿Hasta dónde aguantaremos? … Tenue rasgueos de guitarra en delay que choca nuevamente contra un bloque sonoro muy compacto, como si quisiera representar el enfrentamiento del individuo contra un mundo reacio a él. A la mitad de la rola escuchamos un puente de percusiones que logra dejarnos al borde de un abismo, hasta que entra el solo de guitarra que nos anima a intentar saltarlo.

Free: una oda al intento por romper las cadenas que atan al individuo, por alcanzar la liberación de una mente abrumada. La libertad no sólo debe de ser física, debería también de ser interna… A base de tamborazos a destiempo se construye un alocado y agitado rock stoner. La guitarra marca los tiempos a base de notas ásperas mientras su solo explora las posibilidades del pedal wah. En algunos momentos podemos escuchar algunas voces en off, lo que ayuda a crear la idea de las voces que escuchamos en nuestro interior.


The warning: el poder del sexo y la pasión tiene dos caras: por un lado es una cadena que nos arrastra a las más bajas pasiones hasta llevarnos a la perdición, y por otro puede ser la llave que nos libere el cuerpo y la mente. La advertencia está hecha, ahora el individuo se arriesga al caer en sus redes… Rola de ritmo constante como si mantuviéramos una misma velocidad sobre alguna carretera que cruce alguna zona desértica. Hacia el final de la canción nos encontramos con un puente de notas cortantes y que rompen el ritmo inicial, hasta que encuentra su remate por medio de un juego de notas en escala pentatónica.

Grind it: la lucha ha sido muy difícil por encontrarla. En el esfuerzo por alcanzarla, se ha perdido todo. Las voces se levantan para advertirnos los peligros por esta búsqueda, pero no importa, el intento continuará hasta lograrlo. Pero ¿de qué estamos hablando? ¿qué estamos persiguiendo? ¿una mujer? ¿la libertad? … El riff de guitarra toma el control sobre el juego de notas pentatónicas, cercanas al final de The warning. El ritmo se acelera y nos trea a la mente la imagen de una motocicleta que corre sobre el caliente asfalto. Hacia la mitad de a canción, un resgueo de tímida guitarra en delay sirve de base para arrancar un viaje ácido que sube a alturas insospechadas.

Wicked thing: los ojos se ha abierto para reclamar el futuro propio, es el momento de despertarse y luchas contra lo perverso que está a nuestro alrededor. Hemos interpretado las señales y ahora tenemos la oportunidad de abrir la puerta para cruzarla y alcanzar la liberación de nuestra mente… La fuerza está en la unión, y Lord 13 lo busca reflejar en esta rola. Los instrumentos al unísono construyen una inflanqueable muralla sonora de paso sostenido, que cerca del final, se acelera para alcanzar su objetivo: la libertad. En esta rola participa el mismísimo Ben Ward,  vocalista de Orange Goblin.

Make it with you: una súplica por otra oportunidad, un ruego para reconstruir lo perdido, el deseo por alcanzar los sueños… Una rola stoner acelerada que heredaría 1000mods,  la también banda griega muy cercana al sonido de Lord 13. El juego de notas descendentes que conforman el coro, hacen referencia al deseo por no caer y mantener el vuelo metafórico.


Keep on riding: la pasión y la lujuria posee al cuerpo y a la mente del individuo, la única forma de liberarlas es saciando la necesidad imperiosa. Aquí está la invitación para hacerlo… Manteniendo el ritmo acelerado con sonido árido, esta rola es una desenfrenada carrera que nuevamente se enfrenta a un puente que rompe la velocidad y cae en un viaje ácido. En su video podemos ver a la banda tocar mientras un par de “mujeres de la calle” bailan entre grúas y maquinaria pesado de un tiradero de autos al ritmo de la rola.


Not over: una vez liberadas las ataduras, el cuerpo se suelta y descubre nuevas posibilidades, nuevas formas y nuevas experiencias. Ahora estamos hasta arriba, y no hay regreso… Quizá ésta sea la rola más stoner del 2013. Un verdadero viaje ácido muy largo que sin freno sube hasta la pérdida de la consciencia. El fuzz, el reverb y demás efectos sonoros toman el control para no permitir la caída. Las guitarras son obra de John y de S-Fx como invitado especial. El video que fue grabado en 2013,  muestra a un individuo meterse cocaína, mariguana, pastillas y alcohol para lograr un fuerte viaje, el cual lo lleva a un acelerado paseo en motocicleta sobre una carretera que cruza el desierto.


Walking in sin: ¿quién determina lo es malo o bueno? Los hombres viven sobre reglas morales que chocan directamente con su forma de pensar, y al encontrarse en contradicción, su movimiento queda frenado. En el momento que acepte sus acciones y pensamientos independiente a las estructuras establecidas, el hombre podrá caminar nuevamente… A forma de bonus track, la última pista del 2013 es una rolita acústica que logra el bajón tras el viaje ácido de Not over. Aquí podemos oír percusiones hindúes y una flauta para permitir otro escape mental al escucha, rompiendo totalmente el sonido del disco. En su video podemos observar a la banda paseando por la zona roja de Atenas mientras aparecen escenas de una mujer “de dudosa reputación” realizando una especie de “limpia” ante su vida llena de pecados.



Aquí está 2013 de Lord 13, un disco equilibrado entre su sonido y sus líricas. El mensaje es claro, pero por si quedara alguna duda, la banda se libera del mercantilismo y el afán de lucro al permitir la descarga gratuita del disco desde su página oficial. Les dejamos el link y el disco completo para escucharlo desde YouTube.


No hay comentarios:

Publicar un comentario